Estamos dando una nueva imagen al blog.

Disculpa las posibles molestias que esto pueda causarte. Danos tu opinión sobre el nuevo diseño.
Nos será de gran ayuda.
Gracias.

Buscame...

Cargando...

viernes, 20 de septiembre de 2013

EYACULACIÓN FEMENINA ¿HABLAMOS DE "EL SQUIRTING"?

El mundo de la pornografía lo ha puesto de moda, es el llamado squirting o, lo que es lo mismo, la eyaculación femenina: mujeres con escandalosos orgasmos capaces de ahogar a más de uno.

¿Existe la eyaculación femenina? SI, claro que sí pero…¿como en la pornografía? La mayoría de las veces no, claro que NO.



Cuando no tenemos otras fuentes fiables de información lo poco que se nos ofrece queda aceptado de inmediato, por eso muchas personas acaban creyendo que lo que sale en las películas porno se asemeja a la realidad.

El problema no es que cada vez más adolescentes se informen sobre temas de sexualidada través del porno (¡menuda información distorsionada!) sino que, ya como adultos, muchas de nuestras exigencias y objetivos en la cama se asemejan a lo que en estas películas se muestra. Así ha ocurrido con el squirting.

Como está de moda, parece que ahora las mujeres quieren “aprender a hacerlo” o consideran que así tendrán un orgasmo de mayor intensidad (claro, ¡solo hay que verle la cara a la actriz de la película!). Pero, para los que intentan vendernos la moto, aquí lo dejo claro: la eyaculación femenina es un fenómeno presente solo en una minoría de mujeres y no, NO es entrenable.

En este video se explica cómo y por qué sucede la eyaculación femenina y, en el caso de que tu cuerpo esté diseñado para ella, cómo provocarla:


Alma nos trae datos curiosos y consejos sobre la eyaculación femenina, una gran desconocida.

Ilustración: Isa

Durante una relación sexual, ¿has sentido que tienes muchas ganas de orinar y no lo puedes controlar? ¿Has encontrado algunas manchas misteriosas en tus sábanas, colchas, lo que sea, después de la relación pero no huelen a orina o flujo? ¡No tienes nada raro, disfuncional o malo! Felicidades, ¡has eyaculado!

¡Ojo! La eyaculación femenina no va ligada al orgasmo; es decir, puedes eyacular y no tener un orgasmo, eyacular y tenerlo al mismo tiempo, o tener un orgasmo sin eyacular. Así que no te preocupes por nada, en estos temas no hay imposiciones; sólo ocúpate de disfrutar a tope cada experiencia sexual en la que te embarques.

Muchas veces esa sensación de “querer orinar” nos corta un poco el rollo e intentamos contenerla. ¡No lo hagas! Eyacular no es algo exclusivo de los hombres, también lo podemos hacer nosotras, sólo que no nos han explicado cómo, ni siquiera que tenemos la posibilidad. Pero antes de darte unos tips para lograrlo, te contaré un poco dela historia de la censurada eyaculación femenina.

Durante mucho tiempo la ciencia ha obviado, y hasta negado, la existencia de lo que podemos llamar la próstata femenina, la glándula de Skene; la cual al ser estimulada y/o presionada, expulsa un líquido de color lechoso y cierto sabor salado – que puede cambiar con nuestro ciclo menstrual -, y que no es lo mismo que la lubricación vaginal o la orina. Al ser estudiado, se ha dicho que la única diferencia que este líquido tiene con el semen es que no contiene esperma, pero sí aminoácidos, fructosa, ácido cítrico y algunas veces urea (por eso puede tener un leve sabor a orina).

La glándula de Skene se ubica entre la vejiga y la vagina y alrededor de la uretra (o en algunos casos en el interior de ésta); además colinda con la zona del punto G; por eso podemos eyacular y tener un orgasmo al mismo tiempo con la correcta estimulación. Es un tejido esponjoso con un tamaño aproximado entre 2 y 5 cm (así de grande), aunque el tamaño varía dependiendo de cada mujer. Cuando nos excitamos, la glándula se inflama de líquido y no de sangre, y puede llegar a expulsar ¡hasta un litro! Por las cantidades y su ubicación es que nos da la sensación de orinar.


¿Qué por qué han negado la existencia de la próstata femenina? Bueno, para muestra basta un botón. La medicina habla de nuestros genitales como órganos internos, externos y secundarios, o como órganos esenciales y adicionales. La glándula de Skene, como el clítoris, son los únicos órganos cuya función es dar placer y no tienen fines reproductivos, y se consideran algo secundario, accesorio o adicional. Incluso muchas mujeres, cuando van a una consulta ginecológica a descifrar qué es ese líquido que segregan, son extirpadas de su glándula de Skene, porque “no les sirve para nada.”

La ciencia occidental post victoriana es la que decidió obviar la existencia de la glándula de Skene, puesto que hay datos de textos hindúes que hablan de la eyaculación, hasta Aristóteles e Hipócrates la reconocían como un hecho natural. En fin, para no seguir “haciendo corajes” pasemos a lo bueno: los tips.




Antes de empezar, compra unas sábanas oscuras porque será más fácil identificar la mancha blanca; también puedes comprar un cubre-colchón, por si eyaculas grandes cantidades. Lo mejor es no tener miedo a ensuciar la cama, siempre se puede lavar. Orina antes de practicar para que no quepa duda.
No contraigas la vagina en el momento previo al orgasmo. Nosotras tenemos la tendencia de contraer nuestros músculos antes del orgasmo, pero intenta, en ese punto de no retorno, soltar los músculos (si lo puedes hacer desde antes, mejor) y empujar.
Para conseguir la eyaculación, no es necesaria la penetración. Para eyacular necesitamos estimular (con cualquier cosa, de preferencia curva), la pared frontal de la vagina, aquello que queda contra el hueso pubis; es decir, entre la vagina y el hueso.
Y no lo olvides; eyacular NO es orinar, no produce orgasmos, y el líquido que expulsamos NO es orina. No se trata de incontinencia urinaria ni de debilitamiento del suelo pélvico, como nos pueden decir algunos médicos o médicas.

Por cierto, hay personas que se pueden asustar o “incomodar” con nuestra eyaculación – hay muchas otras que lo disfrutan a montones-, así que puedes avisarle a tu pareja de que intentarás eyacular o que lo haces para evitar sorpresas.

Por último: no tienes que avergonzarte por nada, nosotras, nuestros líquidos, no son sucios. Nuestra sexualidad, nuestro placer no tiene que ser sutil, implosivo, limpio o bonito, ¡NO! Nuestro placer es como nosotras queramos que sea. Exploremos nuestra sexualidad, re-conozcamos y apropiémonos de nuestro hermoso y divertido cuerpo

Gracias Diana Pornoterrorista, sin tu taller este artículo no hubiera sido posible.


4 comentarios :

  1. Es muy interesante, pero hay 2 cosas que me parece importante aclarar y que se extienden en un rollote que creo vale la pena soltar: Uno; eso que se menciona de la "medicina occidental", que considera como secundarios al clítoris y glándulas (la de Skene), no es como está en los libros actuales de Ginecología que conozco, tampoco recuerdo a algún médico referirse a ellos como secundarios. Segundo; una extracción de una glándula o cualquier otro órgano (cualquiera que sea) no se puede plantear como tratamiento de primera elección de forma general, y eso mismo aplica a la mayoría de cirugías, siempre se buscan tomar otras medidas que puedan otorgar una buena calidad de vida y que se adecuen mejor a cada persona, no siempre se tienen esas opciones, de hecho hay 2 principios muy célebres que en medicina se manejan para considerar un tratamiento y que son muy aplicables para explicar este punto en forma breve "Primum non nocere" ó "Primero no dañar", y "Hay enfermos, no enfermedades", entonces se busca proponer un plan terapéutico que de la menor cantidad de problemas y sea lo mas específico para cada persona. Entonces el artículo esta bueno pero la verdad es que crea la idea de una medicina perversa, que dista mucho de la realidad que vivimos l@s que estamos dedicad@s a eso, y sin ser perfect@s y sin tener la medicina perfecta, aceptando las limitantes propias a este momento histórico y de nuestra condición humana, puedo decir que no conozco a nadie que actúe esperando que sus pacientes sigan enfermos o busquen dañar su salud, que se hace un gran esfuerzo por dar mejor atención, y dentro de los hospitales también se hace la lucha, claro que muchas veces no es suficiente y claro que hay gente que suele olvidar eso o ni siquiera lo toma en cuenta, pero espero tener un poco de su credibilidad si les digo que las condiciones laborales cada vez peores, los estilos de vida insanos, el individualismo, la avaricia y un largo etc. de problemáticas que son fomentadas por el diseño del actual sistema dominante, no pueden ser ajenos a permear en la atención de la salud, y en la medicina que se practica. Y si me parece una exageración con la que me encuentro frecuentemente la forma en la que se exponen los fracasos que tiene intrínseca la práctica médica,que es el intento de la salud, y, pues si se ve de forma fría, esta tiene asegurada su fracaso tarde o temprano, pues la muerte la tenemos asegurada tod@s. Pienso yo que en la medicina hay mucho trabajo por hacer para mejorar, modificaciones que llegarán, se reconocerán tanto nuevos como antiguos conocimientos que demuestren ser benéficos para la salud, pero todo lleva su tiempo y la verdad que el conocimiento que la humanidad genera y acumula es tremendo, mucha personas de momento trabajamos mucho para eso y sabemos que no nos alcanzará la vida para poder culminar esa tarea, pero esa compas, esa es la lucha, no importa si se habla de salud o cualquier otro tema. Un saludo y un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Me parece muy bien que se hable tan abiertamente de este tema, pero hay mujeres (como en mi caso) que no nos gusta mucho que esto ocurra, no por como se pueda sentir el hombre, sino por nosotras, porque no nos gusta esa sensación. No me ha pasado siempre, solo un par de veces. ¿Se puede controlar? ¿Hay manera de evitarlo? Entiendo que no se pueda entrenar para las mujeres que nunca lo han experimentado pero, a las que le ocurre, ¿hay forma de que esto no pase?
    Repito, me parece genial que se empiecen a hablar de estos temas sin ser algo tabú o que se tenga que esconder, pero no a todo el mundo le gusta sentir o experimentar ciertas cosas.
    Me gusta mucho el blog, ¡saludos! :)

    ResponderEliminar
  3. A mi me sucede que soy multiorgásmica y ek squirt es algo natural que me sucede cada vez que me masturbo.
    Pero como señala nuestra amiga, a mí tampoco me agrada la situación y me encantaría poder controlarlo; y es que me hace sentir incómoda.
    En fin, para quienes lo intentan les deseo suerte y recuerden, la autoexploraciòn es primordial.

    ResponderEliminar
  4. Es posible tener un squirt mientras tu pareja te da un orgasmo solo besandote los senos.

    Debo decir que fue lo mas potente q he sentido en mi vida, sentí todo desde el clitoris hasta dentro de mi vagina se inflamaba y comencé a botar toda ese liquido, sin que me tocara la vagina ni penetración.

    Antes solo me había pasado una vez con penetración.

    Pero desde q conocí a mi nuevo me pasa siempre, siempre.

    Ya ni lo puedo controlar, a el le encanta y a mi igual, el tema es que cada vez es con mas frecuencia y es un poco incómodo no poder dejarme llevar cuando llego a ese punto de placer.

    Por que no siempre puedo andar dejando todo empapado, mojado.

    En fin me llama tanto la atención lo que experimente, ya que siempre pensé q esos orgasmos los lograría sólo con penetración.

    ResponderEliminar