sábado, 24 de enero de 2015

MANIFIESTO ANARCOSEXUAL



POR ARIANE AUMAITRE 


Os confesaré una cosa en lo que al sexo se refiere: después de tener un orgasmo, no me apetece hacer absolutamente nada. Y es que una vez que he llegado, terminado, alcanzado el clímax —que me he corrido, vaya—; todo lo que me apetece hacer es tumbarme boca arriba, mirar el techo, encoger los dedos de los pies y disfrutar de mi ratito de paz absoluta, en el que solo tengo que preocuparme de flotar.




Esto, que no me supone ningún problema cuando el orgasmo me lo guiso, me lo como y lo digiero yo solita, me ha traído más de un problema cuando se trata de tenerlos en pareja. Y es que claro, eso de acabar, y con tu pareja aún esperando que llegue su gran momento, tú solo quieras que te dejen tranquila en tu micromundo… puede llegar a ser un poquito problemático. Sé que mi gran problema se solucionaría fácilmente si fuese posible alcanzar el clímax a la vez en todos los polvos de nuestra vida, pero claro: puede ser un poco complicado (eso sí, cuando tienes mucha confianza con tu pareja y lo lográis, vale la pena y mucho).




Hemos asumido que el final ‘‘oficial’’ de un polvo llega cuando el chico en cuestión termina, se deja caer cual peso muerto, te da un besito y se queda completamente inerte. Cierto: cada vez somos más las mujeres que reclamamos lo nuestro y que tenemos a bien recordarles que además de ser dueños de su muy preciado pene, lo son también de un par de manos y una boca, y que aquí no ha acabado nadie hasta que los dos estemos contentos… pero también es verdad -y aquí hablo desde mi experiencia y la de alguna que otra amiga- el hecho de que una mujer no llegue al orgasmo sigue viéndose como algo mucho más normal en el sexo que que sea el hombre el que no lo haga.

Tengo la sensación, por desgracia, de que cuando yo he tenido mi orgasmo y mi pareja no; si mi vagina se niega a dejar entrar a nadie porque está tranquila descansando es ‘‘normal’’ que el susodicho me agarre de la cabeza y me diga que le haga una felación. Sin embargo, cuando el caso es inverso y yo me he quedado a medias, demasiadas veces he tenido la sensación de estar pidiendo un esfuerzo titánico y endeudándome de mil favores por algo tan simple como querer mi parte del pastel.

Asumo que el objetivo principal del sexo en pareja no es otro que el de sentir, proporcionar y compartir placer. Disfrutar de hacer disfrutar, a la vez que nuestrx compañerx de cama nos hace disfrutar a nosotrxs (quien dice cama dice sofá, cocina, mesa, ducha, jardín, playa o el lugar que más os guste, vaya). Por ello, tiendo a ser más amiga del dejarse llevar que de poner normas, ataduras, procedimientos estandarizados y reglas a algo tan instintivo como lo es el sexo. Para mi, las únicas reglas válidas son las impuestas por el respeto mutuo, y por tu derecho a decir hasta dónde quieres llegar, y con qué prácticas sexuales te sientes o no te sientes cómoda.




Digo no, por lo tanto, a los polvos que parecen seguir una plantilla, o un formulario médico en el que tienes que ir poniendo ticks al lado de cada actividad. Cinco minutos de caricias y frotamientos preliminares: tick, tres minutos jugando con las manos: tick, cuatro minutos de mamada: tick, siete minutos de misionero: tick, beso en la frente y brazo sobre su hombro: tick. No, no y no. No a la rutina, no a lo pre-establecido y no a no innovar.


Sí a no mirar el reloj, a desordenar los pasos a seguir que llevas siguiendo desde los dieciséis, sí a probar sitios nuevos, posturas nuevas, juguetes nuevos, sí a hacer eso que siempre has querido probar y sí a decir en voz alta lo que quieres en cada momento. Sí a pedir que te ayuden a terminar sin que te de vergüenza, sí a ayudar a que tu compañero termine si has sido la primera, y sí a tu derecho a correrte y quedarte mirando el techo una vez que otra sin preocuparte de nada más, que nosotras también nos lo merecemos de vez en cuando.




Texto extraído de:weloversize.com 

miércoles, 21 de enero de 2015

EL ROSA NO FUE SIEMPRE "COLOR PARA NIÑAS"....



POR AMANDA VÁZQUEZ 


Cuando dar una vuelta por el centro de tu ciudad, se convierte en todo un reto e ir a la gran superficie de turno, en deporte de alto riesgo. Tiendas decoradas de espumillón, Papa Noel, renos, piñas y velas. Grandes letras con eslóganes en inglés que muchos no entenderán. Pero en dorado, plateado y con purpurina, todo parece más bonito: “Merry Xmas” “Holiday Greetings” “Exit Only”…


¿Y qué me decís de los escaparates de juguetes? Por más que estemos en la edad de tener que comprarlos para otros, siguen atrayendo nuestra atención y hacernos detener unos segundos para admirarlos: princesas en vestidos vaporosos y coches radio control. Hello Kitty , Barbie y las Monster High en su estrado rosa, se mantienen a una distancia bien marcada de Ben10, Gormiti y Pokémon, en su sección azul.

Pero, ¿quién decidió que el "color rosa era para niñas" y "el azul para niños"?

Fotografía de JeongMee 2006 “See Woo y sus cosas rosas”

Como muchas cosas que consideramos "femeninas", inicialmente fueron llevadas por los hombres. Y es que en la Francia barroca, ellos eran los abanderados de la moda y las tendencias. El Rey Sol Luis XIV fue el primer hombre en llevar tacones, y por aquella época el rosa era un color masculino.

Casaca de la época de Luis XVI siglo XVIII: Susan Stamberg/NPR

¿Os sorprende la afirmación? Tratados del s XVII hablan del rosa como un color derivado del rojo, color temperamental más acorde con el “espíritu masculino” mientras que el azul, era considerado femenino y recomendado por ser “un tono más delicado y elegante”.

No fue hasta después de la II Guerra Mundial, cuando debido a los mecanismos de propaganda para la recuperación económica, se estableció el azul como el color mono de trabajo, en fábricas y talleres. Mientras que las mujeres con delantales rosas, se quedaban en casa cuidando de las nuevas generaciones.

Se pasó de esto :


A esto


También influyó que tras esta época de austeridad y faldas de pitillo en colores de guerra, Dior re-formulase a la mujer como un caramelo envuelto en capas de tela y rosas en su colección de 1956.

Vestido de Christian Dior de 1956, rosas floreciendo sobre seda color marfil

El rosa pasó a ser el "color de la mujer" por excelencia hasta nuestros días.

Sin embargo, no todo es producto del marketing: un estudio publicado en 2007 en el Current Biology , las mujeres pueden estar biológicamente condicionadas para preferir más el color rosa o tonos más rojizos de azul, que los hombres....

En 2008 se realizó un estudio sobre 208 individuos entre 20-26, en la Universidad de Newcastle. De nacionalidades variadas para evitar influencias culturales. Tras varias pruebas demostraron que la mayoría de mujeres mostraba preferencia sobre el rosa y los violetas, mientras que los hombres se inclinaban hacia el azul.

Y vosotras, ¿qué opináis? La inclinación femenina al color rosa, es producto del marketing, la cultura o el género?



Referencias:


Time Magazine, 2007 Study Why girls Like pink?
US National Public Radio: Girls Are Taught To ‘Think Pink,’ But That Wasn’t Always So 2014
Museum of Fine Arts, Boston Think Pink Exhibition 2013

Texto extraído de: weloversize.com

domingo, 18 de enero de 2015

DISTORSIONES PATRIARCALES: LAS FEMINISTAS ODIAN LA AMABILIDAD?....



¿Las feministas odian la amabilidad?

No. Lo que quieren es que no puedan ser amables sólo los hombres y hacia sólo las mujeres. Quieren que todo el mundo, que cualquiera pueda ser amable. Que un hombre pueda abrirle una puerta a otra persona, sin importar sus genitales ni las posibilidades de acostarse con ella. Que una mujer pueda cederle el asiento a otra persona si quiere.

Las feministas hacen por tanto una crítica racional empática al tema de la galantería, que combaten por su machismo y misoginia, pues se cosifica a la mujer en cómo se la concibe y en cómo se la trata y por tanto se degrada o caricaturiza la relación.

Desde la inteligencia feminista, luchamos por ser amables como gesto de cuidarnos y mimarnos las personas, y no como mecanismo para codificar a la gente y conseguir cosas de ella. La amabilidad es un rasgo humano no del Hombre.





¿Qué tienen las feministas contra el "halago"?

Expresarle a las personas el valor que les damos, lo que las apreciamos podrá hacer que se sientan halagadas, aunque lo normal es que haga que se sientan queridas y apreciadas, que no es lo mismo, pero sin duda alguna no es lo mismo que halagar, es algo mucho más hondo, empático, de relación humana, y no algo tan trivial y dañino como el halago que se le enseña al Hombre a hacer en el patriarcado.

En el patriarcado se le dice al Hombre que debe halagarlas con regalos y palabras. ¿Para qué? Aquí aparece otro de los elementos distorsionantes y desagradables del “halago” (a parte de que está claro que es unidireccional: del Hombre a las mujeres): para que les den placer sexual o en el más permanente de los casos ¿amor? (el unidireccionalismo se ve en que si le damos la vuelta, no es lo mismo. Las mujeres deben respetar al Hombre, admirarse de sus méritos reales, y ahí está el sistema de héroes y tal, no hace ninguna falta que se le digan tonterías huecas; también porque Él manda en realidad respecto al sexo, por eso durante siglos si ellas no querían sencillamente las violaba y eso se consideraba “seducir”, no tortura). Halagar a alguien no es valorar y apreciar a alguien y hacérselo saber, al menos no en el patriarcado: a las mujeres hay que halagarlas para “llevárselas al huerto”, “tener la llave a su corazón”, como dicen metafóricamente (porque si fuera eso la llave a que te quieran, qué cosa tan insignificante serían las mujeres!, como lo que nos han dicho durante siglos contra toda evidencia!; y si es metáfora de su vagina, ya sabemos, es siempre lo mismo, y encima consideran de mal gusto que lo denunciemos).



Toda esta ideología es machista y misógina. Las mujeres son personas con mentes humanas, no niñas caprichosas a las que hay que engatusar para que te obedezcan o hagan lo que quieres.

Si el Hombre quiere “comprender a las mujeres” bastaría con que empezara a desarrollar inteligencia feminista para limpiar su mente del dogmatismo patriarcal, y así vería que la mente humana es impresionante y compleja y que los genitales no determinan su desarrollo. Con cada “no comprender” suyo se nos está diciendo: “sois caprichosas, hay que manipularos para sacar algo bueno de vosotras”. Como a “los indios” con las cuentas y los cristalinos. Cruel la ideología patriarcal, violenta en extremo.

Valorar a las personas es algo que necesita cualquier persona, hacerlo y recibirlo. Engañar, engatusar, manipular, cosificar, usar estrategias es algo que necesitan hacer quienes no pueden sentir empatía hacia quienes tienen delante, esa inteligencia.


Si quieres que te quieran, aprende a querer, a valorar a las personas, y no a tratarlas como si no fueran personas (como si fueran muñecas). (Hay que ver qué afición tiene el hombre patriarcal a jugar con muñecas, qué obsesión con forzar a otras personas a ser sus muñecas!) La igualdad va de mirarse las personas a los ojos y hablarse como personas, no de juegos de poder.

Cómo anular con halagos




Hablando de musas, “ser musa” fue la jodida estrategia patriarcal para anular a las mujeres artistas, al menos, respecto a que pasaran a la historia como artistas (consiguieron hacer daño, sin duda), no que consiguieran que ellas dejaran de crear (la música siempre ha estado ahí, a pesar de todo el ninguneo, subestimación, desprecio, miedo y odio)… Otorgándoles el honor de Ser Musa, se suponía que no podrían elegir otra cosa: qué mayor honor que ser inspiración del Hombre artista? Muy triste, abusivo y bobo.





Era bastante asqueroso porque el tema era: había una mujer artista entre muchos hombres artistas (no era fácil para las mujeres ser nada que no fuera madre, puta y poco más) y la anulaban como con los “piropos”, cosificándola y distorsionando el valor de su aporte. Y encima colaba.

Sin el dolor igual, me pregunto si se parece a cómo opera la violación en el patriarcado: si los chicos se quieren acostar contigo, has sido elegida, mola (que luego en lugar de a 5 se te tiran sólo 2, por qué será), y luego es tu condena. Si te conviertes en musa, mola, y luego es tu condena.

—Maria Luisa Latorre: Musa=objeto. Artista=sujeto




Textos extraídos de: mujerpalabra

jueves, 15 de enero de 2015

PRINCIPIOS Y FINALES: Cosas que se aprenden con las rupturas



Comparativamente hablando, quizás sea más interesante analizar cómo se separan las parejas que cómo se conocen. Es verdad que la gente suele hablar mucho más sobre las separaciones que sobre los principios de las uniones.

Los principios y los finales de una relación de pareja suelen estar cargados de intenciones −aunque sean de distintos tipos−. Los principios pueden ser complicados pero la ilusión consigue facilitar su devenir. En muchas novelas y películas se muestran las múltiples y variadas peripecias que tiene que superar una pareja para terminar unida. Luego de eso se dice y se supone que 'vivieron felices y comieron perdices por siempre y para siempre'. Cuando en realidad, la convivencia de la pareja es la prueba de fuego en la relación. Ésta suele determinar si va a funcionar y a sobrevivir, además de la ya cruda prueba del paso del tiempo.

Hoy en día es posible crear contactos y conocer a parejas potenciales de las formas más sencillas que ha habido en la historia de las relaciones. Los tablones de anuncios virtuales proliferan, Internet y los millones de foros que hay por el mundo hacen los principios cada vez más comunes y sencillos. Así, las formas en que 'Chico conoce a Chica' −o 'Chico a Chico', o 'Chica a Chica'− pueden ser cada vez más insólitas.

Los finales también pueden formar historias extraordinarias. 




Las razones por las que una relación tiene que terminar o interrumpirse pueden ser variadas y hasta fascinantes. Sin embargo, también es cierto que no siempre los miembros de la pareja tienen una clara idea de qué es lo que pasa. A veces pueden sentir confusión acerca de cómo proceder para disolver −de la mejor manera posible− la que hasta entonces era una historia conjunta. La vida de uno de los miembros de la pareja tiene tanto que ver con la del otro, que es aconsejable que la separación se lleve a cabo cuidadosa y pausadamente. "En tiempo de lluvias no hagas mudanza", reza el dicho. Y en este caso, resulta especialmente cierto.

Desde nuestra perspectiva, creemos importante que la separación de la pareja sea amigable y que, si es posible, se lleguen a acuerdos con los que ambas personas se sientan satisfechas. Lo deseable sería que al perder la pareja no se perdiera también a la persona amiga. Hay muchas formas de terminar.

Las peores situaciones se generan cuando se deja pasar mucho tiempo antes de aceptar que llegó el final. Cuando se deja pasar tanto tiempo, los resentimientos crecen y con ellos la crispación y la ira. Y cuando la pareja está al límite, la gota que desborda el vaso, puede suponer un abrupto y triste final que esa historia de amor no se merecía.



El gran dilema universal




A veces las parejas terminan y no porque ningunx de lxs dos sea unx miserable sino porque el amor se acaba, sí, el amour no es eterno, OJO, que sí lo son otras muchas cosas, como el cariño, el respeto y los planes futuros.

Pero qué pasa cuando esos planes de futuro empiezan a suponer que uno de los dos se aburra MAZO. Las personas en esencia no cambian está claro pero sí evolucionan, y es en ese distanciamiento que se produce al evolucionar de manera diferente cuando surge el gran dilema universal, que no es elegir entre pizza o hamburguesa o cuando darse la vuelta cuando estás tomando el sol es:

CÓMO VOY A HACER ESTO A UNA PERSONA TAN MARAVILLOSA???

Llegados a este punto hay que aclarar que este dilema universal SOLO lo tiene la gente con valores, gente que merece la pena porque la forma de actuar frente al desamor clasifica a las personas en tres tipos:

1. Cobardes con valores. Lo asumen, lo aceptan y se joden. Es temporal en realidad son un tipo 2 que les falta tiempo.

2. Cobardes sin valores. Se callan, hacen como si nada y follan con otros/-as. Es calaña, gente de la que hay que huir incluso como colegas, no respetan nada y tarde o temprano te la jugarán.

3. Gente con valores. Básicamente te quieres morir todo el rato porque no entiendes qué ha pasado para no amar a alguien tan maravilloso pero es así, no le amas y cuando crees que sí porque pasas del sí le quiero al no le quiero como mil millones de veces cada dos minutos y medio apróx. no son dudas, es miedo, lo que tiene ser mortal (si has tenido que pensar si le quieres, no le quieres)

Pues bien gente 3, el desamor como la depilación con cera, mejor del tirón. Prolongarlo solo conseguirá un desgaste emocional tremendo DE AMBOS porque una cosa os voy a decir, cuando se está con alguien “por pena” SE NOTA. Se nota que estás perdiendo a la persona que amas y esto lleva a conversaciones infinitas que no solucionan nada porque cuesta decir el “no te quiero” a quien te mira con ojos de “si me dejas me muero”. Pero ante el desamor hay que dejar sí o sí, porque él se merece quien lo ame y tú mereces amar. No hay más.



*Aclaración (2), la mierda loca esa del más me duele a mí que ti es eso, mierda loca y una mentira como un catedral, que va a ser lo mismo caerse de un bordillo que de un barranco, YA.


Cosas que se aprenden con las rupturas:

Ya seas tú la persona dejada o la ‘dejadora’, las rupturas duelen casi tanto o más que un cólico nefrítico y aún encima estas ni con Buscapina pueden tratarse. Cuando estás en plena espiral del dolor es complicado ver la luz y hay días en los que llegas a pensar que esos pinchacitos en el estómago han llegado para quedarse y jamás te abandonarán.


Tras unas cuantas semanas de montaña rusa y otras pocas semanas de tener que ir corriendo al baño de la ofi a echar unas lagrimillas, llega el ansiado momento. Esa mañana en la que te levantas y ya no hay kleenex a tu alrededor. Ese día en el que te acuestas y te das cuenta de que no has pensando en él/ella ni en la pupa que te hace durante un solo segundo. ¡Mission acomplished! ¡Prueba superada! En uno de esos procesos de duelo anoté todas esas cosillas que me han ayudado a sentirme mejor. Quizás a las que ahora mismo todavía estéis en plena vorágine de sentimientos y locura os sirvan de algo

- Tu trabajo/hobby/pasión, puede salvarte la vida. Tener obligaciones es lo mejor que te puede pasar aunque en ese momento exacto lo concibas como un coñazo. Tú preferirías quedarte en casa llorando antes que ir a trabajar, claro. Pero lo cierto es que estar ocupado es una bendición en estos casos.

- La ruptura te obligará a salir de tu zona de confort, y eso es bueno, lo creas o no. Te verás obligada a centrarte en ti misma y demostrarte que eres fuerte sin tener a nadie al lado.






- Las relaciones están formadas por dos personas y no siempre tú eres el culpable de todo. Es importante que dejes de pensar ‘y si no le hubiera dicho’, y si, y si, y si… Si habéis llegado a este punto y ninguno de los dos ha reculado, cualquier martirio posterior es innecesario.

- A la nostalgia hay que ponerla a raya. Está bien bucear entre fotos a lágrima viva los primeros días, pero no lo prolongues en el tiempo. Soy la primera a la que le gusta regodearse en su propio dolor a veces y retozarme en el lodo de los recuerdos, pero he aprendido a frenarlo cuando ya me estaba haciendo más mal que bien. Guarda las fotos, mete en caja todos sus recuerdos y deja que la vida continúe sin su presencia constante. ¡Lo agradecerás!



- A Rey muerto, Rey puesto. MENTIRA. La herida no curará si no dejas de ponerle tiritas, y más si estas tiritas son de los chinos.

- El amor no muere de un día para otro. Da igual el daño que te hayan hecho, el sentimiento positivo no desaparecerá el día que te pusieron los cuernos o te dijeron ‘hasta aquí’. Y eso, hasta cierto punto, no es malo. A mi me gusta pensar que todas esas experiencias maravillosas que un día disfrutaste con tu pareja ya te pertenecen, os pertenecen solo a los dos, y eso no habrá ruptura o broncón que te lo arrebate. En tu memoria siempre podrás acudir a ese primer beso que te robó junto a una máquina de tabaco y sonreír reviviendo las mariposas en el estómago.



- Tu familia y tus amigxs son más importantes de lo que piensas. Cuando estás en plena crisis existencial, cosas tan simples como coger el teléfono pueden darte perezón. Deja que te cuiden, deja que lxs tuyxs se preocupen por ti y te traigan bolsas de chuches o se inventen findes en la sierra para airearse. Ellxs te darán el único cariño que realmente necesitas en cada momento.

- Amar es un verbo no un sustantivo. El amor es una acción, no un concepto emocional. Parece una chorrada, pero si todos lo tuviéramos claro desde el principio nos ahorraríamos tantísimos quebraderos de cabeza…

- La gente no cambia. Y si eres de las mías (una especie de adicta a las causas perdidas), tampoco. El día que asumes que ni tú ni nadie conseguirá que X se ponga en el lugar de la gente y deje ser un/a egoísta de mierda, respirarás tranquila. Créeme.

- Tu felicidad no depende de nadie que no seas tú. Condicionar tu estado anímico a tener pareja y estar bien con ella es lo peor que puedes hacer. Redescubre tus aficiones y el gustito que da disfrutar de tu soledad de vez en cuando.

- La frase de ‘hay muchos peces en el mar’ es REAL. Esa sensación que renace tras una ruptura de que eres tú y solo tú la persona que elegirá con quién estar, y que hay cientos y cientos de personas para ti ahí fuera… eso es indescriptible. Un subidón de adrenalina que te hace sentir vivo y que quizás te haga llorar, pero de felicidad.



- Nada es para siempre, pero el dolor tampoco. Te levantarás un día y por fin podrás verlo todo con perspectiva. Ya no duele y no solo eso, tendrás toda la vida por delante y un montón de aventuras nuevas por descubrir que quizás en pareja jamás habrías experimentado. Ha llegado el momento de poner en la pared ese póster que tanto te gusta: ‘the best is yet to come’.


Textos extraídos de: yofollecontigo. y weloversize.com

domingo, 11 de enero de 2015

SEXPROPÓSITOS PARA EL 2015


Ir al gimnasio, hacer dieta y aprender inglés. Todos los años los mismos propósitos. Harta de los convencionalismos, tal día como hoy me dije a mí misma “¿Y por qué no me propongo quererme a mí misma?”. Así, puesto que todos somos personas sexuadas, la sexualidad como aspecto biológico, psicológico y social del ser humano, cobra una vital importancia respecto a nuestro bienestar.

Con todo esto, años después y especializada en quererme mucho, he decidido compartir lo que un día me prometí y hasta el momento no he dejado de cumplir: mis Sexpropósitos.

SEXPROPÓSITO 1. Aprende más sobre tu propia sexualidad.

Así es, aprende sobre TU sexualidad. Conócete a ti misma. Conoce tu cuerpo, tus gustos y tus apetencias.

Aprende a masturbarte, averigua qué es lo que más te gusta, qué tipo de caricias son las que más te ponen a tono, qué zonas de tu cuerpo son las más erógenas además de tus genitales, qué olores te atraen o qué fantasías sexuales te gustaría realizar. En definitiva, cultiva tu deseo sexual.

Por si te atreves…

EJERCICIO “MI MOMENTO”:




Localiza una cama en un lugar en el que te sientas tranquila y cómoda. Estando sola y a una temperatura agradable, túmbate y relájate.
Cierra los ojos e intenta visualizar algo que te excite. Puedes tomarte todo el tiempo que necesites e incluso crear una historia erótica en la que la protagonista seas tú. Imagina que en esa historia aparecen escenas picantes: caricias, besos, masajes, sexo oral, penetración vaginal o anal. Puedes escoger la práctica sexual que más te guste y dar rienda suelta a tu imaginación.

Mientras creas tu historia puedes acariciar las partes de tu cuerpo que prefieras; por ejemplo el cuello, los pechos, el vientre, los muslos o los genitales. Si hay una zona específica que te guste muchísimo acariciar y no la haya nombrado, adelante, imaginar es gratis y muy sano.

Si te apetece, puedes masturbarte e incluso si te gusta muchísimo, llegar al orgasmo. Si no consigues alcanzar el orgasmo, no te preocupes, este ejercicio, además de dar placer, tiene como objetivo conocerse a una misma y conocer qué partes de tu cuerpo te producen más placer. Además, saber que ese momento es sólo para ti y las propias caricias que tú misma te brindas, ya es motivo suficiente para el disfrute. Te mereces disfrutar de ti misma y de tu sexualidad.



SEXPROPÓSITO 2. Quiérete. Quiérete mucho:

Mímate y date un capricho de vez en cuando, que un dulce al año no hace daño.

Por si te atreves…

EJERCICIO “ESPEJO”:

Mírate en el espejo (de cuerpo entero a poder ser) y observa tu cuerpo, primero con ropa y luego sin ella.



Ahora pregúntate a ti misma “¿Qué ves?” y contéstate en voz alta (tranquila, puede que al principio te sientas un poco ridícula hablando contigo misma en voz alta, pero verás los efectos tan positivos consigues al finalizar el ejercicio).

Está totalmente prohibido auto-determinarse con adjetivos descalificativos, así que nada de “es que la celulitis no sé qué o es que este michelín no sé cuantos”. Sólo te puedes permitir decir calificaciones positivas; porque sí, puede que tengas un michelín, pero mira que ojos, o que culo, que pechos, o mira que curva tan bonita hace tu sonrisa. Busca aquello que te guste de tu físico y date permiso para echarte un piropo.



SEXPROPÓSITO 3. Deshazte de los mitos sexuales y olvida que existen los tabúes.

¿Conoces el juego del teléfono en el que una persona dice una frase a otra, ésta a otra, ésta última a otra, y así hasta que el contenido del mensaje se deforma totalmente? Pues con el sexo igual. Tras haber sido durante muchísimo tiempo en Occidente el tema tabú por excelencia, no te puedes imaginar cuánto desconocimiento hay acerca del tema y cuántos mitos y leyendas divagan entre las sombras.


Porque no es lo mismo sentarte en una cafetería y, entre risas, hablar de tu vida sexual con tus amigas que leer bibliografía al respecto, te recomiendo que te informes y amplíes tus conocimientos, y que para ello leas, leas mucho.

Por si te atreves…

Te dejo una pequeñísima parte de la bibliografía que yo misma he leído y me ha encantado:

Tu sexo es tuyo. Silvia de Béjar.

Todo lo que las mujeres quieren saber sobre sexo y se atreven a preguntar. Paloma Aznar.
Psicoerotismo femenino y masculino. Fina Sanz.
Los vínculos amorosos. Fina Sanz.
S=EX2. La ciencia del sexo. Pere Estupinyà.
En el principio era el sexo. Christopher Ryan y Cacilda Jethá.

¡FELIZ SEXO!





Texto extraído de: weloversize.com

lunes, 5 de enero de 2015

¿QUÉ COMES CUANDO TIENES LA REGLA?



Lo que comes cuando menstrúas es importante. Bueno, en realidad, lo que comes durante todo el ciclo es de vital importancia porque sin duda influye en nuestros niveles hormonales y en el balance de éstos, así como en nuestro ánimo debido al impacto en nuestro cuerpo físico. Sí, la comida es importante. ¿Mucho? pues sí, más de lo que imaginamos y más de lo que nos gustaría. Yo no soy nutricionista. La verdad es que tengo una rabia ancestral a las dietas, bien por salud y mucho más por estética. Nunca he podido mantener ninguna, por muchos beneficios que ésta me trajera. Salvo mi decisión de ser vegetariana (que revoqué hace 2 años) no he sostenido en el tiempo ningún hábito alimenticio estricto. Bueno, sí, comer productos de origen ecológico. Esto sí. Desde hace 5 años. Al principio nos dejábamos un ojo de la cara comprando estos alimentos pero luego aprendimos dónde comprar de calidad y a buen precio. No voy a negar que donde vivo es totalmente asequible y hay mucha oferta, porque al principio no había casi nada y era harto complicado y caro.

Bueno, la historia, la que hoy os quiero contar es lo que como cuando menstrúo y lo que dejo de comer antes de menstruar. Estas claves son para mujeres que, como yo, no toleran las dietas y les sale urticaria de sólo pensar en no poder tomar algo porque alguien lo diga. 



Sí, soy una rebelde tontorrona con esto de la comida, lo confieso. Sólo tomo aquello que me apetece y que sé que me va a sentar de fenómenos. Pocas veces como aquello que me va a hacer daño, porque luego el precio es demasiado alto y no tengo ganas de pagarlo. Así que aquí va mi lista:

Aquello que NO como días antes (5 días antes de mi menstruación):

- Fritos




Ni croquetas, ni rabas, ni alitas de pollo ni pescaito frito. Cero fritos. Nuestro hígado tiene que sobre esforzarse lo mínimo pues tiene un largo trabajo en estas fases (premenstrual y menstrual).

- Carnes rojas




Y mucho menos animales hormonados. Las hormonas que inyectan a las vacas llegan a nosotras y alteran nuestro ciclo menstrual. No es una broma de mal gusto, es una realidad de esta sociedad hiperestrógenada. El consumo de lácteos y carnes ecológicas es la única alternativa posible.

- Lácteos no ecológicos




A mí no me sienta bien la leche de vaca. La de cabra la tolero mejor. Lo que ocurre es que soy más quesera que un ratoncillo de bodega. En la fase premenstrual es imposible que no tenga mono de queso. Trato de comer queso de cabra tierno con nueces y miel. Me sienta mejor y “mato el monazo” de queso.

- Alcohol


Vamos a ver. Alcohol como una birra o una copa de vino, pues como que no me la voy a quitar por nada del mundo. Además en esta fase me encanta disfrutar de mi copa de vino tinto (soy bodeguera, lo sé) pero bebidas fuertes como un Gin-tonic (de ésos estilo ensalada que tan de moda están o chupitos (puag)) pues caen mal y para cuando vamos a menstruar caen muuucho peor.

- Cafeína- teína


Todo excitante y estimulante sienta como un tiro a un cuerpo que se dispone al relax. Que es lo que nos ocurre con la progesterona en la fase premenstrual. Para la medicina maya, china y ayurvédica la cafeína y teína dejan el útero frío y un útero frío tendrá problemas y dolores al expulsar el endometrio. Más allá de sus recomendaciones (muy ciertas) podéis hacer la prueba, reduciendo o eliminando el consumo de cafeína- teína (yo la dejo para la preovulatoria y ovulatoria) en la fase premenstrual y menstrual. Sentiréis como el cuerpo trabaja mejor aunque eso sí, viviréis la realidad de ir más lentas y abstractas. Hecho común que nos suele llevar a la ingesta de excitantes.

- Ensaladas, helados o cualquier comida fría


El frío es el enemigo de una menstruación plácida. De esto no tengo ninguna duda. todas las medicinas milenarias lo enseñan, sí, pero no hay nada como la experiencia para asegurarlo. El cuerpo, en esta fase de hibernación, necesita alimentos que pueda procesar fácilmente y que le mantengan en ese estado de relax que precisa para hacer el enorme trabajo de eliminar las toxinas del cuerpo y vivir el proceso de limpieza y renovación de la menstruación. 

Aquello que COMO siempre en mi fase menstrual:

- Té Chai calentito




Ya en la fase premenstrual me tomo de una a dos tazas de rico chai sin té. Esta infusión lleva cardamomo, clavo, canela, jengibre y pimienta negra en grano. Da muchísimo calor que es justo lo que necesitamos para vivir una menstruación suave. El calor es indispensable y el mejor aliado de nuestro cuerpo (el frío no es nada recomendable pero yo sé que una coca cola bien fresquita es lo mejor del mundo -sí, yo también detesto a los señores de la coca cola pero me gusta un montón y vivo en ese amor- odio). Durante la fase premenstrual y menstrual el chai calentito es un remedio valiosísimo para regular la menstruación y llenar de calor nuestro cuerpo. Podéis comprar los ingredientes (cultivarlos sería lo más mejor) en la herboristería de vuestro barrio o bien comprarla ya hecha. La marca Yogi Tea tiene el Classic que es ecológico, equilibrado y está muy bueno.

- Sopa miso calentita




Para las freaks de la nutrición (mucha macrobióticas) esta sopa es mano de santa. Yo la compro ya elaborada porque no soy de cocinar demasiado (mucho menos cuando voy a menstruar pues las ganas son nulas). Es ligerita de tomar y sienta de maravilla. Alivia la sensación de pesadez y nos deja calmaditas. Suelo tomar una que lleva jengibre pues así sumo más calorcito a la ecuación (además que me vuelve loca). Viene en sobre monodosis con lo que puedo guardarla par el siguiente ciclo.

- Agua




El agua nos ayuda en este proceso. Siempre agua del tiempo, nunca fría. Ayudamos así a nuestros riñones que, junto con el hígado, son los responsables de la limpieza de toxinas que se lleva a cabo en la fase premenstrual y menstrual.

- Cacao




Hablo de cacao no de chocolate con leche y azúcar. El cacao, sobretodo el día o 2 días antes de la “regla” nos ayuda a subir el ánimo si éste está muy alterado. Nos llena el cuerpo de endorfinas y nos permite estar más optimistas si es que estamos buceando en nuestras grandes sombras y nos estamos quedando sin oxígeno. Chocolate con un 75% de cacao mínimo es lo mejor de lo mejor par estos casos. Podemos fundirlo con agua calentita o leche ecológica caliente y tomarnos una taza.

- Noodles


Sí. Lo confieso, fan de los noodles con sopita. Pero no de los noodles que venden ahora con cantidades ingentes de glutamato. Los del súper precocinados, no. Podéis comprar esta pasta oriental en el súper y hacerla con la sopita miso; o bien podéis hacerlo con espaguetis corrientes y molientes con la sopa miso. Sienta fenomenal y vamos cogiendo energía para la fase preovulatoria.

- Tortilla francesa


Es decir tortilla de dos huevos ecológicos. Podéis ponerle pechuga de pavo (si es pavo ecológico mucho mejor) o atún pero queso no es recomendable. Los lácteos en esta fase es mejor evitarlos.

Y bien, esto es lo que (no) como en éstas fases. Claro que más de una vez hago excepciones pero sé que, en mi caso, todo es más sencillo si me alimento de este modo en estos momentos. Sobretodo si voy a tener que hacer un esfuerzo que “no debiera” en estas fases, lo equilibro alimentándome mejor. Sin duda se trata de que cada una encuentre su equilibrio. Os confieso que soy de muy buen comer, con lo que en la fase preovulatoria mantengo hábitos más- menos saludables pero según avanzo a ovulatoria soy de comer contundente. Sinceramente, mis 4 mujeres tienen apetencias propias. Es cierto que en la fase premenstrual tendemos a tener apetencia por las “guarrerías”, la comida basura y demás. Es un tema hormonal que yo enfoco del siguiente modo:

Estamos tan poco acostumbradas a parar, a bajar a nuestro Inframundo, que buscamos salvavidas en los carbohidratos y en los azúcares. En lugar de lidiar con nuestra rabia y nuestras angustias nos las tragamos entre tostadas de mantequilla con queso y azúcar. Hemos aprehendido a llenarnos la boca para seguir calladas. Untamos nuestras penas y las sazonamos. Cuando cambiamos estos hábitos (cuesta mucho porque cualquier prohibición le sienta fatal a la Señora Premen) no nos queda otra que hacer algo con nuestra mala leche. Ya no nos la tragamos, ya es momento de destruir para construir lo que realmente nos hace bien.

Y hasta aquí los consejos culinarios de hoy. Ya entro en mi fase preovulatoria y vuelvo a soñar con pucheritos de lentejas

Texto extraído de: elcaminorubi.com

jueves, 1 de enero de 2015

POR UN 2015 SIN PATRIARCADO


Desde Mujeres sin fronteras y sin bozal, todxs lxs compañerxs que colaboramos en este blog, deseamos,esperamos y lucharemos por un 2015 libre de terrorismo estatal contra las mujeres, sexismo, violencia de género,  y de cualquier forma de discriminación contra las mujeres 

Porque somos la revolución! 



Llunavermella

Lima Ácida