Estamos dando una nueva imagen al blog.

Disculpa las posibles molestias que esto pueda causarte. Danos tu opinión sobre el nuevo diseño.
Nos será de gran ayuda.
Gracias.

Buscame...

Cargando...

sábado, 21 de diciembre de 2013

ABORTO Y TERRORISMO DE ESTADO



EN ESPAÑA TODO ES PRIVADO MENOS LA DEUDA DE LOS BANCOS Y LOS COÑOS DE LAS MUJERES QUE SON CUESTIONES DE ESTADO



El derecho al propio cuerpo de las mujeres continúa siendo un campo de batalla para la derecha católica española. El ministro de Justicia del gobierno del PP, Alberto Ruiz Gallardón, ha anunciado la aprobación de la reforma de la ley de la interrupción voluntaria del embarazo (IVE), que pasará a llamarse Ley de Protección de la Vida del Concebido. La reforma se basa al volver a una ley de supuestos más regresiva que la aprobada por el PSOE el 1985, puesto que penaliza el aborto en todos los casos sacado de los supuestos de violación o que exista peligro para la vida o la salud mental o física de la mujer. El ataque a un derecho tan fundamental y aceptado socialmente ha puesto en pie de guerra todo el movimiento feminista, que ha convocado concentraciones ante las sedes del PP.




La reforma Gallardón hace retroceder al Estado español en materia de legislación sobre el derecho al aborto, un retroceso que la equipara a paisos como Namíbia, Tailandia o Botswana y la sitúa por detrás de casi todos los países europeos, con la excepción de Irlanda y Polònia.
Anunciada por el ministro de justicia Alberto Ruiz-Gallardón durante la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, la nueva ley de interrupción del embarazo elimina dos supuestos hasta ahora vigentes: el aborto por malformación del feto y el aborto libre en las primeras catorce semanas. Con la nueva ley, una mujer sólo podrá abortar en los caso de violación o en caso de riesgo para la vida de la mujer o daño acreditado. En el primer caso la interrupción se podrá practicar en las doce primeras semanas y hará falta que la mujer presente una denuncia por la violación, en el segundo caso podrá abortar en las primeras 22 semanas. El supuesto de malformaciones se restringe sólo a los casos en que un facultativo acredite que el nacimiento puede suponer un peligro para la salud psíquica de la mujer o si la malformación del feto es "incompatible con la vida". En cuanto al supuesto de daño a la mujer, Gallardón ha destacado que hará falta que dos médicos de diferentes centros médicos acrediten en un informe que existe "grave peligro, importante y duradero" por la salud física o psíquica de la mujer y que el aborto es necesario y no existe ninguno otro alternativa.
El ministro ha remarcado una y otra vez, durante la rueda de prensa, que la nueva ley no contempla penas para las mujeres -a diferencia de las leyes de 1985 y 2010-, si bien si las mantiene por los facultativos o equipos médicos que practiquen abortos fuera de los supuestos establecidos en la nueva legislación. La ley también elimina el hecho de que no hiciera falta consentimiento paterno para abortar en caso de las mujeres menores de edad e implementa otras medidas, dice el ministro, para reforzar "el asesoramiento e información de la mujer que tiene que abortar", regular la objeción de conciencia de los facultativos y prohibir la publicidad de métodos de interrupción del embarazo o clínicas donde se practique puesto que en ningún caso pueden suponer la primera opción.

El movimiento feminista lo tiene claro: ante la aprobación de la ley Gallardón, la respuesta será, cómo ha sido a lo largo de la historia, la desobediencia. 

Y es que el camino para llegar hasta aquí no ha sido nada fácil. 


Gallardón consuma un retroceso histórico en el derecho de la mujer a decidir sobre su propio cuerpo 


1822-1932: El honor y la mala fama

El aborto aparece penalizado específicamente por primera vez dentro del Código Penal español en 1822, durante el Trienio Liberal. Una mujer que abortara voluntariamente en aquel momento se enfrentaba a una condena de prisión de entre cuatro y ocho años, pena que se reducía a entre uno y cinco años si era “soltera o viuda no corrompida y de buena fama anterior”.

La ley establecía varios grados de reclusión para la mujer que abortaba y para la persona que le practicaba el aborto, que variaban en función del consentimiento, de la profesión de la persona que le facilitara las herramientas de interrupción del embarazo, de la culminación o no del aborto y de si se hacía o no para “salvar el honor”.

Después se fueron sucediendo varias reformas del Código Penal el 1848, el 1870 y el 1932. Todas ellas introducían modificaciones más o menos significativas en el castigo a aplicar, pero continuaban considerando el aborto como una práctica ilegal.


1936: Catalunya, pionera


Durante la Segunda República, se produce un cambio destacable: el gobierno de Cataluña se pone al frente de Europa con el Decreto de la Interrupción Artificial del Embarazo, una ley elaborada por el médico anarquista Fèlix Martí Ibàñez y aprobada a finales de diciembre de 1936, en plena Guerra Civil Española. Esta normativa se convierte en la ley más progresista del continente en materia de derecho sobre el propio cuerpo, puesto que la mujer podía justificar el aborto voluntario por razones terapéuticas (riesgo por la vida del feto o de la mujer), eugenésicas y, la más innovadora, por causas sentimentales o éticas. Es decir, una mujer podía decidir, sin la mediación de terceras personas, si quería abortar o no durante los tres primeros meses de embarazo, con ninguna más justificación que su voluntad de no ser madre. Todo esto, garantizado por una sanidad pública y gratuita


 1941-1985: Los años oscuros

No hay que decir que la llegada de la dictadura franquista dibuja un horizonte desolador para los derechos y las libertades, también para los derechos reproductivos de las mujeres. “Es punible todo aborto que no sea espontáneo”, dice el artículo primero de la ley por la protección de la natalidad contra el aborto y la propaganda anticoncepcionista de 1941.

Durante los años 60 y 70 y hasta la ley de 1985, la red del reactivado movimiento feminista dio todos los recursos posibles a las mujeres que querían abortar de manera clandestina. “La manera más habitual era por aspiración durante las primeras semanas, por el método Karman, que era el que usaban las mujeres de planificación familiar que venían de Francia y que aprendieron algunas ginecólogas de aquí”, afirma Montse Cervera, militante histórica de la asociación Can la Mujer. “La demanda era muy grande y, a veces, las enviábamos a Londres o a Amsterdam a clínicas con las cuales ya establecíamos un contacto previo”.

Las mujeres que no seguían estos circuitos y no se podían permitir, económicamente, marchar a otro país para abortar utilizaban métodos poco seguros que ya se habían usado durante el franquismo, como por ejemplo la ruda, una planta medicinal con una cierta toxicidad que podía interrumpir el embarazo, pero también podía producir hemorragias. Otras incluso utilizaban agujas de hacer media, hecho que ponía en peligro su vida.


1985-2013: Pasos a delante


Después de la transición, cuando la fuerza de los movimientos feministas se hizo evidente con la despenalización de los anticonceptivos, el aborto se convirtió en una demanda social mayoritaria. En 1985, el PSOE aprobó una ley por la despenalización parcial del aborto.

Según esta ley, una mujer podía abortar legalmente en tres supuestos: en caso de malformación del feto, si su vida corría riesgo o en caso de violación.

La ley de 2010 amplió los derechos sobre el propio cuerpo: las mujeres podían abortar antes de las catorce semanas de manera libre y sin intervención de terceras personas, incluso en el caso de menores de dieciséis a dieciocho años.

La ley, hasta ahora en vigor, abría la puerta a practicar abortos más allá de las 22 semanas por malformaciones graves o riesgo por la vida de la madre.

Ahora el estado nos vuelve a amenazar con ese "sutil" terrorismo que le caracteriza...¿¿Vamos a permitirlo??

Mujeres: hemos de organizarnos y romper el estatus como doblemente explotadas por un sistema capitalista y patriarcal


LAS MUJERES NO SOMOS VÍCTIMAS SI NO SUJETO DE PLENO DERECHO


NOS VEMOS EN LAS CALLES

...las extremistas y radicales. 
Aquellas que aún no siendo nada fácil asumir las críticas callejeras por posicionarse prefieren seguir siendo unas inadaptadas. 
A las inconformistas, las que prefieren seguir tras un ideal a sumarse a la turba mediocre y popular. 
A las que luchan activamente por no perder su dignidad. Aquellas que trascienden, que pasan de estar hasta el mismísimo coño a descojonarse vivas de la idiocracia social. A las hartas de estar hartas. 
A las valientes, aquellas que jamás se considerarán víctimas sino supervivientes. 
A las que la desobediencia civil las hace feliz. 
A las que tienen miedo y aún así siguen.
 Aquellas utópicas que realmente creen en un mundo nuevo de sensaciones para la humanidad y las repampinfla las miradas juiciosas de los demás. 
A la sororidad sin límites. 
A las que izan su dedo corazón a los imbéciles. 
A los coños armados en general y a los liberados en particular. 






Exijo la Separación entre mi Vagina y el Estado porque mi cuerpo es mío. No pertenece ni a la Iglesia ni al Estado ni a la sociedad en su conjunto. Por eso las mujeres exigimos LIBERTAD para decidir sobre nuestras vidas y plena autonomía en relación a nuestros derechos sexuales y reproductivos.Las Organizaciones Feministas piden a los estados que pongan los medios para garantizar que el aborto sea seguro y destacan la importancia de promover métodos anticonceptivos. 



Además, para que se respete la libertad que las mujeres deben tener en todo lo que se refiere a su cuerpo, han promovido un Pacto entre Mujeres: “Apelamos al Pacto entre mujeres,-dicen- porque solo a nosotras nos concierne decidir sobre nuestro embarazo, tanto si queremos ser madres como si no queremos serlo. 
Apelamos a las Parlamentarias para que hagan efectivo el Pacto porque ellas son la voz y el voto de sus representadas, son la voz y el voto de las mujeres en el Parlamento. Queremos decidir sobre nuestras vidas y tener plena autonomía en relación a nuestros derechos sexuales y reproductivos. Recortar estos derechos significaría tutelar a las mujeres por el mero hecho de ser mujeres. Sin libertad para decidir no hay igualdad."



La revolución será feminista o no será.






6 comentarios :

  1. Tu coño es tuyo y te metes lo que quieras, si en tu utero se implanta un embrion (humano) ¿que mitad es tuya y que mitad es del propietario de la polla que entro en tu coño?

    ResponderEliminar
  2. Tu cuerpo es tuyo pero la irresposabilidad significa una vida en juego. A mí no me importa si querés ser madre o no, podés elegir darlo en adopción. Ahora: Ese bebé es tan digno de vida como vos. No tenés ningún derecho a matarlo, y muchísimo menos si el embarazo se debe a falta de cuidados propios. En caso de que sea una violación, darlo en adopción es la mejor opción. Hay miles de parejas queriendo hijos.
    Ante las leyes abortistas nadie sale a hablar sobre el costo psicológico y emocional que les significa a las mujeres (así ellas estén de acuerdo con llevar a cabo la práctica) un aborto. Ninguna de ustedes puede saberlo, tampoco. Es una desprotección de dos vidas, por lo tanto: La del bebé que no tiene la culpa del contexto en el que haya sido creado y la madre que sí o sí va a pasar por una experiencia traumática y probablemente por un futuro arrepentimiento, autoestima inexistente y culpa insoportable.
    Dos errores no hacen un acierto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El que es demana és LLIBERTAT!! No s'obliga a ningú a avortar, LA DONA DECIDEIX QUÈ FER, SI VULGUES O NO...És clar que no és un glop agradable però , Què és això d'obligar a parir!! Faltaria més.
      Demanar l'avortament lliure i gratuït és garantir la llibertat, dignitat i salut de la dona. Les riques seguiran avortant malgrat aquesta llei, Però quantes dones quedaran pel camí per avortaments il·legals? Per favor, considerar que un fetus és més important que la vida de qualsevol dona em sembla un barbaritat. Ja n’hi ha prou que siguen les dones les que carreguen a les espatlles la seua crisi, el seu deute i ara el seu feixisme...

      Eliminar
  3. Por si quereis apoyar y difundir la recogida de firmas a nivel internacional para parar la reforma de la ley del aborto:

    https://secure.avaaz.org/en/petition/Spanish_Minister_Alberto_Ruiz_Gallardon_Stop_the_draft_bill_to_change_the_law_on_abortion_in_Spain/

    GRACIAS!!

    ResponderEliminar
  4. Soy hija, madre y abuela. En ningún caso hemos necesitado pensar en un aborto. Fui feliz viendo crecer a mis hijos y ahora lo soy viendo a mi nieto pero si en algún momento de mi vida hubiese necesitado abortar por cualquier tipo de problema personal lo hubiese hecho sin dudar y creo que nadie tiene derecho a decidir como tengo que vivir el resto de mi vida. Por que si a mi o a cualquier mujer se le niega ese derecho, ¿quien cargaría con un hijo al que no se puede mantener o a un hijo al que no se puede querer?. ya hay bastantes desgraciados en el mundo, no se necesitan más.

    ResponderEliminar
  5. el aborto lo toman aquellas mujeres que por no saber cerrar las piernas quueren asi ,reparar su error x una noche de calentura sin conciencia

    ResponderEliminar