Estamos dando una nueva imagen al blog.

Disculpa las posibles molestias que esto pueda causarte. Danos tu opinión sobre el nuevo diseño.
Nos será de gran ayuda.
Gracias.

Buscame...

Cargando...

martes, 18 de marzo de 2014

¿IGUALDAD? AQUÍ, DESDE LUEGO, NO... Diversidad Funcional y Mujer..


Ante el retroceso en derechos sociales que venimos sufriendo de un tiempo a esta parte, debemos mantener los ojos especialmente abiertos frente al ataque que está sufriendo un colectivo particularmente vulnerable como es el de las personas con diversidad funcional, en el que las mujeres de una u otra manera tienen una presencia mayoritaria.

Con poco que abramos los ojos podremos observar cómo se les ha perdido el respeto a las personas dependientes y a las que les atienden.


¿En qué lugar nos deja como sociedad esa dejadez?


.. 200.000 dependientes reconocidos que no reciben ayuda, 112.000 esperan una valoración que nunca llega…y lo que es más escalofriante, cuántos se quedan por el camino...


La última Encuesta sobre Discapacidades, Autonomía Personal y Situaciones de Dependencia, efectuada por el INE se llevó a cabo en 2008 y ya entonces nos encontrábamos ante un colectivo de 3,85 millones de personas, de las que un millón y medio se encontraban en edad laboral.

Deberíamos preguntarnos cómo ha afectado a estas personas la precariedad laboral y la crisis en su inserción socio- laboral. Por otra parte no hay que obviar que según esta encuesta las discapacidades afectan más a las mujeres (9,9 %) que a los hombres (6,8 %).
Teniendo en cuenta que tan sólo el 28,3 % de las personas con discapacidad en edad laboral tenían empleo remunerado en 2008 (33,4% los hombres y el 23,7% las mujeres) , alcanzando el desempleo al 20,3 % de la población activa (el doble que el de la población general aquel año), podemos imaginar ya cual es la situación y problemática de las mujeres con diversidad funcional a día de hoy. Hay que destacar también que si las mujeres con discapacidad presentan una tasa de paro cercana al 24%, esta cantidad aumenta hasta un 40% en el caso de mujeres con discapacidad intelectual. Este triple obstáculo (mujer + discapacidad + intelectual) constituye una gran dificultad añadida para el cumplimiento de sus proyectos vitales y el desarrollo de su autonomía personal.


Por no hablar de la situación formativa de las mujeres con discapacidad que tienen niveles educativos más bajos, un mayor índice de analfabetismo y ocupan puestos de trabajo de menor responsabilidad y peor remunerados. ¿Igualdad? Aquí, desde luego, no..


Y yo me pregunto, ¿Podemos hacer frente a esta problemática?

Pero dejemos de lado las estadísticas y no olvidemos que detrás de cada número se esconde una persona, una emoción, una historia de superación, de sufrimiento…una vida, con todo lo bueno y malo que eso conlleva, pero con más trabas. Si bien es cierto que muchas de estas personas son unas verdaderas luchadoras, no menos cierto es que tenemos que estar a su lado día a día. Recordemos, “Nadie es una isla, completo en sí mismo; cada hombre es un pedazo de continente, una parte de la tierra.; si el mar se lleva una porción de tierra, toda Europa queda disminuida, como si fuera un promontorio, o la casa de uno de tus amigos, o la tuya propia… estoy ligado a la humanidad; por consiguiente nunca hagas preguntar por quién doblan las campanas: doblan por ti”. John Donne


¿Y si hablamos de las cuidadoras y cuidadores? ¿Ante qué realidad nos encontramos?

Por un lado están las personas que trabajan en este sector abandonado por las Administraciones Públicas y que pueden llegar a estar meses y meses sin cobrar (solo este tema daría para más de un artículo), siendo víctimas de “chantajes emocionales estatales”, si, como leen: chantajes y manipulación corporativista tanto por parte de las Administraciones como de las Asociaciones con o sin ánimo de lucro e incluso de las compañeras y compañeros que temen un despido, cierre, privatización o no se ya cuantas cosas más he escuchado.


Teniendo en cuenta que la plantilla que trabaja en el sector es mayoritariamente vocacional, sabe cual es su incidencia en la vida de las personas con las que trabaja…las administraciones también lo tienen claro. Les puedo asegurar que nadie se va a hacer rico trabajando en un Geriátricos (a no ser que seas familiar de Cotino), Centro Ocupacional, Residencia…. y que las usuarias y usuarios de estos servicios acaban convirtiéndose en parte de nuestra vida y en muchos casos acabamos siendo su única familia… hecho que utilizan a su antojo las Asociaciones, Federaciones y demás (FEAD, CERMI…), que no dejan de ser la patronal del sector
Por otro lado, aunque siempre es el mismo, están las personas (normalmente familiares) que atienden sus necesidades en los hogares (dependiendo del grado de autonomía que posean), en su mayoría mujeres que con la ley de Dependencia abandonaron sus trabajos para cotizar al tiempo que cuidaban a sus familiares dependientes. Cabe señalar que el 67% de estas personas dependientes son a su vez mujeres también, con más de 80 años, bajos ingresos debido a que sus pensiones son mucho más bajas que las de los hombres al haber cotizado durante menos tiempo, mayor esperanza de vida…lo cual las convierte en mujeres con falta de recursos en esta sociedad que se olvida de sus necesidades. Es por esto que podríamos decir que la ley para la Promoción de la Autonomía Personal (Ley de la Dependencia) fue, de algún modo, una conquista (de aquella manera) mayoritariamente femenina, aunque tampoco para lanzar cohetes violetas, y su estancamiento, e incluso retroceso, con tanto recorte, una verdadera desgracia para la vida de muchas mujeres.

Con el tijeretazo en la Ley de Dependencia el Gobierno ha reducido un 15% la paga de las cuidadoras y cuidadores familiares de personas dependientes y deja de hacerse cargo de la cotización a la seguridad social de las personas no profesionales que se incorporen a partir de ahora al sistema, dejando potestad a las Comunidades autónomas para poder reducir estas ayudas hasta en un 85%...Ahí es nada!. Todos esos recortes suponen más o menos dejar sin subvención a 200.000 personas con discapacidad y 2.000 millones de euros eliminados que dejan sin recursos a miles de casos dramáticos, a costa de dejar morir a las personas en situación de dependencia y machacar a las cuidadoras familiares. Para el 2014 el panorama se presenta más oscuro aún, un recorte del 47% menos que el del 2013.

¿Qué les queda ahora a las personas cuidadoras? , su incorporación nuevamente al mercado laboral en estos tiempos es más que complicada, y si así aún así lo consiguieran, ¿cómo hacer frente al copago y demás trabas económicas impuestas por este gobierno más que conservador que olvida que la Ley de Dependencia es un sistema de inversión social, no de gasto social

La verdad, si entrásemos a tratar a fondo el tema Mujer y Diversidad Funcional necesitaríamos un monográfico, así que mantengamos los ojos abiertos y en otros artículos trataremos de reflexionar sobre sexualidad, violencia de género, accesibilidad, marco de derechos laborales tanto para personas con diversidad funcional como para las personas que trabajan en el sector, incompatibilidad entre servicios y prestaciones, Ley del Aborto… y veremos que ¿Igualdad? Aquí, desde luego, no, como ya he dicho.

Y lo más importante: No seamos como la clase política y no olvidemos nunca que potencialmente, todas y todos, somos personas con diversidad funcional.






Llunavermella
Texto extraído de: rojo y negro

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada