Estamos dando una nueva imagen al blog.

Disculpa las posibles molestias que esto pueda causarte. Danos tu opinión sobre el nuevo diseño.
Nos será de gran ayuda.
Gracias.

Buscame...

Cargando...

viernes, 30 de octubre de 2015

HAZME EL HUMOR

El sexo, si es con risas y divertido, mucho mejor. La sexóloga Marta G. conecta el humor y el sexo en una interesante reflexión.

Ilustración: Maite
¿Qué es lo que quieres en esta vida? Si te encontrases la maravillosa lámpara mágica y el genio te ofreciese 3 deseos, ¿qué pedirías? Muchas personas tirarían del clásico: salud, dinero y amor, que está fenomenal, pero creo que hay algo que se nos escapa y se nos olvida, algo que mejorará nuestra salud, nos ayudará cuando el dinero falle y alimentará al amor: el humor.

Si es importante el humor en nuestra vida diaria ya no os quiero ni contar en las relaciones de pareja, ya que las dificultades se hacen menos “cuesta arriba” cuando puedes afrontarlas desde un punto de vista positivo.


Lo que hay que recordar siempre es que el humor tiene 2 caras, una positiva y otra negativa y hay que tener cuidado con cuál utilizamos porque a veces lo convertimos en un arma arrojadiza para lanzar mensajes negativos. Expreso mi hostilidad, pongo a parir a tu amigo, por ejemplo, y luego digo “jaja, solo bromeaba”. Ya… claro… Y es que a veces bajo el estandarte del humor podemos llegar a decir cosas que, de otra manera, igual nos costaría decir pero no por ello van a sentar mejor. De hecho, probablemente sienten peor.

Mucha gente se ha acostumbrado a utilizar la ironía y el sarcasmo como medio de comunicación, lo cual está fenomenal pero puede llegar a ser un problema si esa se convierte en la única forma de mostrar lo que sienten.


Sin embargo, hay muchas veces que ese “escudo” nos puede ayudar a tratar temas que normalmente no sacamos por inseguridades a la hora de saber qué posición tiene nuestra pareja sobre ello. Por ejemplo: P. siempre ha querido casarse pero no sabe si L. quiere o no y le da miedo sacar el tema por lo que P. le dice “¿que te gustaría más? ¿casarte en la playa o en la montaña?” dejando unos segundos para ver su reacción y, si lo necesitase, poder sacar el escudito y añadir “te he asustado, ¿eh? jajajaja”.


¿Y qué me decís del humor y el sexo? Sin pasarnos de payasillxs, para no salir de la clave erótica, el humor puede ser un gran compañero de cama. Un juego, unas risas pueden ser de lo más erótico y también pueden ayudar a romper el hielo en determinados temas.

A veces las personas se toman tan en serio el sexo que su cara transparenta concentración, como si estuviesen desactivando una bomba y aún no hubiesen decidido si cortar el cable rojo o verde – tic-tac, tic-tac -, y es que parece que se nos ha inculcado que cuando hacemos algo entre risas es como si lo respetásemos menos. ¡Ja! Seguro que hay más personas desnudas en estos momentos manteniendo relaciones sexuales por una conversación divertida y distendida que por una mirada seria e intimidante.


Seguro que a más de a unx de vosotrxs os ha pasado alguna vez que estás con una persona que te gusta y que basta que salga una conversación en la que os estéis riendo, veas su sonrisa, su mirada y el pensamiento que te invade de los pies a la cabeza es “te comía a besos de arriba a abajo en este momento, ñam ñam ñam”, ¿verdad? Pues os digo un secreto, y que no salga de aquí, esos momentos no son exclusivos de esa primera fase de coqueteo-jugueteo, instantes como esos puede haber, y muchos, en nuestra relación de pareja, independientemente de los días, meses, años, que paséis juntos. Mi teoría es: la pareja que ríe unida permanece unida.


Y es que esta vida ya tiene bastantes cosas negativas como para que nos regodeemos en ellas y vivamos en modo drama ON. Es verdad que a veces nos parece que “todo es complicado”, pero el humor siempre nos dará unas herramientas para hacerlo todo más llevadero, para ver las cosas desde un prisma más positivo, al fin y al cabo, la vida puede ser maravillosa y está en nuestras manos.

Así que, dejemos los malos rollos de lado, hagámonos adictos a ese chute de endorfinas que acompaña la risa y el placer, juguemos con nuestra pareja, busquemos esos momentos de miradas cómplices y digámonos muy muy muy serios el uno al otro: 0101

Texto extraído de: Proyecto-kahlo

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada