Estamos dando una nueva imagen al blog.

Disculpa las posibles molestias que esto pueda causarte. Danos tu opinión sobre el nuevo diseño.
Nos será de gran ayuda.
Gracias.

Buscame...

Cargando...

jueves, 10 de octubre de 2013

LA MUJER ANARQUISTA

La tragedia de la emancipación de la mujer (Anarquista Emma Goldman)


La mujer ha sido históricamente ocultada, minimizada y se la ha puesto en un nivel inferior al del hombre, por años, décadas y siglos. El volver a sacar a la luz al género femenino convirtiéndola en un actor social de igual a igual con el hombre, ha sido y sigue siendo una tarea difícil de concretar. La estigmatizada idea de la mujer pasiva, casta, dentro del hogar, ha sido la barrera más grande dentro del desarrollo y el accionar de la conciencia social femenina, ya que ha sido limitada por los hombres, desde los principios por considerarla sin la facultad de ejercer la política.


Durante fines del siglo XIX la mujer cumplió un rol dentro del movimiento anarquista no menor, pero si de bajo perfil, muchos hombres trataron de incentivar la participación femenina en la lucha social y libertaria, la forma que tenían de hacerlo era a través de la prensa, en la que se escribían artículos muchas veces firmados con nombres de mujeres, aunque quizás algunos si lo fueran. Es muy difícil también poder comprobar los nombres si estos existieron o no, por la constante persecución política que sufrían. Los nombres firmantes eran falsos.

Durante el siglo XIX la historia de las compañeras libertarias que participaron en varios eventos de carácter revolucionario, no se registran en la historiografía clásica, por lo que es un deber, un compromiso y una responsabilidad sacar a la luz dicha historia de garra, compañerismo y combate.

Debemos recordar que la mujer tuvo tres formas de emancipación desde el siglo XIX a través de las mujeres artesanales rurales, las urbanas y la industrial. (Como así lo menciona Gabriel Salazar). La última nombrada fue la que se acercó más al pensamiento libertario y a la toma de conciencia de la condición humana y social a la que estaban expuestas por el "patrón" y también por el hombre en sí. Empezando a organizarse en sindicatos, mutuales o grupos de mujeres.


La inquietud de la mujer obrera durante los siglos referidos apuntaba a un cambio social sobre todo laboral, sin dejar de nombrar la posición que ésta tenía bajo su esposo, o en relación con los hijos, que tampoco fue una instancia fácil de sobrellevar, sobre todo porque el ambiente escenográfico de trabajo y vivienda eran paupérrimos.




Cherry Skingirl Periódico anarquista El Surco
Textos extraídos de: Portaloaca.com

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada