Estamos dando una nueva imagen al blog.

Disculpa las posibles molestias que esto pueda causarte. Danos tu opinión sobre el nuevo diseño.
Nos será de gran ayuda.
Gracias.

Buscame...

Cargando...

jueves, 29 de mayo de 2014

YO DISPARÉ A FÉLIX RODRIGO MORA...


Dejo a continuación un texto recibido en el correo electrónico, que contiene una crítica a Félix Rodrigo Mora, curioso a la par que famoso especimen del cual es bien conocida su, en mi opinión, tóxica influencia dentro del amplio espacio político anarquista, y en otras luchas como aquellas dedicadas a la disidencia de género. La deriva de este sujeto ha sido cada vez peor...

Su discurso, de apariencia inofensiva, esconde peligrosos matices homófobos, sexistas y, últimamente, parece que también deja sitio al racismo.

Por ello, considero importante la crítica radical y constructiva-destructiva (sí, ambas) a este tío con el objetivo de desenmascararle y de dejar claro cuál es su papel en todo esto.

Advierto que si alguien está esperando una crítica constructiva o positiva a Mora, quizá sea mejor que no siga leyendo. Yo de todos modos me he reído bastante, en el buen sentido, leyendo el texto, aquí os lo dejo...

-----------------------------

Félix Rodrigo Mora es un HOMBRE. Es un macho inmundo que utiliza la polla para escribir cinco libros al año (índice en aumento cuantitativo y decrecimiento cualitativo). Un rebotado del maoísmo anti-parlamentario y la autonomía que acabó en el antidesarrollismo ruralizante de principios del siglo XXI y de ahí a las filas de los variados anarquismos madrileños. Un ejemplo de la mediocridad ideológica que reina sobre el entorno anti-autoritario a nivel estatal, incapaz en su mayoría de auto-gestionar las ideas y evitar alzar a personajes mediocres como éste a la categoría de popes a quienes llamar veinte veces a todas las ferias / muestras / encuentros anarquistas a hablar sobre casi cualquier tema. Perpetuando las relaciones verticales entre intelectual - masa que glute sus palabras. Dejando a un lado iniciativas de personas militantes que empiezan a crear un corpus teórico autogestionado, porque los criterios comerciales han entrado tanto dentro de la distribución "comercial" que se vende el nombre de quien escribe, no su contenido.

Félix Rodrigo Mora es un HOMBRE. Es un macho inmundo que utiliza la polla para escribir cinco libros al año (índice en aumento cuantitativo y decrecimiento cualitativo). Un rebotado del maoísmo anti-parlamentario y la autonomía que acabó en el antidesarrollismo ruralizante de principios del siglo XXI y de ahí a las filas de los variados anarquismos madrileños. Un ejemplo de la mediocridad ideológica que reina sobre el entorno anti-autoritario a nivel estatal, incapaz en su mayoría de auto-gestionar las ideas y evitar alzar a personajes mediocres como éste a la categoría de popes a quienes llamar veinte veces a todas las ferias / muestras / encuentros anarquistas a hablar sobre casi cualquier tema. Perpetuando las relaciones verticales entre intelectual - masa que glute sus palabras. Dejando a un lado iniciativas de personas militantes que empiezan a crear un corpus teórico autogestionado, porque los criterios comerciales han entrado tanto dentro de la distribución "comercial" que se vende el nombre de quien escribe, no su contenido.

Junto a Félix tenemos una sombra femenina de larga trayectoria en la CNT-Madrid, la mujer-macho María del Padro Esteban Diezma, cuyo nombre en el feminismo madrileño da buenos recuerdos desde junio de 2011, cuando, tras diversidad de charlas que criticaban el feminismo institucional y un artículo en la Ekintza Zuzena (pasable), escribió y difundió un contra-comunicado al del levantamiento de la tienda de la Comisión de Feminismos de Sol del 15-M en el que decía que ellas y todo el feminismo estaban financiadas por el Estado para enfrentar a hombres y mujeres y promover el encierro de hombres por violencia de género, entre otras cosas.

Hay quien dice que Prado es Félix travestido y viceversa, incluso se ha llegado a oír que se trata de un mismo reptiliano que se muestra como hombre (Félix), y mujer (Prado). Y motivos hay: Se parecen físicamente, escriben casi igual y con la misma nula cantidad de raciocinio, en Madrid son invitadxs a la vez a presentar libros y, o uno puede y la otra no, o viceversa, o dicen lxs dos que pueden y al final sólo se presenta Prado pidiendo disculpas de parte de Félix por no haber ido, porque le surgió un imprevisto. Hay gente que dice haberles visto a la vez... Bueno, pero esto son especulaciones, no nos alejemos de la síntesis final.

Tras varios años hablando con bastante cerebro de la interacción Capital-Estado, la estatolatría, el antidesarrollismo o contra el alcoholismo (con sus matices de comentarios sobrantes que comenzaban a oler y rayaban a la audiencia, como decir que los borrachos son enfermos mentales, lo que le valió las primeras enemistades en Madrid, Zaragoza y Barcelona, entre otras cosas), a inicios de 2012, fruto de interactuar con idiotas de la teoría de la conspiración y homófobos que usan la legítima aversión al lobby gay para hacer propaganda homofóbica (como Rafa Pal) y con la tolai de la Prado, comenzamos a descubrir gracias a su blog que la homosexualidad es promovida por el Estado, que se persigue la heterosexualidad y la familia, que SE SIENTE ACOSADO POR EL MERO HECHO DE SER HETEROSEXUAL (WTF????????), que el feminismo está detrás de todo eso y además incita a las mujeres a drogarse (¿las feministas Straight Edge también?), que el PSOE quiere encerrar a todos los hombres en campos de concentración, y que las SCUM son su brazo armado, unas milicianas anti-hombres cuyo inmediato antecedente es la Sección Femenina de la Falange Española de las JONS decididas a exterminar a quien tenga un pene en su entrepierna (lo reconocemos: vale para el guión de una película de serie Z).

Comienzan las cadenas de mensajes con citas de su blog (admitimos la responsabilidad de una de ellas) con las que la gente empieza a flipar, se empieza a hablar de vetarle en ciudades. Más de la mitad de la peña de Madrid y Barcelona ya ni le llama, mientras algunos colectivos de Valencia, Castilla Norte, Euskal Herria o Murcia, sin enterarse bien de la que se está montando, le siguen llamando. En medio de este arrebato de histeria colectiva y entre más tonterías, anuncia la cercana publicación de un libro junto a la mujer-macho Prado, bajo el título "Feminicidio o auto-construcción de la mujer" en el cual denunciarán todo este tinglado, y será todo un tocho de dos tomos de longitud que acabarán por fin con esa malvada influencia feminista en los movimientos sociales. La incredulidad crece por momentos y llega a su cenit con la edición, por la editorial turolense Pajarraco (B)e(n)diciones, de "El giro escatológico", donde con citas de Félix, se le critica como misógino, homófobo, racista, islamófobo y anti-anarquista.

En septiembre otro tolai cuyo nombre nos ahorraremos escribió una respuesta a este fanzine con citas de Félix cuyo nombre nos ahorraremos para no darle más publicidad. Sólo diremos que el día en que le asalten unas putas mujeres bolleras con tijeras de poder y le dejen sin su resorte de poder patriarcal se acordará de haber ejercido de abogado de reptiliano.

En verano aparece publicado el libro "Pensar el 15-M", primer libro que comparten reptilianamente Prado y Félix, donde hacen las primeras cargas contra el feminismo. Gracias a este libro descubrimos que el quite de la pancarta colgada en una boca del metro de Sol, que decía "La revolución será feminista o no será", a cargo de un macho que se daba golpes en el pecho y personas alrededor que le aplaudían, no fue, como inicialmente pensamos, una muestra del machismo reinante en la sociedad y también en el 15-M y la falta de trabajo de género generalizada, sino UN ACTO DE EMPODERAMIENTO DEL PUEBLO DE MADRID CONTRA LA TIRANÍA DEL FEMINISMO. Tiene lógica. Y en septiembre Prado lo presenta en un lugar tan confrontado al Estado Español como el CSA Tabacalera, legalizado en 2010 por el Ministerio de Cultura, con subvención incluida, guardias de seguridad y publicidad del Estado en su fachada.

Ese mismo mes se edita "Feminicidio o auto-construcción de la mujer". La peña anarco-feminista de Madrid no dejábamos de preguntarnos, ¿qué puñetera editorial será capaz de publicar tamaña mierda? CNT carece de editorial (era necesario decirlo, no en vano le llamaron para dar una charla en el Otoño libertario de aquel octubre), y otras editoriales que pudieran guiarse por criterios comerciales como Virus o DDT no es que les molara precisamente la obra del Félix. Y de repente, en noviembre, nos enteramos: Aldarull, una editorial anarquista sita en el barrio barcelonés de Gràcia. Personas con quienes hemos compartido manifestaciones, mesas en ferias del libro anarquista y conversaciones, y ahora nos meten la puñalada por la espalda. Y lo celebran poco antes del Encuentro del Libro Anarquista de Madrid, llamando a Prado a presentar el libro en su local. Durante la presentación irrumpieron unas putas bolleras italianas partidarias del fascio-feminismo SCUM a boicotearla, intercambiándose algunos gritos e insultos.

Las polémicas siguen, y se suceden con discusiones en sus presentaciones, actos de boicot y victorias como la retirada de su libro en locales afines como El Lokal de Barcelona, o la cancelación de una presentación en Tarragona. En Madrid, el libro no se presentó en ningún local autogestionado afín, sólo en librerías progres y centros municipales. Además, el precio del pan se triplica cuando en abril Prado publica un texto en el que avisa de que las mujeres también violan, poniendo de ejemplo a esposas de nazis como Ilse Koch (la sádica "perra de Buchenwald"), y Félix, so pretexto de un juicio contra una hutu partícipe del genocidio ruandés, equipara el feminismo español sociata con las matanzas de Ruanda en 1994, pronosticando un final parecido, siendo, por supuesto, los hombres el pueblo tutsi y el hutu las mujeres.

Y llega la gran fecha que todas esperamos. A mediados de mayo de 2013 llega a centenares de correos de militantes del Estado el cartel de una charla que Félix da titulada "Alternativas al capitalismo" ni más ni menos que para una asociación filo-fascista toledana, una tapadera del fascismo identitario en dicha ciudad con aspecto demócrata anti-recortes sociales y populista, el día 22.

Y dio la charla. Y escribió un comunicado ante el aluvión de mensajes que recibió pidiendo explicaciones, en el que acusa al antifascismo de ser una forma más de fascismo, y dice que quienes lo critican son:

A - Miembros de Izquierda Unida.
B - Fascio-feministas SCUM.
C - Fundamentalistas Islámicos.
D - Racistas anti-blancos.
E – Anarcoestatistas.

Poco antes fue expulsado de un bar anarquista de Zaragoza tras impartir una charla para la CNT de allá, por las compañeras de Febrero feminista, entre gritos e insultos, y escribió un texto parecido en cutrismo y contenidos
Y mágicamente, todo el mundo de manera generalizada se pone en contra de Félix. Diversidad de editoriales sacan sus libros de sus catálogos, se llegan a proponer incluso quemas de libros en piras candentes, la indignación es generalizada. Hay quien habla de que “le partirá la cara”. Aldarull saca un comunicado en el que se retracta de editarle su último libro y con ello publicitarle, e individualidades anarco-feministas barcelonesas responden a ese comunicado quejándose de que esa decisión la hayan tomado después de ver a Félix en un espacio fascista y no ante el aluvión de quejas recibido por publicar y mover el "Feminicidio", denunciando una clara jerarquización de las luchas barcelonesas en cuya pirámide el antifascismo está por encima del feminismo, concepción extrapolable a todo el Estado sin duda. Ahora, tod@s somos anti-Félix.
Han pasado meses de todo aquello y ya va siendo hora de hacer una reflexión, y aquí aportamos la nuestra. En primer lugar, no hay casualidad alguna en que esta persona, tras criticar tan duramente el feminismo, el antirracismo y la homosexualidad, haya acabado dando una charla en un espacio así. Su discurso cada vez se acerca más al del nazismo puro y duro, el cual se jacta de su rechazo al feminismo proponiendo binomialmente una diferenciación "equitativa" del hombre y la mujer, cada cual con su papel social. Ídem sobre las razas, con su discurso "no soy racista, soy ordenado" que fomenta el más asesino odio racial. La equiparación de antirracismo con racismo anti-blanco es un discurso fomentado en los últimos años por el neonazismo para llegar más a la empatía de la racista población. Hay quien dice que Félix tiene escribanos negros y moros que redactan y copian los libros por él; ello explicaría por qué saca tantos libros al año, y también por qué le conviene hablar de racismo anti-blanco. Sobre la homosexualidad... de eso ni hablemos.


Esperemos que estas palabras hieran en lo más hondo a quienes se jacten de su anti-feminismo sin matices, ¡¡¡SI ERES ANTIFEMINISTA, ERES NAZI!!!...O por lo menos autoritario, nosotras también rechazamos el feminismo institucional y usaríamos nuestras tijeras de poder para los clítoris de Bibiana Aído, Cristina Almeida, Leyre Pajín, Amelia Valcárcel y todas esas burguesas blancas chupópteras del Estado. Amén de las pollas que viven del feminismo institucional, que las hay, especialmente en el oficialismo "gay" (Pedro Zerolo, Quique Sarasola, Jordi Petit... y alguna "queer" también hay por ahí), sin olvidar las entrepiernas de lxs nuevxs políticxs trans del futuro que comienzan a florecer a partir del rebrote activista institucional surgido tras la binarista y patologizante Ley de Identidad de Género. Lo que pasa es que hay una tendencia generalizada a escudarse en "el feminismo es malo" para evitar trabajarse todos los roles de género patriarcales, tanto masculinos como femeninos, reproducidos por todo Cristo en cada momento inconscientemente, lo cual requiere un avanzado trabajo personal y, en el caso de los hombres, renunciar a unos arraigados privilegios que tienen que ver con disposición sexual, descendencia o "difusión de genes", poder a la hora de tomar decisiones, tener derecho a convenciones sociales... entre otras miles de cosas. Y, claro, qué macho no marica ni trans quiere renunciar a esos privilegios, francamente pocos.

Francamente el trabajo feminista existente en el Estado español sobre los movimientos sociales es bastante mediocre, y uno de los factores principales de esto es la cerrazón existente tradicionalmente, especialmente por los hombres. Testimonios de 1936, de la Transición, de los años noventa, ante nuevas generaciones de militantes y una inconexa línea feminista que intenta expandirse en la lucha política lo evidencian.
Por ello, ante este panorama, los envíos de tijeras de hace cinco años por las que fueron tildadas de "SCUM de Barcelona" fomentaron una reacción de claro antagonismo ante quien te decía, en sentido figurado (pero, claro, si te identificas con los roles machistas que denunciaba el texto adjunto, como pasaba, el sentido figurado se interpretaba como algo real), que usaras LAS TIJERAS PARA CORTARTE LA POLLA, MACHIRULO DE MIERDA. Aparecieron grandes temas musicales del machirulismo centro-castellano como "agujas e hilos" (para coser el coño) o el reciente "Si no bailo con ellos, no es mi revolución", de grupos musicales cuyo nombre nos ahorraremos para no darles publicidad, pero que gozan de popularidad en la escena anarcoide de la ciudad. Normalmente sus autorías se quejan de que se les dé tanto "bombo", pero pensaron que si sacaron esos temas, fue por algo. Y si, además, en un concierto desde el escenario se increpa a unas compañeras feministas radicales como "policías del feminismo" por llevar sus ideas a la práctica, es mucho más por algo.

Toda esta inmensa cantidad de mierda escrita, cantada y discutida en tertulias en bares del "rollo" entre alcohol y rayitas en el baño, ha sido digerida como un punto de vista más, sin pararse a pensar en las consecuencias que todo este "anti-feminismo" pudiera generar. Cosa que, en cambio, no ha pasado con el antifascismo, que al mínimo ápice de coqueteo con el "anti-anti-fascismo" ha hecho saltar la alarma de la estigmatización. El fascismo genera odio racial, agresiones físicas con secuelas de por vida e incluso la muerte, situaciones de depresión y exclusión social, autoritarismo desmedido... JODER, y el machismo qué hostias genera, un feminicidio auténtico de hombres sobre mujeres a las que leen como su propiedad (también llamado "monogamia"), ansiedad y psiquiatrización, esclavitud (llamada "matrimonio"), ejercicios de poder... Y el feminismo es quien ha llevado a cabo todo ese trabajo de oposición, intentando sortear toda la clásica recuperación de luchas que el Estado y el izquierdismo llevan a cabo (no excusa que haya feminismo institucional el no ser feminista, porque por esa regla de tres no seríamos antifascistas porque automáticamente formaríamos conjunción con el Movimiento contra la Intolerancia...). Si no quieres trabajarte tus mierdas patriarcales no digas que no eres feminista porque el feminismo es institucional, o no digas que eres "antipatriarcal" para quedar bien ante el anti-machismo generalizado de los movimientos sociales (algo de trabajo feminista hay latente...). Se cuentan con los dedos de una mano las excepciones de las personas que se autodenominan "antipatriarcales" en vez de feministas que no hacen más que ocultar con ello su fuerte patriarcado.

¿QUÉ HAY DE MALO EN REIVINDICARSE FEMINISTA?

"Feminismo" es un término usado por la prensa ante el movimiento sufragista de finales del siglo XIX. Las mentes cuadradas de los machos blancos periodistas no daban más allá que pensar que esas personas eran mujeres que querían sus derechos y ya está, sin pensar en la emancipación total que muchas de las personas "feministas" de entonces, principalmente anarquistas, propugnaban. No parece desatar conflicto autodenominarse "Anarquista", "Antifascista" o "Vegana", aunque ello implique compartir trinchera con escoria como sindicalistas liberadxs, estalinistas o capitalistas verdes, ¿por qué será?

Lo malo es para muchos ANARKOMACHOS renunciar a eso, a ser ANARKOMACHOS, cortarse la polla que les da su poder patriarcal de opresión a la mujer (y la opresión machista, a ver si lo aprendemos de una vez, no se reduce a pegar a "las mujeres"). En este contexto es en el que ha habido una permeabilidad a cuestiones como las que ha planteado el citado reptiliano Félix-Prado. Muchos ANARKOMACHOS han abanderado el libro "Feminicidio" como el culmen de todo lo que querían tener como resorte político de autojustificación ante los demandes de trabajo feminista. ¿Cuántas veces en un debate te has encontrado con algún sujeto calificable bajo la frase "Y CUANDO NO PODÍA DECIR MÁS GILIPOLLECES, CITÓ A FÉLIX RODRIGO MORA"?

Feminicidio ha sido un tesoro para el citado estereotipo de ANARKOMACHO, y las consecuencias de ello las estamos viendo ahora y las vamos a seguir sintiendo.

No intentamos hacer aquí un FEMINISMO VS. ANTIFASCISMO. El antifascismo es vital para frenar la ola fascista que sobreviene. SER FEMINISTA IMPLICA SER ANTIFASCISTA, y no conocemos ningún caso de lo contrario. Pero sí que sabemos de muchos ANTIFAMACHOS para quienes el feminismo es "cosa de mujeres y maricas", o se jactan de que "el feminismo no es mi lucha, mi lucha es el antifascismo" (estas frases son VERÍDICAS). No sólo eso, sino que el antifascismo ha creado bajo su nombre una subcultura de interacciones con un movimiento tan machirulo (amén de individualidades que luchan para evitar eso, como alguna de nosotras mismas en un reciente pasado) como el skinhead, una subcultura donde los machos llevan todas las decisiones, se enaltece el machirulismo, el ligue con tías, la homosexualidad masculina es algo testimonial (la femenina se enaltece bajo chistes de pajas con vídeos de bolleras o montarse tríos de un macho + dos hembras) y los roles de género están muy bien identificados y estructurados en vestimenta, actitudes, comportamientos y machiruladas gigantes de "que te pego" protagonizadas por tíos. El antifascismo está tan alto en los puestos de la anarkopirámide horizontalizante que a quien ose criticarlo le espera el ostracismo y las amenazas de paliza. Vamos, es lo que viene a llamarse TABÚ SOCIAL. Esto ya lo sufrieron las compas anarquistas de Burgos que editaron el texto "Contra el antifascismo" y no hace mucho tiempo un rapero de las Vascongadas (de amplio trabajo personal de género, dicho sea de paso) cuyo tema "¿Quién es de la Brigada?" ofendió a algunos antifas madrileños a quienes ni siquiera iba dedicado el tema (pero, bueno, quien se pica, ajos come), muchos de ellos ANARKOMACHOS que con amenazas y chantajes emocionales han logrado hasta la fecha que este proyecto musical no actúe en Madrid.

La crítica al antifascismo tiene estas reacciones tan brutales, mientras que cuando tiene lugar una agresión machista, no nos llegan los dedos de las manos y los pies para contar la cantidad de ANARKOMACHOS que salen a defender al agresor a capa y espada, incluso a dar de hostias a la persona agredida si ésta tiene como reacción a la agresión propinarle unas merecidas hostias al agresor. Ante una compañera agredida (o compañero, en un ámbito no necesariamente de agresión machista), la respuesta suele ser apoyar al agresor o tildar de “feminazi” a la persona empoderada y a sus compañeras; ante una crítica escrita o cantada al antifascismo, la respuesta son amenazas de hostias y macarrismo.
Si la crítica va contra otra de las luchas secundarias como "Quiero Jamón", reciente himno del Movimiento AnarKarnaka Matritense, su autor puede ir después a cantar con otro de sus proyectos musicales a un Centro Social donde se respeta el veganismo (que no a lxs animales) sin que el macarrismo vegano madrileño haga algo (no fue por falta de ganas, sino por falta de tiempo, que conste), cosa que hubiera sido automática y acompañada de una campaña de acoso y derribo si el objetivo de la risa del autor hubiera sido Aitor Zabaleta o Carlos Palomino en vez de millones y millones de sujetos asesinados por el especismo karnaka.

De hecho, al margen de afrentas antifascistas, esta gente a nivel de sus relaciones con personas del ámbito antiautoritario hacen básicamente lo que les da la gana, ya sea dar hostias, amenazar, macarrear, porque en esa anarkopirámide aparentemente horizontal están en los puestos horizontalmente altos. Y casualmente muchos de estos casos coinciden con ANARKOMACHOS que se ofenden ante el visionado de unas tijeras o la lectura de un comunicado del COMANDO SCUM. ¿Coincidencia? NO. El feminismo está en los puestos bajos de la ANARKOPIRÁMIDE, así es la realidad, o en caso contrario, una prospección rápida por el trabajo de los colectivos a nivel estatal, o un repaso por todas las muestras / ferias / encuentros de libro anarquista deja bastante visible esto. Incitamos a contar todas las charlas sobre obrerismo / antifascismo / llegar a la gente y sobre género de un encuentro de este tipo alargado en el tiempo, y sacad porcentajes, serán muy divertidos los resultados (Remarcamos excepciones como la Mostra del Llibre Anarquista de Barcelona, también hay que decir lo bueno).

No es sólo la falta de un trabajo de género lo que ha fomentado la ascensión de Félix-Prado. Un mercado de tintes comerciales que empapa la distribución alternativa anarquista, que deja a un lado las experiencias de auto-construcción teórica de la militancia desde la propia militancia en favor de nombres de personajes fáciles de memorizar y, por tanto, de vender, tiene mucho que ver. Un mercado que con frecuencia se enfoca al beneficio personal, especialmente cuando se trata de proyectos de cooperativa editorial en los que el plato en la mesa de cada día y el alquiler mensual depende de ellos. Pedro García Olivo, Miquel Amorós, Gómez Casas, Félix-Prado... son personas de carne y hueso que cometen errores y a veces se enfrascan en la relación vertical orador-masa, y no van a resolver los problemas de la lucha política. La autogestión también ha de ser cultural.

Por todo ello, el COMANDO SCUM (reconstituido) promueve un castigo ejemplar a todas las personas que nos caen mal, con las siguientes propuestas:

- Coger a Félix Rodrigo Mora y darle 200 azotes en una sesión de sadomaso polisexual multirracial consensuada (sí, consensuada). Por cada azote, Félix gritará un "VIVA EL COMANDO SCUM. SALAM ALEKUM".
- Y Prado, ¿qué pasa contra Prado? ¿Que como es mujer y/o de CNT no va a haber represalias con ella? No ha ido a un local nazi, pero ha escrito y parece que tiene intenciones de seguir escribiendo con él (relación, al menos epistolar, con él, la tiene, lo aseguramos) ¿No se le va a boicotear en foros anarquistas? Nosotras propugnamos para ella una sesión orgiástica lésbica contra la familia tradicional presidida por una estatua de Valerie Solanas.
- A los ANARKOMACHOS que defienden a estos idiotas, sienten repelús ante unas tijeras y toman el empoderamiento radical de las socializadas como mujeres como el peligrar de sus privilegios genitales y/o entienden que luchar VERDADERAMENTE contra el patriarcado es tarea de mujeres de aspecto masculino y maricas con pluma (las trans no existen y/o están enfermas) les esperan unos cursos que hemos pactado con el Estado español y el Partido Popular (porque somos la misma cosa) en los que se les dará un curso intensivo de FEMINISTIZACIÓN DE ANARKOMACHOS, con clases de lectura del MANIFIESTO SCUM, textos de las SCUM DE BARCELONA, el TIJERAS PARA TODAS, ESPACIOS PELIGROSOS y HACIA LA INSURRECCIÓN MÁS QUEER, clases de CÓMO CORTAR POLLAS CON TIJERAS DE COSTURA, DE PODAR, RADIALES, SERRUCHOS OXIDADOS Y ESPADAS LÁSER, y cursillos consistentes en recitar todo el rato las palabras "SOY UN ANARKOMACHO DE MIERDA, ME ALIMENTO DE HECES, AGREDO COTIDIANAMENTE A MIS COMPAÑERAS FEMENINAS DE MIL FORMAS DIFERENTES, ODIO MI POLLA Y ME LA CORTARÉ CON UNA GUILLOTINA ELÉCTRICA".


- A las ANARKOMUJERES-MACHO, responsables en cierto modo del patriarcado, que defienden a ANARKOMACHOS novios monógamos cuando tienen actitudes machistas o incluso cuando cometen agresiones machistas con otras mujeres, bajo el discurso (éste sí, promovido por el Estado) de "claro, como hombres y mujeres somos iguales, y además somos anarquistas, no hay agresiones ni actitudes machistas" y en cuyos nombres se basan los ANARKOMACHOS para empitonar contra los grupos de mujeres no mixtos cuando éstas tampoco los apoyan ("claro, si está en contra una mujer, es por algo"), les reservamos un cursillo intensivo de LESBIANISMO ANTIMONÓGAMO PROMOVIDO POR EL ESTADO en el cual podrán disfrutar de una buena COMIDA DE COÑO por experimentadas afines que les hará olvidar las pútridas pollas patriarcales de sus ANARKOMACHOS.
- A quienes piensan que "EL FEMINISMO NO ES MI LUCHA", les reservamos una vida de mujer trans, puta y negra violada y asesinada por la infinidad de agentes del patriarcado alimentados, entre otras cosas, por quienes dicen "EL FEMINISMO NO ES MI LUCHA". Están quienes asesinan, quienes pasan junto al asesinato o la violación y hacen como que no han visto nada, y están las millones de personas que cotidianamente perpetúan el patriarcado con las palabras desafortunadas que emiten. "EL FEMINISMO NO ES MI LUCHA" son algunas de ellas.
-A quienes se sientan ofendidos o atacados por este texto, sólo podemos deciros una cosa: QUE OS JODAN. Si te ofende este texto, a lo mejor es que te identificas con alguna de las posturas que criticamos, ante lo cual consideramos que tienes un problema de PATRIARCALITIS AGUDA que puede provocar tristezas, estrés, conductas desafortunadas y fomentar agresiones sexistas, y como antídoto te recomendamos QUE TE METAS UN PUÑO POR EL CULO y nos escribas lo que has sentido. Una estela mágica y una visión harán que pases a engrosar las filas de la guerrilla queer, comiences a hablar en femenino, dejes de utilizar la palabra "PUTA" para todo lo que no te guste y defiendas los espacios no mixtos COMO LA QUE MÁS.
Saludos feministas anarco-queer insurgentes y larga vida al Comando SCUM.

Nota de las autoras del blog: Pero qué agustico nos hemos quedado al pubicarlo por fín. Ea!!.

Ahorcaremos al último reaccionario con las tripas del último intelectual…

Creemos que es importante desmontar la crítica de Mora y, pieza a pieza, poner al descubierto el peligroso trasfondo reaccionario que contiene. Esto requiere de una lectura minuciosa de sus textos, con mucha paciencia para no cerrar el libro y tirárselo a la cabeza a él o a sus fieles, y una paciencia aun mayor para elaborar textos que desmonten al público las sandeces de este notas

En fin…nos gustaría saber que hace FRM aparte de mentir y ensuciar a través de sus sacros decálogos y nuevos testamentos integrales.. Me da… casi tengo la certeza, que estamos ante un embaucador peligrosamente interesado en rentabilizar su egolatría, tanto económicamente como espiritualmente.

Este neo-carlista, vende-libros y suelta chapas, no se merece nuestro silencio… tampoco que le tengamos que argumentar, a sus extensas fóbicas obsesiones, con más dedicación que el sarcasmo justo, un poco de ironía y un poco de asco reciclado… todo para no caer en el insulto despiadado…y tener que llamarlo otra cosa; que debatan con él José Antonio Primo de Ribera… o Unamuno… en el cielo le esperan.


¿Va a establecer este cochambroso ideólogo los nuevos patrones que nos condenen al integrismo barato?, ¿va a seguir mintiendo y denigrando a los grupos que se parten la piel por la dignidad de las mujeres, los gays, la vida en la tierra y se parten la boca con los racistas y los nazis?, ¿con quienes trabajan y luchan en las fabricas? Si a quiénes abrazan sus teorías no les importa estas difamaciones e insultos, ¿por qué me tienen que importar a mí?

Neo-Anarco-Beatos; iros a sermonear al desierto de las mentes errantes del funda-mentalismo: Dejar de soltar vuestra frustración desde los púlpitos de las iglesias ficción que os queréis montar a base de invadir con confusiones histéricas e históricas las alternativas anarquistas y libertarias.

¡¡BOICOT ACTIVO A FELIX RODRIGO MORA!!

¡¡NO ES LIBERTARIO…ES NEO-LIBERAL!!

Ojo, vista y acción

“Tío Marx está podrio, tío Mao está cagao, Jesucristo está en mi culo y Buda en mi oreja, Hitler tiene sucesores y nadie los ve. En el nombre de una idea yo no me quiero morir, pensadores en sillones no me van a dividir. Y tus bonitas ideas, a mi espalda quedan. Por aquí el tiempo es bueno y el niño come muy bien, a la mierda ideologías, ¿ideólogos? ¡¡también!! No me sigas ni me adores que yo no te sigo a tí…Allá tú y tu ideología… yo tengo la mía”

De la canción “Odio a los partidos” de la Polla Records.

Textos y demás...extraídos de: vozcomoarma,vozcomoarma

lunes, 26 de mayo de 2014

TU ESPÍRITU" LIBERTARIO" ME VIOLENTA: CARTA A MI MACHO-PROGRE FAVORITO



Hola Macho Progre:

Te encontré en Facebook – tu trinchera de batalla- defendiendo los derechos de las mujeres y Zas! te volviste hacia mí indignado. Me preguntaste con toda la arrogancia de saberte poseedor único del don de la Libertad: “¿Cuál es el argumento teológico para que uses el Hiyab (Pañuelo islámico)?” “A ver, explícale a mi ombligo occidental universalista omnicomprensivo libertario ¿Por qué te vistes así? ¡Es que a mí no me gusta!”


Ok Macho Progre. ¿Qué tal… Porque me sale del coño? A mi no me interesan las opiniones teológicas ni culturales de otros machos como tú, sobre las razones por las cuales debo o no vestirme como quiero. Sobre mi vida no te debo explicaciones.

Cuéntame tú a mi ¿Por qué te las debo? Lo que faltaba es que yo tenga que explicarte a tí sobre mis elecciones de vestuario.
Más bien, desde tu asumida superioridad de género y cultural, explícame ¿Por qué las mujeres se hacen cirugías estéticas y se inyectan Botox hasta quedar tiesas? ¿Por qué no se ha revisado la historia de las colonizaciones y la depredación brutal sobre el ecosistema y los cuerpos de las mujeres a que dio origen? ¿Por qué no hablamos de la parte de responsabilidad de tu sociedad “civilizada y progresista”, en la explotación y tráfico laboral y sexual de las mujeres que tratas de salvar de su forma de vestir? ¿Por qué no estás igual de indignado, por el retroceso en los Derechos Reproductivos de las mujeres del mundo desarrollado al que dices pertenecer?

¿Es que sólo hay Patriarcado cuando se trata de Mujeres Musulmanas y hombres de piel morena y/o barbudos? ¿Es que toda la opresión femenina puede ser explicada en un trozo de tela de 70 x 150 cms.?¿De dónde te salen esas infulas de superado y la convicción de que NO eres parte de todo eso?

Ah ya. Ahora me sales con el argumento de que en algunos países musulmanes a las mujeres se las castiga por no llevar Hiyab. Es verdad. Te digo más: Se las castiga por conducir, por escribir un blog, por ser disidentes políticas y defender los derechos humanos. Yo creo que es terrible que se nos obligue a las mujeres a usar la ropa que no deseamos; que se censuren nuestras opiniones o se deslegitime nuestro activismo; que nos obliguen a tener sexo o a tener hijos que no queremos o a recibir una paga injusta. Me asusta la idea de ir presa por recurrir a un aborto terapeútico en Chile o por bailar en los tejados en Irán.

Lo que tu soberbia no te permite ver, es que en todos estos casos, el problema no es la apariencia de las mujeres, ni su creencia en Dios, ni su raza ni su cultura, sino la obligación que pesa sobre nosotras, de ser de una manera o de otra, para contentar a machos de uno y otro lado, incluyéndote a ti. El problema no somos nosotras y nuestras decisiones, sino ustedes y sus imposiciones. El problema es el Patriarcado.

Tu espíritu libertario me violenta. Tu progresismo es tan hegemónico y androcéntrico como el Islam dogmático: Tú quieres mandar sobre mi libertad y mi cuerpo tanto como el Islamista, tanto como el político pro-vida, tanto como el Feminicida.



Aunque tu resistencia a mi estilo de indumentaria no es comparable a recibir 40 cuchilladas por celos, sí es parte de la misma cadena de ideas que hace de las mujeres objetos minorizados y alterizados, débiles y pasivos, incapaces de decidir, sin poder de resistencia, en necesidad de protección por antonomasia. Tu quieres anular mi voz tanto como el clérigo que me prohíbe hablar en la mezquita. Tú eres parte del problema.

No te hablo desde el respeto. Tú me faltas el respeto, cada vez que me hablas como si yo fuera incapaz de comprender la realidad y necesitara de tu catecismo que desautoriza mi visión, mi experiencia y mi objetivos con respecto a mi misma y la realidad que vivo. No. No te hablo desde el respeto, porque el respeto de alguien que me considera inferior no es respeto. El respeto se da entre iguales. Los iguales no cuestionan las decisiones de otrxs con espíritu policíaco, las analizan juntos.

Dime ¿Qué estás haciendo en concreto para reafirmar nuestro derecho a vestir como queramos, sin que pesen argumentos masculinos de validación, ya sea a favor o en contra? Además de hablar desde tu ombligo, que te dicta que tu salvación blanca, atea, rubia y europea es la solución universal a problemas interseccionales… ¿Qué estás haciendo, más allá de negar nuestra agencia para identificar, resistir y desmantelar las estructuras de opresión que nos dictan como vivir y hasta como ser libres?


Lo que las mujeres hacemos o dejamos de hacer con nuestro cuerpo, vida y creencias, dejará de ser un tema político para ser una cuestión personal, cuando tú y los machismos de todo tipo, sean musulmanes, católicos, ateos, marxistas, trotkistas o anarco socialistas se callen de una vez y dejen hablar y resolver a las mujeres, como sujetas que somos; las únicas con legítima autorización para opinar sobre nuestras realidades y decidir que hacemos con ellas.

Mi Hiyab no es incómodo ni opresivo como tu MachoProgresismo

¿Quién te necesita por lo demás? Hace tiempo que las mujeres del “tercer mundo”, musulmanas, negras, latinas, inmigrantes o trabajadoras domésticas de tu barrio, aprendimos a sacar la voz y hablar por nosotras. Tú y tu vanidad son parte del sistema que nos oprime. Ya lo sabemos. No nos engañas. Tú eres un hijo sano del Patriarcado, tiranizando a las mujeres que no piensan ni viven como tú crees que deberíamos, con una falsa bandera de respeto y libertad; ejerciendo violencia con tu altanería, que no libera a nadie más que a tu orgullo viril. Eres un hijo de tu padre. (Las putas no tuvieron nada que ver).



Ay! ¿Te sientes ofendido porque dije “Coño”? ¿La imagen del sexo femenino te hace sentir insultado? ¿Cómo andamos de misoginia eh? Ah, es que decir Coño me hace mal educada. Verás, esa es una típica estrategia machista de desautorización: Atacar la forma ante la incapacidad de contra-argumentar al fondo. Claro, soy una mujer y decir groserías es “poco femenino”. Que libertario que eres, macho progre, cuidado con irte a los extremos del libertinaje con tu sexismo y estereotipos.

El acoso: Dicotomía vestido-desnudez

El acoso no tiene que ver con la visibilidad de mi cuerpo, porque cuando salgo a la calle este no es fácilmente visible. Soy una mujer musulmana que sale a la calle cubierta. Y cuando digo cubierta me refiero a que visto un Jilbab o un pantalón con un minivestido que cubre el triángulo del pubis y un Hiyab. El Hiyab, en este caso entendido como pañuelo islámico envuelve mi cabeza, cuello y parte de mis hombros. Solo es posible ver mi cara y mis manos. Nadie me obliga a vestir así, es mi decisión. Tampoco me cubro por miedo a provocar los deseos de los hombres sobre mi persona. Tengo muy claro que nada en mí puede evitarlo.


Si el acoso sexual no es una cuestión de belleza o de cuanta ropa cubre el cuerpo, es entonces una cuestión de poder. El poder para cosificar a una mujer en el espacio público, a través de expresiones o avances físicos de connotación sexual, para mostrarle que lo publico no es su lugar natural y que si no desea ser molestada, debe volver al mundo privado: El hogar.

La desnudez es la forma principal de cosificación del cuerpo de la mujer en esta sociedad. El estar yo cubierta es una oposición deliberada a dicha cosificación a través del desnudo, el cual además se percibe como sinónimo de “libertad”: Una mujer exponiendo sus partes íntimas en televisión, se considera un acto de liberación femenina y hasta feminista; sin embargo, lo único liberado son las urgencias sexuales reprimidas de algunos caballeros, gracias a la exposición voluntaria de la mujer objeto. Esto además, debilita el discurso feminista sobre las capacidades e identidades particulares de cada mujer como base de su emancipación, la cual, entre otras cosas, no es sinónimo de desnudez, sino de autonomía sobre el propio cuerpo.

Si bien ir cubierta no previene el acoso, tampoco debería ser motivo de él.

Mi cuerpo cubierto, como forma de expresión de mi autonomía sobre él, desafía al patriarcado al oponerse a dicho concepto de “Liberación Femenina” que complace el sexismo de una cultura fuertemente arraigada en el poder sexual del macho sobre la hembra. Yo me declaro libre a mi manera y en este proceso no hay interés por cubrir las expectativas del machismo, lo cual crea curiosidad, alguna resistencia y alta expectativa erótica: En la mente del macho promedio, sigo siendo una mujer objeto pero “me cubro esperando que un hombre me descubra”, lo cual abre la puerta a una nueva forma de cosificación del cuerpo femenino.

La segunda razón tiene que ver con la construcción del “otro” diferente a partir del eje autoridad-subalteridad, en el cual la cultura en la que vivo representa el discurso autorizado y los elementos visibles de mi identidad religiosa son reconocidos como elementos de un lenguaje subalterno, de parte de un “otro” diferente que no es igual, no sólo porque luce o tiene elecciones de vida distintas, sino porque se le considera menor.

No es usual ver una musulmana en la calle, porque se presume que “vive encerrada por el marido bajo 7 llaves”; menos se espera verla en una marcha contra la violencia de género, dando una conferencia pública sobre Feminismo o hablando en la radio sobre sexualidad y derechos reproductivos; mi presencia real rompe todas las ideas preconcebidas y los estereotipos de la mujer musulmana, que viven en la mente occidental, bien alimentados por la industria cultural: Desde la sumisión pasiva de una mujer sometida a la violencia del macho y a la tiranía del velo, a la cual es necesario liberar y enseñar la libertad de la democracia; hasta el mito de la sultana, la odalisca, la chica del harem, silenciosa y complaciente, que esconde bajo la ropa un paraíso de orgasmos, siempre lista a la necesidad sexual del amo; sin dejar de mencionar el estereotipo étnico-cultural que hace a muchas personas suponer que soy árabe, turca o iraní, hablarme en inglés o francés o tratarme como una ignorante en base al soberbio prejuicio de que “Tú no entiendes nuestra cultura” (mi cultura es la misma de ellos, sudamericana) como si, por su parte, ellos entendiesen lo que es el Islam sólo con verme pasar.



En ambos casos, el acoso sexual actúa como estrategia de subyugación de parte del poder del patriarcado y su normatividad erótica y cultural que se resiste a aceptar un “otro” que se construye a si mismo, con un discurso propio con respecto a la manera en que declaro autonomía sobre mi cuerpo y me empodero en torno a los elementos de mi identidad. Mi presencia rompe los esquemas del orientalismo y del machismo, ya que hago uso de mi derecho a resistir la “liberación femenina” del sexismo y me rebelo contra los intentos de disciplina que pretenden hacer de mí una expresión menor de identidad femenina, cuya libre circulación y participación en el espacio público, debe ser autorizada por el falocéntrismo dominante, de lo contrario se expone a ser tratada como un objeto disponible para todo tipo de maltrato.




VANESSA RIVERA DE LA FUENTE
Educadora y comunicadora social feminista, especialista en proyectos sociales.Es pionera en América Latina del Feminismo Islámico y los Estudios de Género en el Islam. Su trabajo se centra en tres ejes fundamentales: Género, Identidad y Comunicación; Sharia y Ciudadanía; Sexualidad, Violencia de Género y Fundamentalismos Religiosos

viernes, 23 de mayo de 2014

SECRETOS EMOCIONALES: LA FILOFOBIA



Es común pensar que la mayoría de la gente quiere ser amada y expresar el amor, pero la vulnerabilidad a la pérdida de control hace que sea casi imposible que la persona con esta fobia pueda sentirse bien con este sentimiento.


1. Pérdida de control

Una de las razones principales del problema es que algunas personas experimentan una montaña rusa emocional en este tipo de situaciones que les hace sentir que han perdido el control.

Usualmente, las personas que sufren de filofobia les gusta mantener un control estricto sobre sus emociones, comportamientos y medio ambiente. Cuando aparece algo que elude su control entonces tienen mucha dificultad para adaptarse a ese cambio.



2. Experiencias o relaciones pasadas

También, este miedo puede originarse en experiencias pasadas, como algo que se aprendió de en un miembro de la familia, alguna relación pasada o experiencia. En otras palabras, esto podría estar relacionado con algo hecho o dicho por uno de los padres que le ha inculcado este temor a la persona, o haber experimentado una relación o experiencia traumática.


3. Miedo al compromiso o las responsabilidades
Algunas personas pueden encontrar los requisitos emocionales de enamorarse y el compromiso emocional como demasiado exigentes, y esta responsabilidad podría hacer que se sientan bajo mucho estrés. Estas personas tienen un temor al compromiso y posiblemente a recibir daño emocional, a perder lo que creen que es la libertad...

Las emociones en conflicto son un problema común con este miedo. Por un lado, se puede experimentar una sensación momentánea de alegría al pensar en las posibilidades de dar y recibir amor. A continuación, la persona puede sentirse abrumada por los temores asociados a las implicaciones de estas emociones.

Marta nos descubre los secretos de la fobia al amor, dejando bien claro lo que es, cómo se da y qué hacer frente a ella.
Ilustración: Nicole
La filofobia (término no avalado oficialmente) también es conocida como el miedo al amor y su definición exacta sería “miedo al amor, a comprometerse emocionalmente“.

Tenemos que tener en cuenta que no estamos hablando de un miedo sino de una fobia, es decir, un miedo exagerado e irracional frente a cualquier circunstancia, objeto o evento, en este caso hacia “Filo”, es decir, el afecto.

Ese miedo lo que va a hacer es que pongamos obstáculos al amor, que creemos desiertos de un granito de arena, que busquemos excusas para no empezar una relación o que, una vez creada, acabemos con ella. O, como sucede en muchos casos, consigamos a través de disputas, que sea la otra parte la que de el paso de dejarnos.


Hay otros que directamente optan por relaciones idealizadas e inalcanzables y de esa manera tienen la excusa más fácil: “no es que no quiera tener una relación, es que nuestra relación es imposible”.
¿Por qué sucede esto? ¿De dónde viene? ¡Sorpresa, sorpresa! De nuestra educación, de nuestra infancia. Se da en personas que, por lo general, son muy inseguras y ¿qué hay más descontrolado que el amor? Esas sensaciones que todos vivimos cuando estamos enamorados: los nervios, la urgencia de ver a la otra persona, de saber de ella, las charlas interminables, los besos, abrazos, caricias, etc. TODO eso para un filofóbico es percibido como algo aterrador, es algo que no controla, que le hace vulnerable y le da miedo…

Teniendo en cuenta esto, normal que no quiera tener una relación, ¿verdad? ¿Realmente una persona que parece filofobia tiene miedo al amor? No. En realidad tienen miedo a la pérdida de ese amor. Son personas que ansían afecto pero lo evitan porque para ellos no es asumible su pérdida y esto hace que, a simple vista, parezca que tienen miedo al afecto en sí.

A veces olvidamos que no todo son derrotas...
Para estas personas el dolor de una pérdida es mayor que el placer de la relación o por lo menos el dolor por el que ellos presuponen que pasarán.

Es como, por poner un ejemplo muy burdo pero para que nos entendamos, la persona que ha tenido un perro o un gato al que ha querido mucho. Con el que ha convivido durante muchos años y, tras su muerte, decide que nunca más quiere volver a tener uno porque lo que vivió con ese animal no le compensa el dolor que luego le produce su ausencia. La cosa es, ¿puedes vivir sin volver a tener un perro o un gato? Sí. ¿Y sin tener una relación? Por poder, puedes pero lo importante es: ¿quieres?

Lo bueno es eso de “el amor puede con todo” un clásico, manido y oído, dicho y repetido hasta la saciedad, pero la verdad, bastante real en este caso (Ojo!,puede que solo en este caso). Es así ya que el ser humano, de nacimiento, es un ser afectivo, busca el apego, el contacto y ¿puede éste intentar renunciar a este sentimiento? Puede intentarlo pero, al final, su propia necesidad superará ese propósito.


Muchas veces, para poder acercarnos a estas personas tenemos que utilizar la estrategia del NO. ¿Me quieres? No, ¿te estás enamorando de mi? No, ¿lo harás? no. Y la persona baja la guardia y es en ese momento en el que se le puede hacer ver. Porque la filofobia, al igual que las demás fobias, tienen cura y con una buena terapia se puede superar. Lo principal es que se den cuenta, que aprendan a identificar sus pensamientos y comportamientos, que se quieran a sí mismos, que aumenten su autoestima, que entiendan la diferencia entre querer y depender. Y que no dejen en las manos del otro su felicidad sino que aprendan que la felicidad está en sus manos y el otro está ahí para compartirla.












¡Enamorémonos! Hoy. Mañana. Siempre.


Marta G.
Texto extraído de:Proyecto Kahlo.com

martes, 20 de mayo de 2014

FEMILISTOS, HUELEBRAGAS, PAGAFANTAS Y FEMINISMO, ¿EN QUÉ PUNTO ESTAMOS?




No me hice feminista porque tuviera una compañera feminista a la que tuviera que hetero-corresponder, o como parte del lote de identificarse como alguien de izquierdas o radical o revolucionario, o para ligar con tías de mi entorno, que son las 3 cosas que se suele “achacar” a los biohombres hetero que se dicen feministas (y que por cierto se da y ha dado bastante). De hecho, no sé hasta qué punto me hice; más bien los feminismos me van haciendo.

Hay un punto en que uno se hace, en la medida en que te haces reflexivo y selectivo acerca de las relaciones, las experiencias y la información. Pero no es un hacerse al modo del hombre que se hace a sí mismo, ese mito del sujeto masculino-liberal que, en su delirio ególatra, se concibe como si el binarismo individuo que se enfrenta a la sociedad, a la colectividad, no fuese una ficción ideológica. Al sujeto masculino-liberal le jode mucho verse, si es que es capaz, como un efecto de las fuerzas colectivas que, empezando por el lenguaje y siguiendo por el cuerpo, nos dotan de una vida.

De hecho, para la subjetividad liberal y suselfmade man, que esa vida merezca ser vivida o no, depende de unx mismx, porque cada quien tiene lo que se merece. Del “la sociedad no existe, sólo existen hombres y mujeres individuales” de Thatcher al “todas somos personas” actual no creo que haya tanta diferencia: esas posturas presentan a un individuo intacto frente a la estructura, los sistemas de opresión y los movimientos sociales.


El feminismo en mí es primero intuitivo, una respuesta de rechazo preadolescnte ante la violencia patriarcal percibida primero hacia mi hermana mayor en el hogar y más adelante, desde los 14 hasta casi los 18 años, sobre mi primera compañera, sometida a violencia física y psicológica por parte de su padre. Me pasé el instituto tratando de curar moratones, narices sangrantes y heridas del alma, animando a denunciar y respetando su decisión de no hacerlo. Por otra parte, también respondo a un patrón casi psicoanalítico detectado por una teórica llamada R. Connell en 1990: soy el varón menor de la familia. Franco ha muerto hace 4 años cuando nazco. Ocupo el escalafón más bajo de la jerarquía familiar y el modelo de autoridad de mi padre y mi hermano como que no, que no, que no me representa en unas décadas de los 80/90 que tampoco lo necesitan ya (el modelo pasa a ser el del psicólogo emocionalmente inteligente).



El feminismo en mí es primero intuitivo. La intuición de saberme hetero por aprendizaje desde la adolescencia, de reconocer mis atracciones “raras” y mis miedos ante ellas como respeto irracional a las normas y no a ningún mandato natural, de hacérseme presente la fuerza de la norma y el castigo y sentir una espontánea solidaridad hacia quienes la sufren de pleno junto con una mezcla de miedo y enfado ante la conciencia de mi sexualidad coartada. Encuentro una fuente de extrañamiento y libertad en este saberme construido.

Mi feminismo se hace personal-político cuando a los veintitantos se me rompe la realidad en pedazos y percibo hipersensible las formas de dominación estructural que se expresan constantemente en el cotidiano. Comienzo a ver el Mal reinante y pululando constantemente el cotidiano. Desamor, sociología y precariedad, ¡cóctel molotov! Se apodera de mí un fuerte deseo de NO QUERER PARTICIPAR. Me siento oprimido entre hombres, aliado entre mujeres y combativo frente a cualquier machismo (cualquier fascismo normalizado en general), viniera de donde o de quien viniera. También como efecto del desclasamiento producto de la precariedad estudiantil cambian muchas de mis prácticas cotidianas. Aparece en mí el deseo de expresarme públicamente “en femenino” (prendas de vestir, generalizar en femenino si hay más chicas que chicos, manejar la ambigüedad sobre las expectativas de lxs otrxs acerca de mi sexualidad…).


La realidad se me convierte en un espejo lleno de opresiones: de género, de sexualidad, de clase, de nacionalidad, de raza, ecológica… Y me quiero zafar. Todo me duele. Quiero destrozar la TV. Destrozar el lenguaje. Destrozar las opiniones ajenas. Incluso destrozar las amistades. Todos los espejos. Pocas cosas me hacen reír, pierdo la simpatía que tan querido me hacía. Siento odio y desprecio… devenir-punk con pinta de jipi. Hay un juez cabrón en mi interior que ni me deja ni deja vivir en nombre de lo Posible. Me invento mi propio psicoanálisis a partir de mis recuerdos, detecto algunas cosas importantes como al juez cabrón y me sale gratis (más tarde vendría el socioanálisis, mucho menos yoico y enriquecedor para mí). Al cabo de un tiempo me doy cuenta de que me cuesta mucho reírme de mí mismo. Me he encerrado en un gesto reactivo de purificación identitaria llena de contradicciones, culpas y quijotismos peterpanescos.

A través de la sociología, comienzo a conectar con la teoría del discurso institucional de la Mujer, la perspectiva de género, etc. En parte como efecto de un discurso eurocentrado, no relacional ni transversal y a menudo instalado en la victimización, asumo la historia como culpa, comienzo a caer en moralizaciones y rigideces ideológicas, a auto-observarme y racionalizar en exceso y a reproducir los binarismos y universales de la sociología (feminista) del poder. Pero también, en una facultad como la de Granada, totalmente controlada por el ppsoe, cuyo departamento de sociología es reino del Opus Dei, comienzo a leer a Foucault, algún neomarxista, sociología crítica… Entonces no sé poner todo esto en orden, (me) pongo (en) todo esto a dialogar para tratar de producir sentido y posicionarme políticamente respecto a la teoría.
Al tiempo comienzo a hablar, necesito cómplices, problematizar, expresar mi malestar respecto al género, como identidad personal y como violencia y desigualdad estructural. Una colega de un grupo feminista me habla de una organización de hombres profeministas. Aparte ella quiere impulsar un grupo de hombres y me convoca a su casa, junto con otros tíos interesados que desconozco. Están invitados ellos y el colectivo de mujeres feministas que ahí se reunía. No fue ni uno, sólo yo. Mientras esperamos, ellas comienzan a tratar cuestiones del grupo. Se forma un aquelarre. Estoy un poco acojonado, siento una gran admiración por su seriedad política y estoy impresionado por su manera de relacionarse. Me siento como una pulga, me siento torpe, cohibido. Fui a una segunda convocatoria y volví a ser el único. Volví a compartir otra tarde con ellas, ya más relajado. Creo que estas dos reuniones fueron mi primer referente de lo que es un grupo de activismo político autónomo de base.

Termino la carrera en Barcelona, donde escucho por primera vez el término queer para autodefinirse -paradójicamente- por parte de dos amigos maricas, uno académico y el otro okupa. No sé qué hacer. Abajo el trabajo. Ingenuo, quiero aunar curro y sensibilidad político-social a través del mercado laboral, opto por ponerme al servicio de “una buena causa”. De vuelta a Andalucía le digo a la compañera feminista que me gustaría hacer algo en este ámbito. Me responde: “¿pero tú has leído?”. Con el tiempo me doy cuenta de que no fue una pregunta, para mí fue casi una orden. Hacía ya como dos años que ella me había dado a conocer la asociación de hombres feministas de la igualdad. Solicito hacer prácticas ahí, me traslado de ciudad a empezar de cero (como buen precario) y acabo trabajando para esa organización. Coincidiendo en un encuentro, le recuerdo a mi amiga lo que me preguntó aquel día, y me dice sorprendida: “¿¡eso te dije!?”. Me hace gracia la ironía: me siento un poco como el hermano de Léolo, que se tira años musculando su cuerpo porque no estuvo a la altura en una pelea intrascendente para el otro. Años después, perdido el contacto, me entero de que esta compañera, joven profesional de la igualdad y la perspectiva de género y ecofeminista, ha intervenido desde el público en las Jornadas Estatales de Granada (bautizo de fuego del transfeminismo en España) para decir que no se entera de nada de lo que se está hablando. De nuevo la ironía: leer no es una cuestión de cantidad, evidentemente, ni te hace necesariamente más o menos feminista, pero los discursos, las teorías, los modos de problematizar, los sujetos de enunciación se anquilosan, anquilosando las subjetividades y los modos de hacer política, feminismo en este caso. Esto me parece sintomático entre quienes tienen como referente el feminismo oficial, generalmente reactivxs con los nuevos feminismos que emergieron desde los 90.


Paso unos años de “bipolaridad feminista”: por un lado haciendo acción social-institucional-laboral al auspicio del discurso de las “nuevas masculinidades” para los “hombres igualitarios”. Por otro, haciendo acción militante y participando en espacios de autoformación en feminismos en un proyecto de universidad autogestionada que aún tiene lugar en el centro social Casa Invisible. Por un lado, reformando a Harry, olvidando las preguntas radicales, los discursos atrevidos, las prácticas irreverentes, ejecutando el plan de otro, manos de manos de manos que dan de comer y hacen de las ONG algo sí gubernamental. Por otro, deviniendo revolucionario, atravesado por lenguajes extraños: performatividades, cyborgs, nomades… Por un lado emprendiendo la reforma moral y funcional -familiarista- en un proyecto ideológico ilustrado ya capturado por el capitalismo y el estado; por otro, disociando sexo, género, sexualidad y cuerpo, apreciando la belleza de lo abyecto, aprendiendo a percibir y pensar de otro modo, incluyendo a las biomujeres masculinas en mi discurso frente al virilismo del discurso binarista de los hombres igualitarios, desmoralizando mi forma de problematizar la prostitución o el porno, ampliando los contornos de lo posible, encontrando la medida de mi propia normatividad, cuestionando los modos tradicionales de organización y de hacer política. Por un lado, haciendo de mesías que trae la buena nueva, el mensaje, el nuevo hombre, el nuevo modelo platónico de género para un nuevo régimen insensible a la vida; por otro, aprendiendo nuevas preguntas, balbuceando nuevos lenguajes, sintiendo una humildificante ignorancia. En un lado, la psicologización: el desierto teórico, el no-movimiento social, expoliado por los discursos terapéuticos, la profesionalización y por algunos hombres buenos; del otro, la politización: la selva teórica, el movimiento vivo (anunciando el 15M), pensamiento crítico y acción sin representación.

Lo que apre(he)ndo de feminismo, capitalismo y modos de organización en los espacios de militancia autónoma transforma mi manera de estar en el espacio laboral. En lugar de seguir el mantra nuevomasculino-igualitario incorporo discursos de los nuevos feminismos a mi práctica pedagógica (que se da sobre todo en IES y con profesionales yo soy master de género). Mi referente es el movimiento feminista autónomo, no el mainstream de género o lo que algunos llaman la “perspectiva integral de género”, que no es si no el refuerzo del binarismo para dotarse de autoridad científico-social de cara a justificar políticas de igualdad dirigidas al sujeto biopolítico “hombre”, o un intento de incluir la categoría “hombres” al concepto institucional de género, que viene siendo utilizado como eufemismo para decir “mujer”.


Me resisto desde dentro a prescribir al nuevo hombre gubernamentalmente aprobado y me sitúo en la posición del hacer-pensar, abrir-posibles, producir-preguntas… Deja de interesarme plantarme en un aula de instituto a invocar binarismos y universales, a víctimas y verdugos, a hombres y a mujeres, a naturalezas y culturas, a sexos determinados y géneros construidos y a futuras familias heterofuncionales, y comienzo a invocar en las aulas lo puta, lo marimacho, lo marica, lo blandengue, lo bollero, lo monstruoso, lo eclesial, lo capitalista, lo precario, lo anal… Como si de un partido político se tratara se me castiga por mis salidas de discurso y tono (hay quien incluso me sugiere que lea otras cosas). Algunos momentos de reconocimiento externo y de algunos compañeros me mantiene laboralmente a flote, pero para cuando se produce el despido (con la crisis como coartada, real y perfecta) estoy aislado en tareas de formación y me han reducido la jornada 8 h en 3 años, de las que al menos 4h son para tratar de disciplinarme y/o despedirme más barato. El mileurismo me queda entonces muy lejos y la prestación que me queda ahora me coloca estadísticamente en el umbral de la pobreza.

El feminismo como deseo -como un proceso, como procomún que explica en parte la configuración actual de mi subjetividad, que me atraviesa y me produce como efecto de lo colectivo, como fuente legítima, con autoridad para mí, de conocimiento y de futuro- no es una mera decisión. No es mera decisión personal, el fondo está en si te compones o no con los feminismos como proceso, como deseo, como colectividad de múltiples cuerpos que hacen fuerza y se afectan para vivir de otro modo y crear las condiciones de posibilidad para la transformación de las relaciones y las instituciones heteropatriarcales. El feminismo en mí responde a un proceso deseante -histórico y colectivo- que me ha atravesado y producido como efecto político de percepción y sensibilidad.


Una vacuna para los fascismos y microfascismos, para las codificaciones normativas capitalista-colonial-hetero-patriarcales que merman nuestra capacidad deseante, nuestra sensibilidad corporal, nuestras posibles formas de componernos en las relaciones. No obstante, que te identifiquen como feminista de cara a la galería me parece una cuestión sin interés a nivel de identidad personal, pero sí de interés estratégico-político: ¿puede ser estratégicamente interesante o deseable que un biohombre hetero-masculino, o un colectivo que parta de esa composición, se re-presente en determinadas situaciones como feminista? A su vez, ¿no es más interesante apropiarnos de las descalificaciones de lxs reaccionarios patriarcalistas y enunciar desde lo “huelebragas”, “pagafantas”, “femilistos”, “hombres blandengues”, etc.?

El feminismo en mí comienza intuitivo y ha ido madurando, eso sí, bastante huérfano de colectivos y referentes generacionales. A menudo me pregunto si hombres por la igualdad (que no es sinónimo de biohombres feministas) no se agota en una generación de profesionales y emprendedores que, en un contexto de democracia neoliberal (un oxímoron, ¡y ya se ve!) migraron de la militancia autónoma o sindical hacia el yo, la terapia, la autoayuda, el multiculturalismo y/o la prescripción profesionalista de masculinidad vía institución o mercado. En este sentido comparten el anquilosamiento epistemológico, organizativo y comunicativo propio de las instituciones y discursos oficiales. Hay más declaraciones de principios, más preocupación por definir y purificar una identidad colectiva y más tendencia a prescribir la personalidad, que movimiento autónomo y amenaza a las estructuras de opresión. ¿No tiene todo el sentido hacer políticas desde fuera de la lógica de la representación, tal y como vienen haciendo distintos colectivos autónomos desde los 90? Políticos del ppsoe se esmeran por salir en las fotos de las acciones públicas de los hombres por la igualdad. Un carguete del PP que se alegra de ver a hombres entre el público en una actividad del ayuntamiento sobre cine y género por acá. Otro carguete del PSOE presentando un libro donde confiesa lo bueno que es con su esposa y sus hijos por allá… Aparecen rostros promovidos de cuando en vez en la prensa oficial y en revistas de empresa. Surgen comisiones de expertos, capturas narcisistas, líderes en igualdad… Profesionales psi, trabajadores sociales, educadores, académicos y emprendedores se reparten el pastel de una nueva subjetividad política y económicamente rentabilizable.


Enarbolar la bandera de la “nueva masculinidad” se integra estupendamente con el capitalismo cultural del que habla Zizek: vivo de esto (lo produzco-lo consumo) y además hago el Bien, independientemente de que no haya cambios estructurales de calado e incluso refuerce la dinámica capitalista. ¿No hay una inercia purificadora que nos devuelve constantemente a la identidad como centro del discurso y de la acción política? ¿No es ese esfuerzo visibilizador una trampa, un mecanismo de captura que tiende al vaciamiento y la desradicalización de los movimientos sociales? Mantenerse vivo, instituir movimiento autónomo, quiere decir devenir minoritario, devenir revolucionario, y no re-presentarse como tal; actuar sin hacer Historia con mayúscula, devenir imperceptible. Habría que dejar de exigirle al poder lo que, por definición, no puede hacer: devenir. Solo nosotros somos capaces de hacerlo (Deleuze).

Creo que en los aledaños del movimiento feminista siempre ha habido biohombres, eso no es lo nuevo. Es que se organicen y quieran instituir un sujeto político feminista lo que escama y/o encandila. El tono general de los hombres ahora es achacoso y conservador por la derecha, donde hay un verdadero rearme: ¡el estado es feminista y está contra nosotros, Padre por qué nos has abandonado al maltrato femenino! o ¡el sistema nos arrebata el contacto con nuestra auténtica masculinidad!; y por la izquierda: ¡el sistema nos arrebata el contacto con nuestra feminidad! o ¡ser hombre produce mucho dolor, todos somos víctimas! o ¡cambia así, que es tu deber y además es bueno para ti!.

Cierro con dos citas que resumen las dos preocupaciones que me han movido a escribir esto, una que recoge Gracia Trujillo en un texto esclarecedor:
Un movimiento permanece vivo mientras exista un conflicto en torno a su identidad colectiva (Nancy Whittier)

La otra, un comentario de Fefa Vila al debate en la revista Pikara en relación al artículo: “¿Qué hacemos con la masculinidad: reformarla, transformarla o abolirla?”:
En un momento histórico de rearme del machismo (el machismo de siempre aunque le llamen “neomachismo”), si las feministas establecemos alianzas, necesarias, tenemos que asegurar que estas no sean falsas; no nos lo podemos permitir.

¿En qué punto estamos?

AtoroVlac




Texto publicado y extraído de: atorovlac.wordpress.com

martes, 6 de mayo de 2014

18 DE MAYO, V ENCUENTRO DEL LIBRO EN L'ORXA

18 DE MAYO: V TROBADA DEL LLIBRE EN L’ORXA



Desde "Mujeres sin fronteras y sin bozal" colaboramos en la organización y difusión de la V Trobada del Llibre.

Somos conscientes de que muchas de las personas que nos venís siguiendo desde hace algo más de un año os sorprenderéis por esta entrada en el blog.. Imagino que os preguntareis que por qué las "Mujeres sin fronteras y sin bozal" se implican en un proyecto que aparentemente nada tiene que ver con el feminismo?. Bueno, creo que más de una de nosotras ya hemos comprobado en nuestras propias carnes y hasta puede que en las ajenas (para bien o para mal ) que las apariencias engañan)... y es que en este lugar los textos anarcofeministas que atesora su guardián aparecen ante nuestros ojos como testigos de una época que nos gustaría recuperar... vivir, gozar...Sentir!!


No fui capaz de asimilar de los tesoros en forma de libros, primeras ediciones, folletos, prensa, revistas ("La revista Blanca", "Estudios", ...) que se presentaron ante mis ojos en la primera visita que realicé al Paraíso porque no podía abarcar tanta belleza, libertad, conocimiento y generosidad...!!
Porque si, no hay nombre mejor puesto, "El Paraíso de la razón" es un verdadero paraíso para la razón y los sentidos en plena naturaleza y gestionado por una de las personas más generosas que conozco en el ámbito libertario, mi querido Bole, el guardián de los tesoros, al cual acompañan otras amigas y amigos libertarios igual de generosxs en la difusión de la historia libertaria y que pueden beber cuanto quieran de las fuentes historiográficas que pone a su disposición el paraíso...

Creo que ya podréis ir comprendiendo el por qué de esta implicación e ilusión en el proyecto: Las cosas bellas, intensas y enriquecedoras hay que compartirlas y no me da pudor reconocer que el día de la IV Trobada fue uno de los días más mágicos de mi vida.

A golpe de latidos y estímulos comprendí mucho más de lo que hubiera imaginado sobre la idea libertaria.

El próximo 18 de mayo, y ya van 5 años, podremos disfrutar en L’Orxa, un bello pueblo del comtat de Alicante, de la tradicional “Trobada, Canvía el teus llibres”, una iniciativa de animación a la lectura que pretende fomentar el placer por la práctica de leer en cualquier formato.

En L’Orxa facilitamos que puedas cambiar gratuitamente tus libros leídos… Podrás cambiarlos por otros de un fondo de mil ejemplares que en tiempo real se van renovando, creando infinitas posibilidades de cambio…
Además, hay posibilidad de desplazarse en autobús desde Alicante, a precios populares...

RESERVA TU PLAZA LO MÁS PRONTO POSIBLE

NO TE QUEDES SIN DISFRUTAR DE LA MAGIA Y LA BELLEZA QUE NOS PROPORCIONARÁN LOS LIBROS, LA NATURALEZA Y LA BUENA GENTE

Teléfonos de contacto para el bus:

633 784 410
672 049 708



Blog del paraiso:

http://paraisodelarazonlorxa.blogspot.com.es/
Trae tus libros y pasareos el día intercambiándolos gratuitamente
También disfrutaremos de:

-El día de puertas abiertas del MUSEO "HETERODOXOS, HEREJES Y MARGINADOS"
Curiosa temática para un museo en plena naturaleza, ¿no?..




Cinco movimientos componen la colección.

Herejes y Anticlericales, que nos recuerda parte de los que trataron de restituir los principios religiosos, y los que se enfrentaron a las religiones desde la negación más absoluta.
Los Anarquistas que se enfrenta a toda institución que se erija en dirigente de la sociedad humana como es el estado.

Los Masones que lejos de la heterodoxia y la herejía han sido marginados y perseguidos a través de la historia.
Los Naturistas que se enfrentan a la estructura social que aleja al ser humano del medio natural y del contacto con la naturaleza.

Y la Medicina natural que cuestiona la medicina,”ante la terapéutica de la enfermedad, la terapéutica del enfermo.”

¿Empezamos ya a entender el por qué de este Paraíso de la razón apartado del mundanal ruido?....

- Presentación a cargo del autor, Manel Arcos, de su último libro "El robo de Benimassot" quién nos adentrará en los misterios de este histórico robo llevado a cabo en 1874 en este pueblo.

-Una comida en el campo.

- Actividades para niñas, niños y adulto durante todo el día por los bellos parajes de L'Orxa




Recuerda, no te quedes sin plaza en el bus que sacamos con precios populares desde Alicante

Teléfonos de contacto para el bus:

633 784 410
672 049 708

http://paraisodelarazonlorxa.blogspot.com.es/