Estamos dando una nueva imagen al blog.

Disculpa las posibles molestias que esto pueda causarte. Danos tu opinión sobre el nuevo diseño.
Nos será de gran ayuda.
Gracias.

Buscame...

Cargando...

martes, 16 de diciembre de 2014

CUANDO NO ERES ESA MUJER DE LA QUE LA GENTE SE "ENAMORA"....




Me han repetido una y otra vez que el amor verdadero debería de ser mi prioridad número uno en la vida y me he visto condicionada a aceptar y creer que debo experimentar este amor, pero que todavía no estoy lista para ello. Esta es la razón por la cual tengo que cambiar constantemente, por la cual tengo que cambiar mi composición. Todo con la esperanza de que llegue alguien que me diga las palabras mágicas.
Nunca he experimentado lo que se siente cuando una persona te confiesa su amor eterno. Nunca me ha pasado que alguien haya hecho algo tan romántico por mí que haya hecho que casi me desmayara. Por mucho tiempo me causó confusión esta situación. Era una adolescente con necesidades físicas y emocionales normales.


No es que nunca me haya enamorado. Es más, me he enamoré hasta la última fibra de mi ser. Pero nunca nadie se ha enamorado de mí.
Me tomó bastante tiempo darme cuenta de la razón. Y era bastante simple, casi para reírse. Nadie se ha enamorado de mí porque no soy el tipo de mujer de la que te enamoras.

Quizás sea esa mujer que respetas, o esa mujer a la que admiras. O la mujer que te gustaría encontrar en casa cuando llegues del trabajo, esa mujer que te obliga a cuestionar perspectivas con las que has estado viviendo por años. La mujer que acaba con esas nociones preconcebidas que tienes de las cosas que te gustan, la mujer a la que miras y te preguntas ‘¿Cómo? ¿Cómo hace eso?’ La mujer que buscas cuando necesitas fuerza y apoyo, la mujer que hace que te des cuenta de lo grande que puede llegar a ser el mundo. Incluso la mujer a la que acudes cuando necesitas un consejo.

Sin embargo, no soy la mujer de la que te enamoras. No soy la chica con la que quieres pasar horas simplemente mirándola. La chica a la que tratas hacer sonreír, la chica cuyas manos quieres que estén entrelazadas con las tuyas. Esa chica que es tan bella, tan delicada, que te dan ganas de pelear contra el mundo por ella.
No soy esa mujer a la que tienes que proteger de sí misma porque no soy lo suficientemente frágil como para romperme de la nada. Estoy endurecida, y tengo cicatrices de batalla que quizás se parezcan a las tuyas. No me avergüenzo de las marcas, de las manchas y de los moretones que puedes encontrar en mi cuerpo y mi mente, son mías y son parte de mi historia. No voy caminar mansamente detrás de ti, voy a caminar contigo. Voy a empujarte tanto como me empujo a mí misma.
Esto me hace una persona difícil de amar, porque no puedes simplemente tomar mi amor y empaparte de él. No, también tendrás que ceder, y eso te costará. Eventualmente, puede que te vayas simplemente porque encontraste a una chica que te hace feliz en vez de una mujer que te haga pensar.

No soy la mujer de la que te enamoras, soy esa mujer a la que aprendes a amar.


Y me siento bien al respecto simplemente porque sé que cuando alguien me diga ‘Te amo, estoy enamorado de ti’, él sabrá exactamente lo que significan esas palabras. No serán cosas que se dicen sólo en la mañana cuando todavía estás medio dormido. Serán palabras verdaderas, y brillarán a la luz del sol. Será algo que sea reciproco y que me nutra.

Será un amor por el que valga la pena luchar.




Por Candela Duato

6 comentarios :

  1. Creo que el problema mayor para quienes nos constituimos en mujeres que no enamoramos... porque movilizamos esquemas de pensamiento y eso es peligroso... es seguir esperando que alguien nos diga "te amo". También a nosotras nos toca seguir sacudiéndonos los esquemas para ya no esperar esa frase sino vivir el amor desde los actos cotidianos con quienes tengan la fuerza y el coraje de acompañarnos en el tránsito. Salud, compañeras.

    ResponderEliminar
  2. Pues me encanta que no me amen, que no me quieran, que no me miren, los amores machos y misóginos, con su disfraz cursi, romántico y pintado de colores acaramelados. Solo acepto para mi el amor de un ser humano tan pleno, libre y autónomo como esa mujer que pretendo ser yo misma.

    ResponderEliminar
  3. Nos ven fuertes porque nuestra dignidad nos impide manifestar la debilidad que enamora. De mí tampoco se han enamorado nunca de verdad.

    ResponderEliminar
  4. Yo estoy segura que no me he enamorado aun a mis 25 años, ni mucho menos nadie se ha enamorado de mi; apenas habia un chico cuando yo era una niña de 11 años y que no entendia nada; pero de alli no mas; yo no soy esa clase de mujer que se enamora la mayoria de hombres heterosexuales, tal como dice este articulo; muy aparte de que soy feminista y que yo critico todo, no encajo en los canones de belleza de esta sociedad consumista; yo me considero una chica promedio, pero la sociedad me tildaria de "gorda" y "fea", a pesar de no tener obesidad mórbida solo rollitos y si que se va ser, lo fisico no me favorece, ya que como se saben a los hombres hetero se les enseña a juzgar por la belleza y edad como cualidades "importantes"; asi que esta sociedad ya me condena por no tener el ideal de belleza; saben desde mi adolescencia y cuando sufri grandes cambios, llore mucho y me setia culpable por no agradar a los chicos, ya saben a las mujeres no enseñan siempre a echarnos la culpa de todo; tenia problemas de identidad sexual por ello, por eso me refugie en el estudio, si yo era la chica "nerd" de la ningun chico se enamoraria, eso me deprimia mucho, ya que nunca he experimentado esa sensación de sentirse amada por alguien, a tal punto de guardar cierto resentimiento con los hombres, mas aun que yo vengo de madre soltera, tenia mucha colera dentro de mi; pero en la universidad y gracias a un ccontacto mio me dijo que estudie feminismo; y asi descubri que era este movimiento, y estoy agradecida con el feminismo pues me levanto la autoestima que tenia baja cuando leia, que yo podria ser alguien mas y que habria gente que te valorara por tu inteligencia y capacidad, no solo el fisico; de alli ya no he vuelto a ser la misma; terminare ya mi carrera de derecho y tengo metas claras, he aprendido a no generalizar a los hombres y sobre todo que ser una mujer libre e independiente no es malo y que no tengo porqué agradarle a alguien para ser feliz, yo sola puedo; y eso me ha hecho replantear mi proyecto de vida y estoy feliz con compañeras que tambien piensan lo mismo que yo, no se si el amor tocara mi puerta o no se; pero lo que estoy segura que no es mi prioridad, asi como tampoco lo es la maternidad y el matrimonio, son cosas para mi secundarias, mi principal meta son crecer profesionalmente y asi apoyar en la familia de mamá, el feminismo me ha elevado mi autoestima y asi segiremos con esta lucha para alcanzar la igualdad de género y hacer de este mundo, uno mejor.

    ResponderEliminar