Estamos dando una nueva imagen al blog.

Disculpa las posibles molestias que esto pueda causarte. Danos tu opinión sobre el nuevo diseño.
Nos será de gran ayuda.
Gracias.

Buscame...

Cargando...

lunes, 28 de abril de 2014

CONSEJOS PARA LA MUJER FUERTE por Gioconda Belli



Si eres una mujer fuerte
protégete de las alimañas que querrán
almorzar tu corazón.
Ellas usan todos los disfraces de los carnavales de la tierra:
se visten como culpas, como oportunidades, como precios que hay que pagar.
Te hurgan el alma; meten el barreno de sus miradas o sus llantos
hasta lo más profundo del magma de tu esencia
no para alumbrarse con tu fuego
sino para apagar la pasión
la erudición de tus fantasías.


Si eres una mujer fuerte
tienes que saber que el aire que te nutre
acarrea también parásitos, moscardones,
menudos insectos que buscarán alojarse en tu sangre
y nutrirse de cuanto es sólido y grande en ti.
No pierdas la compasión, pero témele a cuanto conduzca
a negarte la palabra, a esconder quién eres,
lo que te obligue a ablandarte
y te prometa un reino terrestre a cambio
de la sonrisa complaciente.


Si eres una mujer fuerte
prepárate para la batalla:
aprende a estar sola
a dormir en la más absoluta oscuridad sin miedo
a que nadie te tire sogas cuando ruja la tormenta
a nadar contra corriente.
Entrénate en los oficios de la reflexión y el intelecto
Lee, hazte el amor a ti misma, construye tu castillo
rodealo de fosos profundos
pero hazle anchas puertas y ventanas

Es menester que cultives enormes amistades
que quienes te rodean y quieran sepan lo que eres
que te hagas un círculo de hogueras


y enciendas en el centro de tu habitación
una estufa siempre ardiente donde se mantenga el hervor de tus sueños.

Si eres una mujer fuerte
protégete con palabras y árboles
e invoca la memoria de mujeres antiguas.

Haz de saber que eres un campo magnético
hacia el que viajarán aullando los clavos herrumbados
y el oxido mortal de todos los naufragios.
Ampara, pero ampárate primero


Guarda las distancias
Constrúyete. 
Cuídate
Atesora tu poder
Defiéndelo
Hazlo por ti
Te lo pido en nombre de todas nosotras.


Gioconda Belli

sábado, 26 de abril de 2014

LO ROMÁNTICO ES POLÍTICO...Y EL SISTEMA NO FUNCIONA


Para transformar o mejorar el mundo que habitamos hay que tratar políticamente el tema del amor, reflexionar sobre su dimensión subversiva cuando es colectivo, y su función como mecanismo de control de masas cuando se limita al mundo del romanticismo idealizado, heterocentrado y heterosexista.


Coral Herrera Gómez





Amamos patriarcalmente. Amamos democráticamente. Amamos como los capitalistas: con el ansia voraz de poseer al objeto de amor, con el ansia brutal del que colecciona piezas de caza. Nos conquistamos, nos endulzamos, nos fusionamos, nos separamos, nos destruimos mutuamente… nuestra forma de amar está impregnada de ideología, como cualquier fenómeno social y cultural.

El amor romántico que heredamos de la burguesía del siglo XIX está basado en los patrones del individualismo más atroz: que nos machaquen con la idea de que debemos unirnos de dos en dos no es casual. Bajo la filosofía del “sálvese quién pueda”, el romanticismo patriarcal se perpetúa en los cuentos que nos cuentan en diferentes soportes (cine, televisión, revistas, etc.).


A través de los cuentos que nos cuentan, asumimos los mitos, los estereotipos, los ritos y los roles de género tradicionales, y mientras consumimos ideología hegemónica, nos entretenemos y nos evadimos de una realidad que no nos gusta. Consumiendo estos productos románticos aprendemos a soñar con una utopía emocional posmoderna que nos promete la salvación eterna y la felicidad conyugal. Pero solo para mí y para ti, los demás que se busquen la vida.

Frente a las utopías religiosas o las utopías sociales y políticas, el amor romántico nos ofrece una solución individualizada, y nos mantiene distraídas soñando con finales felices.



El romanticismo sirve para que adoptemos un estilo de vida muy concreto, para que nos centremos en la búsqueda de pareja, para que nos reproduzcamos, para que sigamos con la tradición y para que todo siga como está.


El romanticismo patriarcal sirve para que todo siga como está.


Unos disfrutando de sus privilegios de género, y las otras sometiéndose a los pequeños reyes absolutos que gobiernan en sus hogares. Sirve, también, para ayudarnos a aliviar un día horrible, para llevarnos a otros mundos más bonitos, para sufrir y ser felices con las historias idealizadas de otros, para olvidarnos de la realidad dura y gris de la cotidianidad. Sirve para que, sobre todo las mujeres, empleemos cantidades ingentes de recursos económicos, de tiempo y de energía, en encontrar a nuestra media naranja. Ante el fracaso, deseamos que todo cambie cuando encontremos al amor ideal que nos adore y nos acompañe en la dura batalla diaria de la vida.



Cada oveja rumiando su pena con su pareja.


Estamos rodeadas de afectos en nuestra vida, pero si no tenemos pareja decimos que “estamos solas”. Las que tienen pareja aseguran que la soledad que sienten en compañía es mucho peor. Muchas mujeres siguen creyendo que la pareja amorosa es la solución a su precariedad, a su vulnerabilidad, a sus problemas personales. Las industrias culturales y las inmobiliarias nos venden paraísos románticos para que busquemos pareja y nos encerremos en hogares felices, entornos de seguridad y aburrimiento que pueden llegar a convertirse en infiernos conyugales.
Las parejas de hoy en día siguen siendo profundamente desiguales, desequilibradas, jerárquicas, y casi todas practican la división de roles: heteros, lesbianas, bisexuales, gays… el amor es el reducto final en el que se ancla el patriarcado. El individualismo del romanticismo patriarcal nos sume en ensoñaciones románticas mientras nos quitan derechos y libertades… todavía una gran parte de la población permanece adormilada, protestando en sus casas, soñando con El Salvador o el Príncipe Azul.

Los medios de comunicación tradicionales jamás promueven el amor colectivo si no es para vendernos unas olimpiadas o un seguro de vida. Si todos nos quisiésemos mucho el sistema se tambalearía, pues está basado en la acumulación egoísta de bienes y recursos y no su gestión colectiva y solidaria. Por ello es que se prefiere que nos juntemos de dos en dos, no de veinte en veinte: es más fácil controlar a dos que a grupos de gente que se quiere.

El problema del amor romántico es que lo tratamos como si fuera un tema personal: si te enamoras y sufres, si pierdes al amado o amada, si no te llena tu relación, si eres infeliz, si te aburres, si aguantas desprecios y humillaciones por amor, es tu problema. Igual es que tienes mala suerte o que no eliges a los compañeros o compañeras adecuadas, te dicen.


Pero el problema no es individual, es colectivo: son muchas las personas que sufren porque sus expectativas no se adecúan a lo que habían soñado. O porque temen quedarse solas, porque necesiten un marido o una esposa, o porque se decepcionan cuando comprueban que el romántico no es eterno, ni es perfecto, ni es la solución a todos nuestros problemas.

Lo personal es político, y nuestro romanticismo es patriarcal, aunque no queramos hablar de ello en los foros y asambleas. También la gente de izquierdas y los feminismos seguimos anclados en viejos patrones de los que nos es muy difícil desprendernos. Elaboramos muchos discursos en torno a la libertad, la generosidad, la igualdad, los derechos, la autonomía… pero en la cama, en la casa, y en nuestra vida cotidiana no resulta tan fácil repartir igualitariamente las tareas domésticas, gestionar los celos, asumir separaciones, gestionar los miedos, comunicarse con sinceridad, expresar los sentimientos sin dejarse arrastrar por la ira o el dolor…


No nos enseñan a gestionar sentimientos en las escuelas, pero sí nos bombardean con patrones emocionales repetitivos y nos seducen para que imaginemos el amor a través de una pareja heterosexual de solo dos miembros con roles muy diferenciados, adultos y en edad reproductiva. Este modelo no solo es patriarcal, también es capitalista: Barbie y Ken, Angelina Jolie y Brad Pitt, Javier Bardem y Penélope Cruz, Letizia y Felipe… son parejas exitosas mitificadas por la prensa del corazón para que las tomemos como modelo a seguir. Es fácil entender, entonces, porqué damos más importancia a la búsqueda de nuestro paraíso romántico que a la de soluciones colectivas.


Para transformar o mejorar el mundo que habitamos hay que tratar políticamente el tema del amor, reflexionar sobre su dimensión subversiva cuando es colectivo, y su función como mecanismo de control de masas cuando se limita al mundo del romanticismo idealizado, heterocentrado y heterosexista.

Si me pongo romántica queer, me da por pensar que el amor de verdad podría destruir patriarcado y capitalismo juntos. Las redes de solidaridad podrían acabar con las desigualdades y las jerarquías, con el individualismo consumista y con los miedos colectivos a los “otros” (los raros, las marginadas, los inmigrantes, las presidarias, los transexuales, las prostitutas, los mendigos, las extranjeras). Para poder crear estas redes de amor tenemos que hablar mucho y trabajar mucho: queda todo el camino por hacer.

Tenemos que hablar de cómo podemos aprender a querernos mejor, a llevarnos bien, a crear relaciones bonitas, a extender el cariño hacia la gente y no centrarlo todo en una sola persona. Es hora de que empecemos a hablar de amor, de emociones y de sentimientos en espacios en los que ha sido un tema ignorado o invisibilizado: en las universidades, en los congresos, en las asambleas de los movimientos sociales, las asociaciones vecinales, los sindicatos y los partidos políticos, en las calles y en los foros cibernéticos, las comunidades físicas y virtuales.
Hay que deconstruir y repensar el amor para poder crear relaciones más igualitarias y diversas.


Es necesario despatriarcalizar el amor, eliminar las jerarquías afectivas, desmitificar finales felices, volverlo a inventar, acabar con los estereotipos tradicionales, contarnos otras historias con otros modelos, construir relaciones diversas basadas en el buen trato, el cariño y la libertad. Es necesario proponer otros “finales felices” y expandir el concepto de “amor”, hoy restringido para los que se organizan de dos en dos.

Ahora más que nunca, necesitamos ayudarnos, trabajar unidos por mejorar nuestras condiciones de vida y luchar por los derechos humanos para todos. Para acabar con la desigualdad, las fobias sociales, los odios y las soledades, necesitamos más generosidad, más comunicación, más trabajo en equipo, más redes de ayuda. Solo a través del amor colectivo es como podremos articular políticamente el cambio.

Confiando en la gente, interaccionando en las calles, tejiendo redes de solidaridad y cooperación, trabajando unidos para construir una sociedad más equitativa, igualitaria y horizontal. Pensando y trabajando por el bien común, es más fácil aportar y recibir, es más fácil dejar de sentirse solo/a, es más fácil elegir pareja desde la libertad, y es más fácil diversificar afectos. Se trata, entonces, de dar más espacio al amor en nuestras vidas, de crear redes afectivas en las que podamos querernos bien, y mucho.



Que falta nos hace...


Texo extraído de: pikaramagazine.com

miércoles, 23 de abril de 2014

LOS CABRONES,¿NACEN O SE HACEN?: SEDUCTORES Y DEMÁS PSICÓPATAS QUE NOS VENDEN LA ESCLAVITUD DEL FOLLAR



El donjuán, Casanovas...esos tipejos psicópatas de pautas repetidas, que presumen y se vanaglorian de ser cabrones con las mujeres. La sociedad, patriarcal, lejos de darles la espalda, les premia con adjetivos como "seductor", "inteligente".... pese a que solo se preocupan por si mismos y sus necesidades inmediatas y son los máximos representantes del capitalismo en los afectos y la sexualidad....


Nadie habla del implacable sadismo de estos seres "encantadores". Son maestros del lenguaje, de una simpatía arrebatadora, locuaces y fascinantes, eso sí, en la superficie. Siempre aparentando estar buscando a su mujer ideal sin éxito y continuamente perdiendo amigas y amigos por el camino cuando ya han saciado su ego y necesidades más prácticas.

Presumen, aunque sutilmente para rodearse de un halo de misterio, de sus conquistas femeninas y de lo cabrones que pueden llegar a ser con las mujeres, pero no reflexionan sobre sus actos, ni se sienten culpables ni intentan cambiar porque ya no serían tan machos de cara a la sociedad patriarcal.....PUTOS FLIPADOS QUE SE CREEN DIOSES!!

Ante estos solo puedo preguntarme, ¿Por qué mienten tanto? ¿Lo hacen porque al contrario de las mujeres, les cuesta mucho admitir sus defectos y cambiarlos, en lugar de ello prefieren crearse una realidad externa bien alejada de la interna?

¿Por qué mienten?

Pues justamente por lo que hemos comentado anteriormente, son incapaces de aceptar sus errores y cambiar, prefieren vivir engañados, este es un comportamiento infantil y por eso se les llama: “inmaduros. Y también, sobretodo, porque son unos inseguros, seguramente muchos serán así por culpa de su padre o madre. En vez de trabajarse y superar los traumas, prefieren vivir en la comodidad de sus actos y naturaleza.


¿Qué podemos hacer nosotras y nosotros?

Pues nada, hagamos fuera de nuestra vida estos psicópatas y relacionémonos con los miles y millones de hombres que habitan el planeta y son seres normales.

Y si te has encontrado con un psicópata agudo de estos intenta darle una vuelta a la experiencia, !!Hay quien cree, que no yo, que precisamos al menos una experiencia con un psicópata para poder apreciar las nuevas masculinidades..¡¡Menuda gilipollez!!


¿Cómo detectar un hombre así?

Los Psicópatas son grandes seductores: si no, nadie querría estar con ellos. Estamos ante un "Casanovas", aquel hombre muy envalentonado que presume de sus conquistas, y de las que no ha podido conquistar como conquistadas. Es esta persona que llega a ti, de una manera muy sutil y sigilosa, que primero analiza tus necesidades y se convierte en eso que tu necesitas, debido a su gran experiencia con mujeres,. Tiene la facilidad de leerte muy rápidamente, es astuto, mas no inteligente. Su única satisfacción es la conquista de mujeres como trofeos, y regodearse de sus hazañas.

Es un narcisista, por lo que los sentimientos de la otra persona son ignorados, tiene una facilidad para halagar la sensibilidad femenina, y darle a cada mujer lo que necesita. No estamos ante un super amante o un superdotado, el "secreto" reside en su habilidad especial para captar el tiempo de cada mujer. Puede llegar a mostrarse muy sensible y frágil, y esto es parte de su don camaleónico de transformación.

Son poco o nada selectivos, para ellos todas las mujeres están dentro de su target, feas o bonitas, viejas o jóvenes, en desgracia o felices, sus relaciones son cortas, o cuando están casados o en una relación formal, son infieles.

El casanova, con los recursos que utiliza tan hábilmente, lo que busca es bajar las defensas de la mujer, por eso algunas veces, halaba sus virtudes o cuando esté se encuentra con una mujer que esta fuera de sus posibilidades, utiliza bajarle la autoestima o activarle el sindrome wendy.

En una salida "normal" en un entorno social variado (senderismo, activismo político, actividades deportivas...) podemos observar en estos hombres como su comportamiento a veces se puede notar a simple vista y sin necesidad de ser una de las piezas a batir: ojos perdidos en búsqueda para ligar, excusas para quedarse a solas con una mujer, "caballerosidad" exagerada para llamar la atención, adulación extrema de las virtudes del objetivo...Pero una vez conquistada la mujer es abandonada...

El casanova utiliza varios recursos en la actualidad desde los ciberneticos tales como las redes sociales pasando incluso por el feminismo para acercarse a mujeres, el deporte, movimientos sociales...¡¡Nunca sabes cuando vas a encontrarte con uno!. Para ellos no existe la moral o valores éticos.
Se sienten adictivamente atraídos por el sexo femenino como si estuvieran ante una pastelería o un filete de carne vacuna en su jugo.

Necesitan camaradería sexual permanente, que no amorosa. Por prolongadas o intensas que sean sus relaciones tienen el regusto de la fugacidad e improvisación. Para estos hombres no hay pérdida insoportable ni mujer irreemplazable.




Sus relaciones con mujeres empiezan rápidamente, con una atracción física instantánea. No hay espacio entre el deseo y su satisfacción. Los Casanova evitan los afectos más profundos; si la relación con la amante de turno adquiere un tinte más serio suelen huir de la misma. Tratan a las mujeres y al sexo como un objeto de consumo. La seducción suele perseguir una "escalada sexual" que consiste en una serie de concesiones logradas mediante el encanto y la habilidad.


El hombre Casanova habla de sus conductas, y de las mujeres, en términos de intercambio: "Me dan lo que necesito y yo les doy lo que necesitan"


Sea cual sea la edad cronológica o el estatus que ocupa el hombre "buscador de emociones" no puede vivir sin novedad y excitación. Es por ello que cuando descubre a una mujer que le resulta atractiva comienza su estrategia de juego y habilidad para conseguir el trofeo ansiado; sus pasos son meticulosamente calculados, lo que requiere concentración y autocontrol.


La adulación se convierte en un arte a cultivar y hacen de la seducción toda una ciencia reemplazando el romanticismo con la técnica y la pasión con la precisión.

Estos hombres son inseguros y carentes de madurez afectiva, buscan con esté comportamiento el llenar el vació que tienen de amor maternal, son machistas por mucho que se llenen la boca con el término libertario, verdaderos depredadores capitalistas de los afectos y la sexualidad.


Sus presas no tienen un perfil muy definido, pero generalmente son mujeres difíciles: muy exigentes y selectivas, emparejadas ….

Mientras están en la relación te hacen sentir que tocas el cielo con las manos: te dicen todo lo que siempre quisiste oír , te tratan de maravillas ...¡son el hombre ideal!

Pero una vez que te tienen en sus garras se comportan por encima del bien y del mal , porque él mismo se siente tan poca cosa que necesita rebajarte para sentirse más importante. Se esmera en enamorarte, hasta que le dijiste " te amo" , y entonces ya no le interesas más , porque caíste en sus redes, que era el fin de todo su juego. Si le amas, no le interesas , porque ...¿para qué seguir cautivando a alguien que ama a una basura como él? (prueba de que se siente basura son sus lamentos de pobre victima constante a los que te somete)



Suele realizar comentarios negativos sobre ellas cuando ya han dejado de estar en su punto de interés: “ se ha vuelto loca por mí, es un poco pesada, a ver si me deja de llamar ya” "está desequilibrada, yo nunca dije que la quería".

¿Estás demasiado cerca de uno de ellos?

No te aflijas, alégrate porque " de buena te has salvado"!!! Borralo de tu cabeza y de tu vida, está loco, hermana, y a ninguna mujer del mundo el conviene enamorarse de un psicópata, aunque son maestros en enamorar.



¿Quénos venden?, La esclavitud del follar

¡Somos sexys, somos calientes, somos libres! ¿En serio? ¿En qué momento las mujeres tomamos esa consigna de feminismo peuco y nos convencimos de estar disponibles al follón sin pedir nada a cambio?. Los hombres históricamente han estado dispuestos a pagar un costo por acceder a una mujer, con una cita, con palabras de amor, en el extremo con dinero; sin embargo, hoy somos nosotras las que no pedimos ni un mensaje de texto post coitum.

No pretendo caer en nostalgias reaccionarias, pero hay que reconocer que la situación actual de nuestra transacción sexual, es como haberle pedido al mismo empleador que nos tenía con contrato fijo, una boleta de honorarios.
Después de tanta lucha que hemos dado para salir de la opresión de la norma macho, nos tropezamos con algo curioso y sintomático: nos hemos transformado en una fantasía masculina, es decir, en un pedazo de culete gratis. Claro, las mujeres no le decimos así… sino que usamos eufemismos como mujer libre, multiorgásmicas, lovefree, autogestoras del orgasmo.




Así, muchas veces nos convertimos en esa amiga-amigo, que declara ser distinta a sus congéneres. Y que se empeña en buscar cuestiones fálicas, como el poder, la competencia, follar. Lo que no sería problemático si no fuera porque en la exaltación de esa vía, renegamos de cosas como la palabra, la cercanía y el cuidado. Todo bajo el nombre de liberación.

¿Pero de qué se habla cuando se alude a liberación sexual?

No más que a la flexibilización de contratos. Más allá de los viejos convenios – que como toda norma siempre fueron transgredidos- se trata sobre todo de estar libre del otro. El sexo así, tiene rostro libre, pero cuerpo mezquino.

Por otra parte, me pregunto si es posible jugar realmente el mismo juego de los hombres, cuando aún no tenemos las mismas condiciones en la cultura. Porque todavía las mujeres valemos menos en el mercado laboral. Aún no somos dueñas del destino de nuestro cuerpo, la natalidad es un asunto de Estado y la maternidad, un asunto privado con escaso apoyo social. Aún debemos modelar nuestros cuerpos de acuerdo al fetichismo masculino ( quién no se ha sacado fotos de pedacitos de sus presas para exhibirlas en las redes sociales). Aún los femicidios. Aún los juicios clásicos hacia las mujeres: tontas, locas, maracas. Entonces ¿por qué tendríamos que estar en las mismas condiciones en la erótica?

Para que esto no parezca – que seguro ya lo parece- un lamento conservador o un gemido de mina histérica, hay que entender que a veces la libertad prometida no es más que una nueva domesticación.


Nos enseñaron a pensar que el único mecanismo de control social era la represión y que, por lo tanto, librarse de las ataduras significaba libertad. Y es cierto que las mujeres hemos tenido que pelear frontalmente con el poder para lograr cierta justicia y dignidad. Sin embargo, olvidamos que la ideología también se instala a través de discursos y prácticas que parecen neutrales. Y es por esta vía que nos hemos construido una autoimagen, que tiene mucho de impostura masculina. Calientes, independientes, cabronas.

Estos discursos, que parecen inofensivos, provienen al menos de dos fuentes. Una de ellas es la erótica modelada por la ciencia. Casi cada semana nos encontramos con algún técnico del sexo enseñándonos como amar e imponiéndonos distintos scores de la práctica sexual. La ciencia ha transformado el sexo en tema sanitario. Ahora se dice que sería bueno para la salud, como hacer deporte o comer fruta. Por el contrario, alguien que no tiene sexo -por que no puede, o no quiere- estaría enfermo.

Desde otro frente, la revista femenina propone a la mujer de vanguardia. Invitando a la sexualidad tántrica, holística, cuántica… promocionando juguetes sexuales de diseño para llevar en la cartera por si a una le baja la calentura por ahí. Angustiando a cuanta fémina, que con su libido por el suelo, se siente culpable y frígida.

Lo que no hemos entendimos – como decía Foucault – es que decirle que sí al sexo, no significa decirle que no al poder. Sin darnos cuenta, nos hemos ido construyendo como mujeres hiperdefensoras de lo masculino, dejando a un lado nuestro gran capital transformador: el campo de las relaciones. Ese tejido social que apunta al cuidado y la cooperación.



No se trata de defender las viejas instituciones de lo amoroso, que también nos aplastaban; pero el simulacro del touch and go crónico deshumaniza. Se trivializa el cuerpo, se mecaniza el sexo y se atenta contra las posibilidades de un encuentro: la amistad, la ternura, la solidaridad, al menos una fraternidad política con el otro.

Por mi parte, aún prefiero la resaca de un encuentro; que un acuerdo de sexo controlado, avaro de la locura de a dos, sobrante de hule.

-----------------------------------------------------------------

NOTA...

Si eres hombre y no te ha gustado este post es que ocultas la realidad del mismo para no herirte.
Tened en cuenta que el psicópata seductor capitalista y acumulador de "muescas" es el prototipo de hombre que hace que el resto sean discriminados cuando se generaliza sobre los hombres.

Este tipo de hombres es la lacra más brutal de la sociedad, seguramente sois muchos: hombres y mujeres, que conocéis más de 1, 2 y 3 hombres con esta psicología y realmente es patético.




viernes, 18 de abril de 2014

MONOGRÁFICO #NoLeyGllrdn: ABORTO LIBRE-RETIRADA DEL ANTEPROYECTO


Os presentamos el proyecto Monográfico IVE

Desde la revista trasversales lo han puesto a disposición de tod@s l@s que deseen colaborar en su difusión. Este proyecto participativo pretende ser una herramienta en la lucha emprendida contra el anteproyecto de ley de interrupción voluntaria del embarazo.


Ahora es el momento de volar, abramosle el camino, dándolo a conocer por todos aquellos medios que dispongamos. Tanto que cobre vida propia y nos cueste seguir su rumbo. 
¡Es la hora de su DIFUSIÓN!. ¡Gracias por hacerlo!

María Ramírez

MONOGRÁFICO #NoLeyGllrdn


descarga del PDF completo (145 páginas)enlace a la introducción y presentación
Aborto Libre y Seguro - Retirada del anteproyecto

Esta publicación monográfica se suma al clamor de una sociedad indignada contra un anteproyecto de ley que pretende hacer retroceder tres décadas los derechos de las mujeres y la propia democracia. Sin derechos de la mujer no hay democracia.


Es una obra colectiva en la que textos e imágenes se combinan con igual protagonismo para dar en común un NO rotundo a la #LeyGllrdn. Pero tantas manos generosas también se han unido para decir SÍ, por medio de diferentes expresiones creativas como la escritura, el dibujo, la pintura, el diseño gráfico, la fotografía... Sí al derecho de las mujeres a decidir libremente y sin ingerencias sobre su cuerpo y sobre su maternidad. Pues eso es lo que está en juego. Y eso es lo que une a las autoras y autores participantes en un proyecto que ningún beneficio material les dará.



Un clamor desde la diversidad, que duda cabe. Se expresan puntos de vista diferentes, por ejemplo respecto a la vigente Ley Orgánica 2/2010 o a la jerarquía a dar a los muchos motivos que tenemos para exigir la total retirada del anteproyecto. Ahora bien, en ningún caso se pierde de vista lo más urgente: impedir un retroceso en el camino hasta ahora recorrido hacia el reconocimiento del derecho a decidir de las mujeres. Y todo lo contenido en estas páginas dice LIBERTAD.





Todo el mérito de este proyecto corresponde a quienes han aportado su obra. El equipo editorial de la revista Trasversales nos hemos limitado a mediar, a recoger y organizar estos materiales, a partir de una propuesta original de María Ramírez Meca, aunque, por motivos de distancia "geográfica", no ha podido participar directamente en su diseño definitivo.

Después, todo vino rodado, gracias a la solidaridad de tantas personas, que habrían sido muchas más si nuestras limitaciones no nos hubieran impedido ir más lejos. Los defectos que pueda tener esta publicación son nuestros defectos. Sus méritos corresponden a las decenas de personas y colectivos que aquí nos "hablan", con la palabra o con la imagen.


En este monográfico hay obras muy valiosas. Y excelentes personas que están dando la cara por los derechos de todas y de todos. Gracias.

Esta obra, colectiva, es de todas y todos.
Puedes descargarla y difundirla libremente, conservando su integridad y sin fines comerciales.

No a la Ley Gallardón.
Por el derecho a decidir de las mujeres.

#NoLeyGllrdn
Con la participación de...
Adriana Exeni, Mª Soledad Sánchez Gómez traduciendo a Adrienne Rich, Aki Ginory, Ana Cantalapiedra Navarrete, Ana Pérez Cañamares,Ana Vega, Ángel Aragonés, Anónimo de la Piedra, Asociación de clínicas acreditadas para la interrupción del embarazo ACAI, Beatriz Gimeno, Begoña San José, Carlos Jiménez Villarejo, Carmen Cantabella, Carmen Castro García, Carmen Martín Baroja, Clara Valverde, DR ZE (DrHOmes & ZE Carrion), El Roto, Genoveva Seydoux, Gusi Bertomeu, Isabel Serrano Fuster, Isabel Soriano, Jaume Farrés Andújar, Javier Cerezo, José Cos, Juan Ramón Mora, Justa Montero, lasociedad.net, Laura Tejado Montero, Lucía Anabitarte, Lucía Mazarrasa, Manuela Fernández Cabrero, Mar Esquembre, Marcos Hernando, María del Rosario GV, María Pazos Morán, María Ramírez Meca (de quien nació la idea original), Marian Womack, Maribel Armentia, Marta Cárdaba, Marta Sanz, Montserrat Cervera i Rodon,Nuria Varela, Octavio Colis (página no oficial), Olvido Vives, Pilar Adón,Philip B. Freyder, Rosa Montero, Rosae Román, Ruth Toledano, Siscu Baiges, Soledad Murillo, Tere Mollá, Toñi Ortega y Xabier Mendiola. Junto a colectivos y plataformas sociales, carteles feministas y foto de mural callejero.





martes, 15 de abril de 2014

POR QUÉ ME IMPORTA QUE TU NOVIO/MARIDO/PAREJA TE TRATE COMO UNA MIERDA

Pues me importa. Y mucho.



Aún quedan especímenes que creen que son el rey dentro de su castillo y que su esposa les debe algo menos que obediencia. La tienen a sus órdenes, se quejan de lo que hacen mal (cuando ellos no mueven un dedo), creen que las tareas del hogar son cosa de ella y se pasean por su matrimonio (o noviazgo) como si fueran el gallo del corral. 





Ellas les consienten este comportamiento, bien porque crean que se lo merecen (baja autoestima), porque siempre ha sido así (es como si pensasen que son tan tontas que no pueden pensar por sí mismas), porque es su forma de quererle ( esto es la antesala a los malos tratos) o porque creen que el amor es esto: un podio donde ellas siempre están en el segundo escalón.

¿ Qué sucede con estos hombres? 



Cerebro en sitio incorrecto
Que no contentos con ejercer este poder sobre sus mujeres, quieren ejercerlo sobre las demás. Cuando salen por las puertas de su casa se comportan como todas las mujeres como se comportan con la suya. Así que sí: me importa mucho cómo tú lidies con estos energúmenos porque cuando se alejan de ti, somos las demás las que los soportamos. Mientras estos hombres sigan teniendo un sólo lugar donde se puedan comportar como un dictador, querrán seguir siéndolo con el resto del mundo y si yo voy a sufrir las necedades de estos individuos, que sepas, que probablemente no te guste lo que veas.




Son hombres que, como tienen a sus esposas escondidas bajo esa especie de tutela de menores de edad, se creen que las demás vamos a hacerles caso simplemente porque ellos son el hombre. Te hablan con prepotencia, nunca tienen tu palabra por válida, buscan la de tu novio o la de otro hombre. Creen que tú vas a tolerar el lenguaje, las bromas que usan con su pareja y que no vas a ver nada malo en su comportamiento.

Pues os equivocáis. No todas las mujeres somo como la vuestra. Algunas despertamos hace mucho tiempo y nos dimos cuenta que no somos ni más ni menos que vosotros. No os consentimos ni una mala palabra, ni una broma ni una tontería. No nos callaremos ante la necesidad que sentís de propagar vuestro poder más allá de vuestras casas.


Por eso me importa que tú no consientas ese trato: porque si luego lo va a hacer conmigo, no te extrañe que mi mente busque cómo se comporta contigo. Porque tarde o temprano me daré cuenta de todo. Y eso llevará un conflicto, sobre todo si somos personas cercanas.

Leer Artículo: "ÉL NUNCA ME PEGÓ, NO LE HIZO FALTA"


Porque mientras tú consideres que todo el normal y yo no, quizá veas que algo falla y ese fallo sólo está en dos direcciones: o es mío o es tuyo.




Texto extraído de: mujerteniasqueser.wordpress

sábado, 12 de abril de 2014

EMMA GOLDMAN, LA MUJER CONTRA LA INJUSTICIA SOCIAL

De "enemiga de Estados Unidos" a pionera de la libertad y la diversidad.
Retrato de Emma GoldmanAutor desconocido-
Public Domain US - Wikimedia Commons
Perseguida, difamada, odiada y temida por quienes no querían oír hablar de igualdad de derechos humanos, Emma Goldman empezó a ser reconocida muy recientemente como una de las mujeres más importantes para la libertad e igualdad de derechos de las mujeres.

Le tocó vivir en una época puritana y misógina, donde las mujeres eran solo una propiedad del hombre, unos seres considerados sin ideas propias ni derechos propios, que existían en una sociedad patriarcal y paternalista. Pionera entre las mujeres que alzaron la voz ante ese sistema social, Emma Goldman padeció en sus carnes y durante toda su vida el haberse atrevido a defender los derechos de las mujeres, los desfavorecidos y los homosexuales.

La película de 1981 Rojos(Reds), producida, dirigida y protagonizada por Warren Beatty, retrató entre sus protagonistas a Emma Goldman, a quién interpretó la actriz Mauren Stapleton. Pero la vida de la verdadera activista libertaria fue mucho más compleja y dura.

Del gueto a América

Emma Goldman nació en 1869, en una familia judío-ortodoxa de la localidad de Kaunas, en Lituania. Perteneciente en la época al Imperio Ruso, Lituania sufrió la represión política tras el asesinato del zar Alejandro II y Kaunas se convirtió en uno de los guetos para judíos del territorio ruso. La familia Goldman se trasladó a San Petersburgo, huyendo de las penurias del gueto, cuando Emma contaba once años de edad.

A los 15 años, Emma se enfrentó a su padre por no querer contraer el matrimonio concertadopor su familia. Para escapar del irrespirable ambiente familiar, emigró a Estados Unidos con su hermanastra.

Trabajó en una fábrica, donde se dio cuenta de la explotación laboral a la que eran sometidos los obreros estadounidenses, y ahí empezó su concienciación de los problemas sociales. La muerte en Chicago de cuatro anarquistas, condenados a la horca por motivos ideológicos, convenció a la joven Emma de la necesidad de luchar por los derechos de la clase obrera.


Se casó con un emigrante ruso, para conseguir la nacionalidad estadounidense, pero la unión duró menos de un año, aunque no existió divorcio. Emma se marchó a Nueva York, donde conoció a célebres activistas anarquistas, como Alexander Berkman, a quien apoyó en la época en que fue acusado de intentar asesinar al influyente empresario Henry Clay Frick, famoso por su dureza en el trato con sus empleados. Berkman fue encarcelado por ese delito, y Emma entró de esa forma en la lista negra de las autoridades, como “peligrosa revolucionaria”.

Promotora y amante de una gran actriz


En 1905, Emma conoce a la actriz Alla Nazimova, recién llegada de Europa donde había tenido gran éxito con sus actuaciones en el teatro. Dispuesta a promocionarla en Nueva York, Emma convirtió un viejo establo en un teatro improvisado para la compañía de su nueva amiga, a donde convenció para que acudieran a importantes representantes y empresarios del mundillo teatral. La Nazimova impresionó de tal modo a los hombres influyentes, que ese fue el principio de su lanzamiento a lo que sería una fulgurante carrera en Estados Unidos, solo oscurecida por la sombra de los rumores sobre su lesbianismo. Algunas fuentes aseguran que Emma Goldman y Alla Nazimova fueron amantes, hasta que se interpuso en la relación la guionista y poetisa Mercedes De Acosta, con la que la actriz rusa tuvo un ardiente romance. Otros aseguran que Emma Goldman dejó a su amante, cansada de sus múltiples infidelidades con otras mujeres.

Firme propulsora del feminismo, del derecho a elegir y de la igualdad de todas las orientaciones sexuales, promulgó aún en contra de sus propios compañeros de ideas que “el mayor derecho de cualquier persona es el de amar y ser amada”, en defensa de la homosexualidad, rechazada y condenada entonces por todo el mundo. Defendió a Oscar Wilde, mal considerado en Estados Unidos por su conocida aunque no reconocida homosexualidad.


Enemiga del estado y voz de los oprimidos


Emma Goldman, metida de lleno en la lucha libertaria, fue encarcelada varias veces por su defensa a ultranza de los derechos de los trabajadores, de la homosexualidad (tabú muy arraigado y extendido en la sociedad en esa época), de los derechos de las mujeres y la defensa de la anticoncepción, y hasta por ser partidaria de la libertad de credo, incluido el ateísmo.

Desde el año 1893, fue detenida y encarcelada por actos reivindicativos o acusada de instigar a los trabajadores en huelga a continuarla. En una de esas ocasiones, en 1901, fue detenida con otras nueve personas, bajo la sospecha de haber colaborado en el intento de asesinato del presidente McKinley. Emma, al ser detenida, se defendió preguntando qué culpa tenía de que un loco- el autor del magnicidio, León Czolgosz- malinterpretara sus palabras.

Desde 1906 y hasta 1917, Emma Goldman edito una revista llamada Madre Tierra (Mother Earth), donde se hacía eco de sus proclamas revolucionarias. Consiguió hacer conocer en Estados Unidos los libros de Henrik Ibsen; y escribió diversas obras sobre anarquismo, así como su propia biografía, titulada Viviendo mi vida.

Goldman volvió a ser detenida y encarcelada en 1917, por estar en contra del servicio militar. En 1920, las autoridades estadounidenses acordaron expulsarla del país. El entonces presidente de la audiencia que la deportó, John Edgar Hoover, la llamó “una de las mujeres más peligrosas de Estados Unidos”.

De vuelta en Rusia, la lucha continúa

En Rusia, Emma Goldman vivió y participó en las disputas de anarquistas y comunistas por permanecer unidos o no. Desilusionada de quienes había considerado sus aliados en las ideas, el Partido Comunista, y en total desacuerdo con los métodos represivos y totalitarios de quienes gobernaban la incipiente URSS, plasmó su gran decepción en varios escritos y acabó emigrando a Canadá, solo dos años después de volver a territorio ruso.


Feminista y libertaria hasta la médula, apoyó a la República Española durante la guerra civil de 1936, en contra del golpe de estado fascista del general Franco. Para ello, viajó a Londres y a Madrid, y conoció y fue una profunda admiradora del anarquista español Buenaventura Durruti, a quien dedicó un emotivo artículo al conocer su muerte.Tras el final de la guerra civil española, en 1939, Emma volvió a Toronto, donde continúo con su militancia de anarquista, feminista y pro derechos humanos hasta su muerte, en 1940. Poco tiempo antes de fallecer, dio un mitin histórico que reunió a 25.000 personas. Tras su muerte, fue trasladada a Estados Unidos, donde siempre quiso volver, y enterrada en Chicago.


Por Lola Romero
Texto extraído de:lesbianas.about