Estamos dando una nueva imagen al blog.

Disculpa las posibles molestias que esto pueda causarte. Danos tu opinión sobre el nuevo diseño.
Nos será de gran ayuda.
Gracias.

Buscame...

Cargando...

domingo, 30 de marzo de 2014

LOS HOMBRES DE... ¿MI VIDA?..



¿ Qué clase de mujeres somos?


Si nos mirásemos con un espejo y una lupa, en todas nuestras reacciones, sentimientos y comportamientos en pos del sexo masculino, ¿nos reconoceríamos? O mejor, ¿reconoceríamos a los hombres que hemos conocido en nuestra forma de entender el amor?

Y es que últimamente me he dado cuenta que muchas de las opiniones, percepciones, que tengo sobre mí, se han ido formando a raíz de los hombres a los que he conocido, con los que he pasado más tiempo o menos. De las malas experiencias de algunos de ellos nació otra persona que no es la fue antes y que de alguna forma está siempre en evolución.



El amor nos hace vulnerables y nos deja desnudas frente a hombres que quizá no lo merezcan. Normalmente esa historia termina mal y nos marca, dejando nuestro corazón hecho polvo. Más o menos nos reponemos, nos levantamos y seguimos caminando, aunque al principio lo hagamos con muletas. Pero creo conveniente que aprendamos de ellos.

¿Y es que quién no se ha encontrado con un cabrón en su vida? La que esté libre de pecado que tire la primera piedra.

Podríamos pensar de él que perdimos el tiempo a su lado, llorando su ausencia o recordándole, pero quiero pensar que no: que todos esos crápulas nos pueden ayudar a valorar mejor a los hombres que se lo merecen, a saber lo que nos merecemos y lo que esperamos de un hombre. ¿No podemos aprender de todo esto? Caer en sus garras nos es a veces fácil, por no decir terriblemente seductor, pero no nos flagelemos. Aprendamos.



¿Y se puede aprender?


Se puede si se quiere. Si sabemos sobreponernos al dolor y a los malos recuerdos, a no dramatizar la relación, a no castigarnos por nuestros actos y ver desde la perspectiva qué nos han hecho, cómo se han comportado con nosotras.


Algunas mujeres se saltan estos indicadores de peligro y en lugar de usar su experiencia para no repetir errores, caen en los mismos estereotipos relación tras relación. Ahí están las que creen que todos los hombres son iguales y con el que fueron pasivas no fueron guerreras y con el que les trata bien son más que guerreras, creyendo que así harán pagar a un hombre lo que les hicieron a ellas.

Es extraño en mí, pero no sé por qué me apetece decir todo esto. No es lo mío dedicarme aquí a las relaciones personales en este terreno, no me considero una experta ni mucho menos, pero siento desde hace días que este pensamiento se avalancha sobre mí.

En el largo proceso del quién soy me he dado cuenta que no puedo, ni por asomo, separar de mi vida a los hombres que en algún momento quise, ya fuera un sentimiento romántico (recíproco o no) o de amistad, todos y cada uno de ellos me han hecho llegar hasta aquí. Los que fueron insoportables, los que me hirieron, los que me hundieron y los que me piropearon sin yo saberlo. Con los que compartí días o años. Todos ellos me han hecho verme a mí misma y ver la vida de una forma determinada y quizá, sin quererlo, me han ido llevando a mi estadio feminista que tanto disfruto.


¿Se lo he de agradecer a los que fueron poco respetuosos? Tal vez.
Yo los reconozco a todos en mi espejo personal. Para bien o para mal.


mujer tenias que ser

sábado, 29 de marzo de 2014

CÁSATE Y SÉ IDIOTA...




No soy nada favorable a la institución del matrimonio. Cada vez más me parece ilógico que dos personas tengan que firmar un papel que selle su amor, que se prometan amor eterno, que se gasten una pasta en vestidos y el evento.


He ido a varias bodas ( por favor, desde aquí pido que nadie me invite nunca más a una, ya no soporto tanta tradición patriarcal) y esa es la prueba final que una necesita para darse cuenta de lo tonto que es todo esto: siendo incluso bodas civiles, el juez o jueza siempre dice “y recordad que el matrimonio es igualdad, no significa que uno esté por encima del otro”. Excusatio non petita. Es absurdo. Es una forma que tiene esta sociedad cuadriculada de poner grado al amor. Si te casas te quieres más y tienes más compromiso con la otra persona. ¡¡ Anda ya!! Son como, decía El Principito, adultos que necesitan saber cuánto valen las cosas para ponerle un valor.

Y apareció ese libro, maravilloso libro, Cásate y sé sumisa.

Pero no os rasguéis las vestiduras porque la explicación es bien lógica: “Y, entre nosotras, podemos decirlo: debajo siempre se coloca el que es más sólido y resistente, porque quien está debajo sostiene el mundo”

Ya estoy más tranquila. Porque la mujer es quien está debajo, como unos sólidos bloques de hormigón armado que puede soportar tifones y tempestas. Es la base de la familia, la base que va a aguantar lo que sea que suceda. Y se supone que esto ha de ser algo bueno para las mujeres casadas. Claro que sí.

He estado leyendo cosas del libro en Internet, tanto en páginas católica como en laicas, y de verdad, la pena se extiende en el resumen de un libro así. Qué pena que el gobierno ¿no pueda o no quiera? hacer nada contra esto. De qué sirve que se luche contra la violencia de género si se puede publicar en España un libro que hable de sumisión.


¿ Sumisión? Yo no soy sumisa a nadie y menos en la pareja. ¿ De dónde se saca que la mujer deba ser sumisa a su marido? ¿ En qué cabeza enferma cabe que un ser humano ha de deber obedIencia a otro ser humano? Muy penoso.











Mucha gente me dice que me case incluso ha puesto en duda que yo quiera a mi pareja porque no quiero pasar por el altar. Como comprenderéis a mí me entra por una oreja y me sale por la otra.


Pero lo triste ya no es este libro, lo triste es que en mi experiencia, excepto un par de parejas casadas que conozco, el resto son todas cortadas por el mismo patrón del matrimonio tradicional. Gente de mi edad, un poco mayor que yo, no importa. La gente te vende la moto de que sigas la tradición porque el amor es ese compromiso, no entienden otras formas de vidas, libres y plenas, sin pasar por firmas. Te dicen que no, que los matrimonios de hoy no son como los de antes, pero se engañan.


Veo a mujeres presionadas por maridos antiguos que les exigen tener bien las tareas del hogar, mujeres que viven a su sombra, bajo su presión.

Veo a maridos ninguneados por esposas que se creen que lo contrario al machismo es ser una hitler con un marido al que no sé si aman o es que buscaban tener un esclavo a su servicio.

Me da igual. La gente que conozco se casa y se convierte en Mercedes y Antonio de Cuéntame. Y es así. EllXs no lo ven porque se engañan, se creen que eso es lo normal y lo que hay que hacer, pero no. Hay vida más allá del matrimonio. No lo dudéis.




Texto extraído de: mujerteniasqueser.wordpress

jueves, 27 de marzo de 2014

"NO ES HORA DE CALLAR" JINETH BEDOYA


El 25 de Mayo de 2000, la periodista colombiana Jineth Bedoya fue secuestrada a las puertas de la Cárcel Modelo de Bogotá.

Estaba investigando una historia sobre el tráfico de armas a manos de agentes del Estado y el grupo paramilitar de extrema derecha AUC (Autodefensas Unidas de Colombia).

Tres hombres la retuvieron por más de 16 horas, la torturaron y la violaron. Los tres serían posteriormente identificados como integrantes de AUC.

Sus agresores comparecieron ante instancias judiciales, admitieron haber participado en su secuestro y la Fiscalía General de Colombia declaró su caso crimen de la humanidad.


Actualmente, compagina sus investigaciones periodísticas con su activismo, en el que ahora trata de implicar a los hombres porque según dice,"ellos lideran el 98% del problema". El lema de la campaña que ella promueve es "No es hora de callar". Jineth Bedoya denuncia que 'El cuerpo de la mujer se usa en Colombia como arma de guerra' y que 'El ataque sexual como arma de guerra tiene una impunidad del 98%'

Jineth se sigue emocionando cuando cuenta su historia. Confiesa que no duerme apenas y que ha renunciado a tener vida personal, que no tendrá hijos y tampoco se casará.

Pese a todo, Jineth no inspira compasión sino más bien admiración, simpatía y fuerza. Ella lo explica perfectamente, pasó del ¿Por qué me pasó esto a mi? Al ¿Para qué me pasó esto a mi?

Es el paso de victima a líder, es la razón de su existencia, es un gran acto de generosidad.

Foto: David Sánchez y Héctor Fabio Zamora
"Lo más complicado es encontrarte sola, encontrarte con el cuerpo marcado, como huérfana de todo. Y yo me sentía así incluso después que entendí que tenía que hacer algo, que tenía que asumir mi vida, que tenía que seguir. Sólo que yo no quería seguir. Así que mi primera idea fue la del suicidio. Pero cuando empecé a buscar la forma de irme, me encontré tan cobarde para irme… Porque decía: 'si me tomo algo puede que no me muera y quede peor'.

Tenía entonces que buscar una fórmula para quedarme. Y la única respuesta que encontré fue que si me quedaba tenía que seguir haciendo lo que me daba fuerza y era el periodismo.

Para mí era muy difícil salir porque estaba llena de hematomas. Mis brazos eran impresionantes, eran morados completamente de los golpes… las manos, el cuerpo… la cara estaba muy golpeada y sentía mucha vergüenza de que la gente me viera así. Pero el día que ya podía mostrar la cara -que fue más o menos 15 días después del secuestro- , ese día decidí volver al periódico (El Espectador).

Fue una cosa muy emotiva, porque yo llegué, no podía casi caminar y la redacción era muy grande. El director del periódico entró conmigo y toda la gente se paró. Eran, no sé, 200 periodistas. Y empezaron a aplaudir, me hicieron una fila larguísima. No hubo una sola persona que no me hubiera abrazado ese día.

Cuando ocurre todo esto, sin embargo, nada más hablamos del secuestro. Digamos que el compromiso que hizo el periódico, por solicitud del director del periódico, por respeto a mi dignidad y por todo ese tema, es que no habláramos de la violación. Y nunca se tocó el tema de la violación. Es más, después de que ocurrió todo, mis compañeros no sabían que me habían violado. Sabían que me habían secuestrado y me habían golpeado.


Hasta que en una entrevista que un canal de televisión le hizo a Carlos Castaño (el líder de las AUC), meses después de mi secuestro, el propio Carlos Castaño habló de mi violación. Ese día mis colegas se enteraron. Y fue durísimo. Yo en dos días no pude ir a trabajar, porque quedó como al descubierto el tema. Pero yo misma me encargué de silenciarlo, pedí que no se hablara del tema, que nadie me preguntara, y así fue.

En ese momento era muy fuerte el tema del secuestro en Colombia. Y el 90% de los temas que llegaban estaban relacionados con secuestro, por lo que empecé a escribir de eso. Y, durante el primer mes, cada historia terminaba en una crisis de llanto. Yo me iba para el baño, lloraba mucho, mis compañeras me encontraban allá, me decían que lo pensara, que lo mejor era que me fuera del país. Yo decía: "No puedo irme, no puedo irme porque no le hecho nada a nadie, no le debo nada a nadie".


Luego, como a finales de julio, cuando habían pasado más o menos dos meses (de mi secuestro), se dio una confrontación muy fuerte entre paramilitares y guerrilla en el norte del país, en la zona del sur de Bolívar, y yo pedí que me dejaran ir. En el periódico obviamente no querían que yo me moviera a ningún lado por el tema de la seguridad, pero yo le envié un correo a Carlos Castaño diciéndole que yo iba a seguir trabajando y que necesitaba que los paramilitares me dieran garantías para hacer mi trabajo. Él me respondió que no había ningún problema y me fui para el sur de Bolívar. Yo creo que eso fue la prueba de fuego, porque fue enfrentarme nuevamente a mis victimarios, que eran los paramilitares.

Yo asumí una posición radical en mi vida y fue que me alejé completamente de mi familia. Me quedé con mi madre, y ella es el eje de mi vida, pero me alejé mucho de mi hermana y mis sobrinos por el tema de seguridad. A mi padre nunca le volví a hablar. Yo quería coger mi dolor y cargarlo yo sola, no quería ponérselo a alguien más.

Retrato de Jineth Bedoya por Nancy Espina
El primer año tuve ayuda psicológica, pero llegué a un punto en que sentía que esa ayuda ya no me servía de nada y la deseché.

Mi realidad es muy dolorosa porque en mi caso no hay justicia. Solamente hasta el año pasado se removió el proceso judicial, gracias a que hablé.

Y por primera vez en 12 años se judicializó a tres de los implicados, tres paramilitares. El proceso hasta ahora está arrancando y lo que se ha encontrado hasta ahora es muy doloroso, porque en mi secuestro hay involucrada gente que yo nunca me imaginé. Y si con lo que yo puedo hacer, con los contactos que tengo no ha pasado mayor cosa, ¿qué pasa con el resto de casos? Eso es lo que pasa en Colombia. ¿Si conmigo no ha pasado casi nada, qué pueden esperar el resto de mujeres?"


Aunque Jineth Bedoya denunció su secuestro y violación ante las autoridades inmediatamente después de los hechos, durante más de 11 años la justicia colombiana no hizo mayores progresos. En Mayo de 2011, sin embargo, Bedoya llevó el caso ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, lo que obligó a la Fiscalía General de la República a retomar las investigaciones. A la fecha, un exparamilitar ya admitió su participación en el secuestro y otros dos también están siendo procesados por las autoridades.


En septiembre de 2012, la Fiscalía determinó además que el secuestro, tortura y violación de Bedoya constituían "crímenes de lesa humanidad", por cuanto los actos de los paramilitares eran parte de una conducta "sistemática" empleada "como método de guerra con el fin de acallar la voz de quienes se atrevían a exponer a la opinión pública sus desafueros y violaciones".



Esto significa que los crímenes en contra de la periodista no prescriben.


Texto extraído de:mujericolas.blogspot, www.bbc.co.uk

miércoles, 19 de marzo de 2014

¿PORNO PARA MUJERES?, ¿MÁS SEXUALIDAD Y MENOS SEXO?





79% de las mujeres afirma haber visto porno a solas... ¿Con qué objetivo y qué diferencia tiene con el que está dirigido por y para hombres?.



Cuando se explora el porno para mujeres se encuentra que hay más masajes, caricias, besos y Cunnilingus. Pero no sólo eso, en el porno para mujeres los tiempos son otros, hay mucho más tiempo para la auto estimulación vaginal, la imagen está más cuidada y los cuerpos se acercan más a la realidad. Lo que no quita que también haya pasión y morbo, pero lo que se encuentra es más contexto y, sobretodo, una visión igualitaria a la hora del sexo.


Según un estudio realizado por el Departamento de Educación Sexual de PRIME Argentina*, el 79% de las mujeres afirma haber visto películas porno sola sola.Las historias suelen ser muchísimo más creíbles, con argumentos más elaborados y no todo gira alrededor de la penetración. En el porno tradicional, el hombre es el protagonista y la mujer es una herramienta que se limita a satisfacerlo. Este es el giro que el porno femenino propone: la protagonista es la mujer.

El 33% de las mujeres cree que mirar películas porno motiva sus fantasías. También nos encontramos con que las mujeres se despiertan maquilladas, peinadas y excitadas a las 6 de la mañana, u hombres que tienen una erección desde antes de bajarse los pantalones y con miembros bastante por encima de los tamaños de la media. No deja de ser ficción, pero en general es mucho más realista.

También hay menos cachetazos, gargantas profundas, colegialas, músculos y siliconas. Puede que haya algo de todo esto, pero no en exceso, como en el porno tradicional.
El porno dirigido por mujeres y orientado al público femenino puede ser más romántico, pero siempre es más glamoroso.

Erika Lust, referente del porno femenino

Una de las directoras y productoras de cine erótico que está revolucionando la industria con su punto de vista femenino es Erika Lust, licenciada en Ciencias Políticas y autora de cuatro libros, tres cortos y cuatro largometrajes. Sus películas son más cercanas a las fantasías femeninas que las del porno tradicional.

Mirar porno femenino es una experiencia que los hombres no deberían dejar de tener, porque es una muy buena forma de  entender el punto de vista de la mujer y comprender que la sexualidad es muy distinta a lo que sugiere el porno tradicional.




El 54% de las mujeres afirma que mirar porno suma a la relación de pareja
Igualmente, es importante no caer en el clásico “el auto y el fútbol para el nene, la muñeca y la cocina para la nena”, “el porno hard para los hombres y el porno soft para las mujeres”. Lo esenciales tener opciones y poder elegir qué es lo que queremos. Un día podemos ver una película de acción, otro día una romántica, luego una porno tradicional y en otro momento una porno romántica. Seguramente podamos concluir en que en la variedad está la diversión.

En el porno dirigido y orientado a las mujeres, erotismo y pornografía se unen para acercarnos un estímulo que, además de excitarnos y darnos ideas, puede ser una gran fuente de inspiración sexual.




El autor es sexólogo del Departamento de Educación Sexual de preservativos PRIME Argentina.

*Estudio realizado por el Departamento de Educación Sexual de PRIME Argentina, sobre una base de 660 mujeres.



Por Patricio Gómez Di Leva

Texto extraído de: rouge.perfil.com

martes, 18 de marzo de 2014

¿IGUALDAD? AQUÍ, DESDE LUEGO, NO... Diversidad Funcional y Mujer..


Ante el retroceso en derechos sociales que venimos sufriendo de un tiempo a esta parte, debemos mantener los ojos especialmente abiertos frente al ataque que está sufriendo un colectivo particularmente vulnerable como es el de las personas con diversidad funcional, en el que las mujeres de una u otra manera tienen una presencia mayoritaria.

Con poco que abramos los ojos podremos observar cómo se les ha perdido el respeto a las personas dependientes y a las que les atienden.


¿En qué lugar nos deja como sociedad esa dejadez?


.. 200.000 dependientes reconocidos que no reciben ayuda, 112.000 esperan una valoración que nunca llega…y lo que es más escalofriante, cuántos se quedan por el camino...


La última Encuesta sobre Discapacidades, Autonomía Personal y Situaciones de Dependencia, efectuada por el INE se llevó a cabo en 2008 y ya entonces nos encontrábamos ante un colectivo de 3,85 millones de personas, de las que un millón y medio se encontraban en edad laboral.

Deberíamos preguntarnos cómo ha afectado a estas personas la precariedad laboral y la crisis en su inserción socio- laboral. Por otra parte no hay que obviar que según esta encuesta las discapacidades afectan más a las mujeres (9,9 %) que a los hombres (6,8 %).
Teniendo en cuenta que tan sólo el 28,3 % de las personas con discapacidad en edad laboral tenían empleo remunerado en 2008 (33,4% los hombres y el 23,7% las mujeres) , alcanzando el desempleo al 20,3 % de la población activa (el doble que el de la población general aquel año), podemos imaginar ya cual es la situación y problemática de las mujeres con diversidad funcional a día de hoy. Hay que destacar también que si las mujeres con discapacidad presentan una tasa de paro cercana al 24%, esta cantidad aumenta hasta un 40% en el caso de mujeres con discapacidad intelectual. Este triple obstáculo (mujer + discapacidad + intelectual) constituye una gran dificultad añadida para el cumplimiento de sus proyectos vitales y el desarrollo de su autonomía personal.


Por no hablar de la situación formativa de las mujeres con discapacidad que tienen niveles educativos más bajos, un mayor índice de analfabetismo y ocupan puestos de trabajo de menor responsabilidad y peor remunerados. ¿Igualdad? Aquí, desde luego, no..


Y yo me pregunto, ¿Podemos hacer frente a esta problemática?

Pero dejemos de lado las estadísticas y no olvidemos que detrás de cada número se esconde una persona, una emoción, una historia de superación, de sufrimiento…una vida, con todo lo bueno y malo que eso conlleva, pero con más trabas. Si bien es cierto que muchas de estas personas son unas verdaderas luchadoras, no menos cierto es que tenemos que estar a su lado día a día. Recordemos, “Nadie es una isla, completo en sí mismo; cada hombre es un pedazo de continente, una parte de la tierra.; si el mar se lleva una porción de tierra, toda Europa queda disminuida, como si fuera un promontorio, o la casa de uno de tus amigos, o la tuya propia… estoy ligado a la humanidad; por consiguiente nunca hagas preguntar por quién doblan las campanas: doblan por ti”. John Donne


¿Y si hablamos de las cuidadoras y cuidadores? ¿Ante qué realidad nos encontramos?

Por un lado están las personas que trabajan en este sector abandonado por las Administraciones Públicas y que pueden llegar a estar meses y meses sin cobrar (solo este tema daría para más de un artículo), siendo víctimas de “chantajes emocionales estatales”, si, como leen: chantajes y manipulación corporativista tanto por parte de las Administraciones como de las Asociaciones con o sin ánimo de lucro e incluso de las compañeras y compañeros que temen un despido, cierre, privatización o no se ya cuantas cosas más he escuchado.


Teniendo en cuenta que la plantilla que trabaja en el sector es mayoritariamente vocacional, sabe cual es su incidencia en la vida de las personas con las que trabaja…las administraciones también lo tienen claro. Les puedo asegurar que nadie se va a hacer rico trabajando en un Geriátricos (a no ser que seas familiar de Cotino), Centro Ocupacional, Residencia…. y que las usuarias y usuarios de estos servicios acaban convirtiéndose en parte de nuestra vida y en muchos casos acabamos siendo su única familia… hecho que utilizan a su antojo las Asociaciones, Federaciones y demás (FEAD, CERMI…), que no dejan de ser la patronal del sector
Por otro lado, aunque siempre es el mismo, están las personas (normalmente familiares) que atienden sus necesidades en los hogares (dependiendo del grado de autonomía que posean), en su mayoría mujeres que con la ley de Dependencia abandonaron sus trabajos para cotizar al tiempo que cuidaban a sus familiares dependientes. Cabe señalar que el 67% de estas personas dependientes son a su vez mujeres también, con más de 80 años, bajos ingresos debido a que sus pensiones son mucho más bajas que las de los hombres al haber cotizado durante menos tiempo, mayor esperanza de vida…lo cual las convierte en mujeres con falta de recursos en esta sociedad que se olvida de sus necesidades. Es por esto que podríamos decir que la ley para la Promoción de la Autonomía Personal (Ley de la Dependencia) fue, de algún modo, una conquista (de aquella manera) mayoritariamente femenina, aunque tampoco para lanzar cohetes violetas, y su estancamiento, e incluso retroceso, con tanto recorte, una verdadera desgracia para la vida de muchas mujeres.

Con el tijeretazo en la Ley de Dependencia el Gobierno ha reducido un 15% la paga de las cuidadoras y cuidadores familiares de personas dependientes y deja de hacerse cargo de la cotización a la seguridad social de las personas no profesionales que se incorporen a partir de ahora al sistema, dejando potestad a las Comunidades autónomas para poder reducir estas ayudas hasta en un 85%...Ahí es nada!. Todos esos recortes suponen más o menos dejar sin subvención a 200.000 personas con discapacidad y 2.000 millones de euros eliminados que dejan sin recursos a miles de casos dramáticos, a costa de dejar morir a las personas en situación de dependencia y machacar a las cuidadoras familiares. Para el 2014 el panorama se presenta más oscuro aún, un recorte del 47% menos que el del 2013.

¿Qué les queda ahora a las personas cuidadoras? , su incorporación nuevamente al mercado laboral en estos tiempos es más que complicada, y si así aún así lo consiguieran, ¿cómo hacer frente al copago y demás trabas económicas impuestas por este gobierno más que conservador que olvida que la Ley de Dependencia es un sistema de inversión social, no de gasto social

La verdad, si entrásemos a tratar a fondo el tema Mujer y Diversidad Funcional necesitaríamos un monográfico, así que mantengamos los ojos abiertos y en otros artículos trataremos de reflexionar sobre sexualidad, violencia de género, accesibilidad, marco de derechos laborales tanto para personas con diversidad funcional como para las personas que trabajan en el sector, incompatibilidad entre servicios y prestaciones, Ley del Aborto… y veremos que ¿Igualdad? Aquí, desde luego, no, como ya he dicho.

Y lo más importante: No seamos como la clase política y no olvidemos nunca que potencialmente, todas y todos, somos personas con diversidad funcional.






Llunavermella
Texto extraído de: rojo y negro

domingo, 16 de marzo de 2014

LAS MEJORES POSTURAS SEXUALES PARA MICROPENES, PENES PEQUEÑOS Y PENES GRANDES



Aunque cuando nuestra pareja cuenta con un pene de tamaño normal las medidas poco importan, si nuestro chico tiene un miembro más bien pequeño o por el contrario, excesivamente grande, el tamaño sí que comienza a importar.

LAS MEJORES POSTURAS SEXUALES PARA MICRO PENES




Muchos hombres están atormentados por el tamaño de su pene, sobre todo ante el eterno dilema de si el mismo es importante o no para las mujeres. Lo cierto es que ocasiones los centímetros del falo acaban siendo una cuestión de autoestima más significativa para ellos que para nosotras mismas. Pero cuando se trata de micropenes, puede que la situación cambie un poco, y es que hay que recurrir a diversas técnicas para apuntar hacia el placer sexual y pasarla bien. 
Te explicamos cuáles son las mejores posturas sexuales para micropenes.



Un pene normal varía entre 12 y 15 centímetros en estado de erección. Si el pene es menor a 12 centímetros se considera pequeño, pero cuando en estado erecto el falo no supera los 7 centímetros, en ese caso se habla de micropene.

Al tamaño del pene debe añadirse el diámetro o grosor del mismo, un elemento que puede hacer la diferencia en el disfrute sexual. La mujer percibe sensaciones de placer en los primeros 10 centímetros del canal vaginal, por lo que si el pene mide 11 centímetros puede conseguir complacerla en la penetración.

Sin embargo más allá de la medida, el grosor resulta muy importante debido a que las chicas alcanzamos el placer mediante la fricción, por eso si un pene cuenta con un buen grosor puede ofrecer más placer.

Si tú o tu pareja cuenta con un pene considerado por debajo de la medida promedio, hay varias formas de disfrutar con él. En principio los juegos sexuales serán fundamentales para subir la temperatura y aumentar la excitación. Es importante que los juegos sexuales duren lo suficiente y que ambos trabajen por hacer que los mismos sean placenteros para ambos.

Si se cuenta con un buen previo, se disfrutará mucho más del coito más allá del tamaño del pene.

Otro aspecto fundamental para disfrutar del sexo con un pene pequeño es la postura sexual que se elige. Por un tema de inclinación hay posiciones que favorecen más la fricción, que son más profundas y que ayudan más a los chicos con penes pequeños, mientras que otras son poco convenientes de realizar si no se tiene un falo grande.

Una forma de disfrutar del sexo con un pene pequeño que agrada a muchos son las practicas anales. Las dimensiones de este tipo de penes favorecen la penetración durante el sexo anal, por lo que no es una mala idea experimentar ocasionalmente para variar y encontrar la satisfacción.

De igual modo, el sexo oral también puede ser muy placentero si se tiene una pareja con el pene pequeño, pues resulta mucho más sencillo de llevar a cabo por la chica, haciendo que ambos se diviertan durante las felaciones.

Si es tu pareja quien cuenta con un pene pequeño, es importante darle seguridad y hacerle saber que se disfruta el sexo con él (siempre y cuando sea cierto, claramente). Si los encuentros presentan fallas o no se alcanza la satisfacción, es necesario conversarlo para mejorar aquellos aspectos que puedan mejorarse.



Como en cualquier escenario sexual, es importante variar y encontrar las mejores formas de aumentar el placer y el disfrute de ambos. Por eso no teman explorar nuevas cosas para disfrutar del sexo con un pene pequeño y potenciar así sus encuentros sexuales.
Los chicos sufren importantes problemas de autoestima relacionados con el tamaño de su pene, del mismo modo que las mujeres por ejemplo nos preocupamos con nuestra figura. Por ello es muy importante que al encontrarnos con un micropene busquemos encontrar la satisfacción sexual en lugar de reaccionar negativamente.

Existen posiciones sexuales que aumentan la fricción durante la penetración o que permiten que el pene entre de forma más profunda, haciendo que se sienta de manera más intensa, lo que funciona muy bien cuando tu pareja tiene un micropene.




La cuchara o el molde es una gran alternativa cuando él tiene un micropene. Por ser una postura en la que la mujer tiene las piernas cerradas y el hombre penetra por detrás, la fricción es mucho mayor dando lugar al disfrute de la penetración. Además una de las manos del chico está libre para estimular el clítoris o los senos, aumentando la sensación de placer.




La profunda es una gran postura para hombres con micropenes. Nuevamente ella no tiene las piernas muy abiertas, lo suficiente para subirlas al cuello del chico, mientras él penetra con un ángulo que permite que el pene llegue más profundo, de allí el nombre de esta posición sexual.




Los hombres adoran el perrito, les genera un enorme placer el juego de sodomizar a su chica, por lo que esta posición sexual resultará provechosa para ambos, pues al igual que la anterior permite una buena entrada del pene hasta el fondo. Es importante que la chica no abra demasiado las piernas para no disminuir la fricción.




El tornillo aporta también una buena dosis de placer para ambos. Se aplican las mismas reglas que en la primera postura sexual: ella es penetrada lateralmente y con las piernas cerradas, sintiendo más la entrada y movimientos del pene.

Una de las grandes ventajas de los micropenes es que permiten la penetración anal sin sentir tanto miedo al dolor debido justamente a su tamaño. Por eso si disfrutas de ésta práctica, te recomendamos que pruebes algunas posturas anales para pasarla muy bien juntos.


LAS MEJORES POSTURAS SEXUALES PARA PENES PEQUEÑOS




Durante la penetración, la mujer experimenta placer en los primeros 10 centímetros de entrada a la vagina, por lo que aunque el hombre no cuente con un falo muy grande la satisfacción puede conseguirse si se sabe cómo hacerlo. Resulta importante encontrar un punto en el que ambos la pasen bien, para ello en un hemos preparado un listado de las mejores posturas sexuales para el pene pequeño, así ambos disfrutarán de cada encuentro al máximo.




Cuando el pene no es muy grande, lo importante es hacer que la penetración se sienta. Para encontrar satisfacción la mujer no requiere de una pareja con un falo de 19 centímetros, basta con encontrar una buena postura que garantice la fricción y el disfrute de ambos. La profunda es una gran alternativa, pues como su nombre indica permite una penetración más profunda haciendo que ambos disfruten más.




El perrito es un clásico absoluto cuando se sexo se trata. Es una de las posturas preferidas de los hombres pues implica algo de control y dominación, además la proximidad al ano aumenta considerablemente el morbo. También es una gran posición sexual para penes pequeños, pues permite una penetración hasta el fondo, haciendo que ambos obtengan placer.



Lo interesante de una postura sexual como la catapulta es que el pene consigue entrar en toda su profundad dentro de la vagina, pero además el ángulo de penetración permite la estimulación del clítoris, haciendo que el encuentro sea altamente placentero para ellas. Sin duda una buena opción para disfrutar al máximo mientras experimentan un poco de contacto visual.

Otra postura genial que ayuda también a estimular el clítoris durante la penetración es la siguiente: la mujer se acuesta de espaldas, colocando una almohada en la zona del vientre para elevarla un poco. El hombre la penetra vaginalmente por detrás, consiguiendo que su pene entre completamente y garantizando la satisfacción plena. Es una postura excitante perfecta para penes pequeños pero muy cumplidores.


LAS MEJORES POSTURAS SEXUALES PARA PENES GRANDES



¿Qué pasa cuando en lugar de un pene pequeño nos encontramos con un pene grande?... y es que lo que muchos no saben es que cuando se trata de falos prominentes resulta importante saber usarlo para complacer en lugar de causar molestias en la pareja.




Tener un pene grande se ha convertido no solo en el símbolo máximo de la virilidad sino en un orgullo para muchos hombres y una pesadilla para quienes sienten que no cumplen con el "debe ser". Pero lo cierto es que desde el punto de vista femenino, más que un tamaño enorme o pequeño, importan un buen grosor y una gran técnica para alcanzar el orgasmo.

Es por eso que muchas veces un pene grande lejos de generar placer provoca dolor y molestias durante la penetración, además de convertirse en una limitante para ciertas prácticas y posturas. Por eso resulta tan importante aprender a disfrutar y hacer disfrutar del sexo con un pene grande.

Para disfrutar del sexo con un pene grande es imprescindible y fundamental JAMÁS saltarse los juegos previos, pues si la mujer no está lo suficientemente lubricada, excitada y relajada el dolor durante la penetración será inevitable.

Además el juego previo es importante para que la mujer vaya disfrutando del pene, se acostumbre a su tamaño y se aleje de la idea de que el mismo le pudiera causar molestias. 





Dedícale a este paso el tiempo necesario y permite que ambos disfruten de las caricias, besos, jugueteo y sexo oral.

Hay mujeres que lubrican muy bien durante el proceso de excitación y penetración, sin embargo hay otras a las que les cuesta más o que padecen de sequedad vaginal. En estos casos, y por tratarse de penetración con un pene grande, lo mejor es usar un lubricante vaginal a base de agua para garantizar penetraciones más suaves y placenteras. De este modo se reduce la posibilidad de molestias durante el coito.

Si tienes un pene grande ¡mucha atención con el ritmo de la penetración! Aunque en ocasiones apetece un poco de sexo rápido y "duro", debes saber que al contar con un falo por encima de la media puedes causar mucho daño a tu pareja si penetras de forma violenta o acelerada.

Es importante tomar en cuenta que así como los penes tienen diferentes medidas las vaginas también, y si alguien con el pene grande se topa con una chica de vagina estrecha se debe prestar especial atención a no causar dolor en el coito. Por eso mantén un ritmo de lento a regular y acelera solo cuando ella te lo pida o cuando sepas que no causarás molestias, así ambos conseguirán disfrutar más del sexo.

En general el sexo siempre amerita su tiempo, pero en el caso de los penes grandes mucho más. El sexo rápido no es una buena alternativa por lo que se menciona anteriormente, por eso si quieres disfrutar del sexo con un pene grande deberás darle el tiempo adecuado al encuentro para que ambos lo pasen bien.

Y claro que además de todos estos trucos para disfrutar con un pene grande, no podemos dejar a un lado las mejores posiciones para evitar el dolor y conseguir que ambos se lo pasen genial.

Si quieres saber cuáles son las mejores posturas para penes grandes:
El misionero es sin duda la postura sexual más clásica, permite que durante la penetración el pene roce ligeramente el clítoris lo que proporciona un enorme placer a la mujer, además es perfecta para crear un ambiente de máxima intimidad. Pero también permite que el hombre controle hasta donde penetra durante el coito, lo que la convierte en una gran postura sexual para penes grandes.



Aunque en la postura de la fusión los besos y las caricias no son posibles, es una excelente alternativa para el sexo cuando el hombre tiene un pene grande, y es que la propia posición dificulta que el falo penetre completamente en la vagina. Además permite el control sobre el ritmo de la penetración consiguiendo generar placer en vez de molestias.




El sometido es una postura sexual muy excitante, la dificultad de contacto visual y el acceso al ano la convierte en una alternativa llena de morbo y disfrute. Ya que la mujer está arriba justamente dándole la espalda al hombre, es ella que marca el ritmo y la intensidad de la penetración, pudiendo decidir la cantidad de centímetros y la velocidad con la que el pene la penetra.




Pero si prefieres un contacto un poco más cercano e íntimo, la variante de la fusión es una buena postura sexual para un chico con pene prominente justo por las mismas razones que la anterior. De hecho mientras más inclinada esté la chica hacia adelante mejor es el efecto, además de conseguir que su pareja estimule y acaricie sus senos.




La libélula es una posición sexual muy placentera que bien hecha va genial cuando se trata de penes grandes. El hombre debe regular la penetración que puede ser media en esta postura, aunque de quererlo pudiera penetrar también profundamente. Además durante el coito puede susurrarle en el oído a su chica o besar la zona del cuello.




Aunque la catapulta luce a simple vista complicada e incomoda, es una gran postura sexual que cuenta con una enorme ventaja: solo puede ser realizada por hombres con penes grandes, y lo mejor de todo es que el falo no penetra completamente la vagina, por lo que la chica obtiene placer sin ningún tipo de molestias.




De todas las posiciones sexuales para penes grandes, la amazona es quizá la más indicada, pues aquí la mujer se agachará hasta donde desee, permitiendo de igual modo que el pene entre en su vagina hasta el punto que ella misma marque. Sin embargo es una posición que requiere de cierto control y fuerza en las piernas, por lo que es genial para iniciar el coito pero difícilmente se puede mantener hasta el final.

Fotos: Kamasutra.ms / blindgossip.com
Texto extraído de: relaciones.uncomo.com