Estamos dando una nueva imagen al blog.

Disculpa las posibles molestias que esto pueda causarte. Danos tu opinión sobre el nuevo diseño.
Nos será de gran ayuda.
Gracias.

Buscame...

Cargando...

martes, 1 de octubre de 2013

PALABRAS CACHONDAS...El poder erótico de las palabras



Reflexionemos sobre el poder erótico de las palabras.

Un día, haciendo recuento de mis experiencias sexuales, me di cuenta de que no había probado más que producto patrio, español. Me pareció curiosa esa analogía entre mis amantes, los cuales siempre eran, como mucho, castellanos. Cuando fui consciente de éste tema, decidí que era hora de empezar a importar un poco de experiencia. Opino que en esta vida debemos probar todas aquellas cosas que nos causan curiosidad, porque es una excelente manera de conocernos a nosotr@s mism@s y nuestros límites.

Total, que me lié la manta a la cabeza y empecé a probar nuevos horizontes. Raro todo, porque yo siempre he sido la típica Frida que sólo se acostaba con sus novios, y novios de muchos años. Así que, preparar mi mente y mi cuerpo para compartirlo con personas ajenas fue un trabajo de autoestima y autoconocimiento importante. Uno de los hallazgos más alucinantes de estas experiencias fue el poder que tienen los idiomas, los acentos y las palabras en general sobre nuestra libido y nuestra capacidad de excitación.

lustración: Estrella

Y sí, es que resulta que hay muchas Fridas y muchos Kahlos que se ponen pero que MUY BERRACOS escuchando a sus parejas decir guarrerías, o dulzuras, o palabras en general en sus idiomas propios. Y qué curioso me parece que nos resulten tan atractivos los acentos ajenos… Y parece ser que, cuánto más lejanos, más nos ponen. Entiendo que antropológicamente hablando, la mezcla de raíces y de genomas de distintas zonas del globo terráqueo son importantes. Entiendo que nuestra naturaleza nos empuja, no sólo a buscar aquella herencia genética más apropiada, completa y compatible con nosotr@s, sino que también nos gustan las cosas prohibidas, raras o poco comunes. De ahí las filias, que son todas esas cosas rarunas que nos excitan sexualmente.


Y es que, es increíble cómo podemos llegar a descubrir las filias más profundas de nuestro inconsciente. Es increíble lo que una persona que se atreve a conocerse es capaz de encontrar en su interior. Increíble cómo nos pueden llegar a afectar las palabras. Igualmente, hay muchas personas que para excitarse utilizan el idioma, la descripción de aquellas fantasías que pueden llegar a imaginar y a describir de la manera más vívida posible. De hecho, cuantos más detalles, más se suele excitar la persona que es sensible a este tipo de filias. Y es que el ser humano es fascinante. Éste no deja de ser otro genial ejemplo de la importancia de nuestro lenguaje. El sexo es un campo de batalla en el que todo vale, pero fundamentalmente, lo que siempre nos va a poner más cachondones, tanto a Fridas como a Kahlos va a ser nuestro cerebro. Ese es el órgano que de verdad hay que tener en cuenta. Hay que follarse a las mentes, eso decía el gran Dante, personaje en la película de Martín Hache. Si fuéramos más conscientes del poder de los pensamientos con respecto a nuestro comportamiento (tanto sexual como social) nos cargaríamos los problemas de frigidismo e impotencia en un santiamén. Y es que, seguro que me apuesto una mano y no la pierdo, si os digo que las circunstancias que derivan en un problema sexual vienen casi siempre del fondo de nuestro inconsciente, donde se guardan las claves para entender nuestras filias, nuestras inclinaciones sexuales (ojo, no me refiero a que nos gusten hombres o mujeres, sino a lo que nos gusta a cada persona en la cama), las claves de los ataques de ansiedad, de las fobias… Ahí, en el espacio más recóndito de nuestra mente, ahí es donde tenemos que llegar si queremos entendernos. Como ya hablamos en pasados números, los sueños y todo lo que tiene que ver con la proyección onírica es una gran herramienta para aprender a conocernos mejor.

Algunas filias rarunas que encontramos relacionadas con las palabras:
Coitolalia: excitación producida al hablar durante el acto sexual.
Coprofemia: placer sexual proveniente de decir obscenidades en público.
Coprolalia: estimulación sexual mediante el uso de malas palabras.

En verano viajamos, nos vamos fuera del país, viene todo el abanico multicolor de guiris de todas las partes del mundo. Dime, ¿¿ has probado?? ¿Te has dejado llevar por lo exótico de una pareja sexual, tal vez casual? (¡¡Por qué no!!). Os animo, .

Minimol
Texto extraído de:proyecto-kahlo.com

Nota de las autoras del blog: Si vuestra economía no os permite viajar al extranjero...¡¡¡¿¿Qué más da??!!...Os aseguramos de primera mano que las ciudades e incluso los pueblos están llenos de guiris....Ummm, deliciosos



No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada