Estamos dando una nueva imagen al blog.

Disculpa las posibles molestias que esto pueda causarte. Danos tu opinión sobre el nuevo diseño.
Nos será de gran ayuda.
Gracias.

Buscame...

Cargando...

domingo, 27 de diciembre de 2015

DE POR QUÉ DIOS ODIA A LAS MUJERES. MISOGINIA EN LA BIBLIA (NUEVO TESTAMENTO)


Ya vimos en anteriores artículos como según la Santa Biblia Dios parece odiar en sobremanera a la mujer. Tanto el Pentateuco como el resto del Antiguo Testamento es una apología a la misoginia y desprecio hacia el género femenino.
Claro, usted amig@ lector@, como buen@ cristian@ que es responderá a esto: “eso fue en el Antiguo Testamento, era otra época; con el Nuevo Testamento todo cambió. Jesús amaba y respetaba a la mujer”
¿Está seguro amigo lector?
Pasaremos a demostrar que con la llegada de Jesús apenas si se pudo disimular un poco el enorme odio que en el pasado Dios mostrara hacia las mujeres; y que con Jesús parece ratificarse.
___________________________________________

- Evangelios.

- Y quizá la prueba más fidedigna del desprecio hacia la mujer en los evangelios y por parte de Jesús era su estado civil. En ningún pasaje Bíblico ni siquiera se insinúa que Jesús estuvo casado o que al menos tuvo una compañera femenina. Esto es verdaderamente sorprendente ya que si Jesús era el esperado Mesías, debería ser ejemplo de hombre recto y de vocación familiar. Según lo que leemos en los 4 evangelios Jesús era soltero; lo cual es sumamente extraño por no decir sospechoso. Al parecer Jesús ocupaba un alto cargo en el sanedrín de Jerusalén porque era llamado “Rabí” o “Maestro”, términos utilizados para personas importantes. Además tenía el derecho de hablar en la sinagoga lo cual nos hace pensar que pertenecía a la alta jerarquía judía. Y es totalmente impensable que dada esta condición Jesús no estuviese casado. Incluso siendo un ciudadano común de Jerusalén hubiese llamado mucho la atención su estado de soltería.
Entiendo que usted amigo creyente lector puede responder: “Pero el que no diga la Biblia que estaba casado no significa que no lo estuviera”… Absolutamente de acuerdo, pero… ¿Por qué ocultarlo? En los evangelios vemos como el resto de los discípulos estaban casados y tenían familia. ¿Por qué ocultar el matrimonio de Jesús?
Si el hombre más grande del universo nunca tuvo relaciones intimas con mujeres ni estuvo casado… ¿Cómo puede ser el mejor ejemplo a seguir? ¿Debemos ser todos célibes?
_________________

- No solo esto… el silencio de los evangelios con respecto a las mujeres es increíble. No hay mujeres discípulos (al menos de forma directa), ni interactuaban con Jesús en las pláticas y enseñanzas. Usted dirá: “lo que pasa es que en la época había mucha represión contra la mujer en el Judaísmo”… cierto, pero… ¿Por qué Jesús no cambió este paradigma y dio el ejemplo tomando a mujeres como discípulos directos? ¿Dónde está el “cambio” que ofrecía Jesús?... ¿O es que acaso Jesús era solo un judío más con un par de ideas novedosas?
Notamos con asombro que las mujeres son nombradas en los evangelios como personajes secundarios y sin importancia.
_________________

- Y el ejemplo más evidente de esta marginación de la mujer es la mismísima virgen María, madre de Jesús.
Uno podría pensar que María luego de haber dado a luz al Mesías y ser fecundada nada más ni nada menos que por el mismo Dios, tendría mayor protagonismo en los evangelios. Pues lamentablemente amigo lector no es así. Luego de que María le fue “útil” a Dios como el receptáculo de Jesús parece ser olvidada por los evangelios. Solo aparece unas pocas veces después con un protagonismo mínimo. Religiones como la iglesia Católica trata desesperadamente reivindicar a la virgen María (muchas veces apoyada en evangelios apócrifos) para justificar la excesiva adoración que se le rinde. Pero lamentablemente en los evangelios canónicos no hay apoyo a esto y la virgen es una de las tantas mujeres vilipendiadas y humilladas por los Judíos.

Y para muestra un botón… vemos con estupor como Jesús maltrata verbalmente a su madre durante las bodas de Caná:
Juan 2,1-5
2:1 Al tercer día se hicieron unas bodas en Caná de Galilea; y estaba allí la madre de Jesús.
2:2 Y fueron también invitados a las bodas Jesús y sus discípulos.
2:3 Y faltando el vino, la madre de Jesús le dijo: No tienen vino.
2:4 Jesús le dijo: ¿Qué tienes conmigo, mujer? Aún no ha venido mi hora.
2:5 Su madre dijo a los que servían: Haced todo lo que os dijere.
¿Este es el trato de un hijo hacia su madre?... y no solo eso, Jesús no es un hijo cualquiera, ¡Es el Mesías!... se supone que Jesús siendo hijo de Dios debería de tener una atención para con su madre superior a la de cualquier mortal. Y vemos que lamentablemente no es así.
Notamos que le dice: “¿Qué tienes conmigo, mujer?” (Jn 2,4) que es una frase que nos recuerda muchísimo a la pronunciada por los demonios que poseían al pobre hombre de Gerasa: Marcos 5,7: “¿Qué tienes conmigo, Jesús, Hijo del Dios Altísimo?”
¿Qué relación puede haber entre unos demonios y la madre de Jesús?... ¿Casualidad solamente?
Además, Jesús corrobora su desprecio hacia su madre en la siguiente exigencia hacia quienes desean seguirlo:
Lucas 14:26
Si alguno viene a mí, y no aborrece a su padre, y madre, y mujer, e hijos, y hermanos, y hermanas, y aun también su propia vida, no puede ser mi discípulo.
¿Entiende este versículo amigo creyente lector?... para que usted sea un ferviente seguidor de Jesús… debe “Aborrecer a su padre y a su madre”... las excusas y las explicaciones de seguro sobrarán.
Podemos concluir que para Jesús su madre fue… digamos, una “judía mas” que según las normas y leyes judías debía ser humillada y vilipendiada. Esto confirma que Jesús era un Judío en toda regla.

_________________

- Otro capítulo clave en la vida de Jesús es la tierna historia cuando Jesús hace que una mujer Cananea se humille ante él para poder curar a su hija que está poseída. (Ver artículo: Jesús entre la Xenofobia y la necesidad de humillación). En esta lamentable historia vemos que Jesús no solo es racista y xenófobo, sino que desprecia y niega la ayuda a una mujer sola. ¿Cómo puede ser esta la actitud del hijo de Dios/Mesías?... si leyó esta historia verá que compara a la mujer con un perro. Este simple ejemplo nos confirma que Jesús es Xenofóbico, misógino y que odia a los animales (o por lo menos a los perros).
_________________

- Una excusa muy utilizada por el Creyente Cristiano para alegar que Jesús no era misógino sino todo lo contrario, es su trato con otras mujeres en los evangelios en especial con María Magdalena al ser ésta a la primera persona a quien se aparece como Jesús resucitado. Lamentablemente para el Creyente esta “Primera aparición” a la Magdalena ocurre en el célebre fragmento añadido a Marcos 16,9-20 y el caso único del capítulo 20 de Juan. Como es sabido en estos dos casos, Jesús se aparece en primer lugar a ella y no a Pedro, o a los discípulos de Emaús, como sostienen otras tradiciones primitivas. En los otros dos evangelios Jesús aparece al varias mujeres (incluida la Magdalena) por igual.
_________________

- Es muy interesante la posición de Jesús ante las relaciones de pareja y el divorcio:
Mateo 19,3-12
19:3 Entonces vinieron a él los fariseos, tentándole y diciéndole: ¿Es lícito al hombre repudiar a su mujer por cualquier causa?
19:4 El, respondiendo, les dijo: ¿No habéis leído que el que los hizo al principio, varón y hembra los hizo,
19:5 y dijo: Por esto el hombre dejará padre y madre, y se unirá a su mujer, y los dos serán una sola carne?
19:6 Así que no son ya más dos, sino una sola carne; por tanto, lo que Dios juntó, no lo separe el hombre.
19:7 Le dijeron: ¿Por qué, pues, mandó Moisés dar carta de divorcio, y repudiarla?
19:8 El les dijo: Por la dureza de vuestro corazón Moisés os permitió repudiar a vuestras mujeres; mas al principio no fue así.
19:9 Y yo os digo que cualquiera que repudia a su mujer, salvo por causa de fornicación, y se casa con otra, adultera; y el que se casa con la repudiada, adultera.
19:10 Le dijeron sus discípulos: Si así es la condición del hombre con su mujer, no conviene casarse.
19:11 Entonces él les dijo: No todos son capaces de recibir esto, sino aquellos a quienes es dado.
19:12 Pues hay eunucos que nacieron así del vientre de su madre, y hay eunucos que son hechos eunucos por los hombres, y hay eunucos que a sí mismos se hicieron eunucos por causa del reino de los cielos. El que sea capaz de recibir esto, que lo reciba.
Espero que usted amigo Creyente lector entienda cual es el mensaje que Jesús trata de enviar aquí.
Lo primero es que Jesús aprueba el matrimonio (muy bien hasta ahora); pero solo permite anular un matrimonio a causa del adulterio (vers 9); pero luego los discípulos le preguntan: ¿Por qué entonces Moisés SI dio permiso para divorciarse?; Y Jesús responde que fue por un momento dado y que ya está abolido. Los inteligentes discípulos alegan entonces con mucha razón que “Es preferible entonces no casarse”… a lo que Jesús responde que el estar casado no es una condición para todos; y después parece insinuar (o decir de forma directa) que es preferible ser un eunuco antes de tener relaciones con mujeres.
Esto es verdaderamente asombroso.

Ya el solo hecho de no permitir el separarse de una pareja es abominable. El adulterio no es solo la única causa de problemas en una relación. Hay miles de factores por los cuales una pareja prefiere no seguir junta; desde caracteres diferentes hasta maltrato y enfermedades. Pero al parecer para Jesús esto no importa, deben estar juntos para siempre.
Todos conocemos la lamentable situación del maltrato a la mujer en nuestros días. En muchos países del mundo algunos degenerados hombres golpean y maltratan a sus esposas de manera salvaje. Inclusive muchas veces esta situación llega hasta el homicidio. Es impensable la posición de Jesús de mantener unida una pareja a la fuerza solo por mero capricho. Inclusive muchas veces en un matrimonio simplemente se dejan de amar; y lo más sensato es que cada quien busque seguir su vida. Pero Jesús dice que NO; estarás atado para siempre a tu pareja.
Y fíjese bien como en todo este fragmento del evangelio tanto Jesús como sus discípulos solo hablan de “repudiar a la mujer”… en ningún momento hablan de “repudiar al marido”… como siempre en estos casos, es el hombre el que repudia, denigra y desprecia a la mujer; pero el lado contrario ni si quiera se menciona. Es el hombre quien puede en caso de que su mujer fornique, buscarse otra pareja. Al parecer el hombre si puede ser infiel y la mujer no puede “repudiar a su marido”… ¿Dónde está la justicia y la igualdad que Jesús debería pregonar?

Amigo Cristiano lector: ¿está usted divorciado?, ¿o acaso separado?; ¿le ha sido infiel a su pareja?; ¿Ya no hay amor en su relación?... no importa, Jesús le importa un pepino el amor y las relaciones de pareja. A menos que la mujer le “monte los cuernos al marido”… están condenados a mantener esa relación.
En todo caso… y siguiendo las recomendaciones de el infalible Jesús… amigo lector masculino, ¿Quiere evitarse problemas? ¿Quiere acceder al paraíso sin complicaciones?... ¡Fácil!, Hágale caso a la gran sabiduría de Jesús y cástrese (es decir… córteselo) así le será mucho más fácil disfrutar de las delicias del paraíso prometido. Jesús lo dijo muy bien en el vers 12: “Hay eunucos que a sí mismos se hicieron eunucos por causa del reino de los cielos. El que sea capaz de recibir esto, que lo reciba”
Así que… ¡A buscar un cuchillo!
_________________

- En los evangelios solo hay 9 pasajes que conciernen específicamente a las mujeres. De los cuales 4 son parábolas. No son muchos si consideramos que las parábolas de Jesús suman unas treinta y ocho (depende de casos dudosos; si deben interpretarse exactamente como parábolas o no). Las parábolas que involucran a las féminas son las siguientes: “La viuda y el juez inicuo”; “la dracma perdida”; “la mujer y la levadura”; “las vírgenes prudentes y las necias”. (*)
___________________________________________________


- Epístolas del Nuevo Testamento.

El resto de las epístolas y cartas que están en el Nuevo Testamento también nos muestran una marcada misoginia y odio hacia la mujer principalmente liderada por el gran apóstol Pablo… un misógino de marca mayor. Veamos.
_________________
- 1 Corintios 11:3
Pero quiero que sepáis que Cristo es la cabeza de todo varón, y el varón es la cabeza de la mujer, y Dios la cabeza de Cristo.
Sin duda para Jesús/Dios el hombre está muy por encima de la mujer ya que (hablando de cabezas): Dios es la cabeza de Jesús, y Jesús es la cabeza del hombre, y el hombre es la cabeza de la mujer… ¿Por qué Jesús no es la cabeza de la mujer? ¿Misoginia?... este absurdo versículo expone la enorme diferencia entre en hombre y la mujer ante Dios. La mujer nunca se compararía con Jesús y en la pirámide de poder, es siempre la más humillada.
_________________

- Y sigue:
1 Corintios 11,5-7
11:5 Pero toda mujer que ora o profetiza con la cabeza descubierta, afrenta su cabeza; porque lo mismo es que si se hubiese rapado.
11:6 Porque si la mujer no se cubre, que se corte también el cabello; y si le es vergonzoso a la mujer cortarse el cabello o raparse, que se cubra.
11:7 Porque el varón no debe cubrirse la cabeza, pues él es imagen y gloria de Dios; pero la mujer es gloria del varón.
El hombre si puede orar con la cabeza descubierta, pero la mujer no puede. Claro, la única manera que pueda es que la mujer se rape sus cabellos. Solo así puede estar a la altura del hombre.
Le recuerdo amiga cristiana lectora que estos mandatos no son del Antiguo Testamento sino del Nuevo… y es nada más ni nada menos que el iluminado Pablo quien lo ordena.
Amiga Cristiana ¿Va usted a la iglesia a orar con la cabeza descubierta? ¡Pecado!... eso no debe hacerse, solo es privilegio de los hombres. Así que cúbrase o mejor aun si se corta hasta el cráneo su bella y abundante cabellera. No me acuse a mi… dígaselo a Pablo y al Nuevo Testamento quienes se lo ordenan tajantemente.

Bien lo dice el vers 10 “Por lo cual la mujer debe tener señal de autoridad sobre su cabeza”

Así que… ¡A raparse nenas!
_________________
- Efesios 5,22-24
5:22 Las casadas estén sujetas a sus propios maridos, como al Señor;
5:23 porque el marido es cabeza de la mujer, así como Cristo es cabeza de la iglesia, la cual es su cuerpo, y él es su Salvador.
5:24 Así que, como la iglesia está sujeta a Cristo, así también las casadas lo estén a sus maridos en todo.
Ok… seguimos… las mujeres casadas están “sujetas” a sus maridos. Puede sustituir las palabras “sujetas” por “Atadas”, “Encadenadas”, “Sometidas”, “Humilladas”. Ya lo saben, lo que diga su marido, a callar, bajar la mirada y obedecer.
Y lo aclara muy bien en el vers 24… están sujetas a sus maridos “EN TODO”
Entiéndalo, las cadenas del machismo y la humillación estarán en su tobillo para siempre.
_________________
- Colosenses 3:18
Casadas, estad sujetas a vuestros maridos, como conviene en el Señor.
… Y ya lo saben mujeres, les “CONVIENE” estar sujetas a sus maridos.
Dios no solo humilla y acosa a las mujeres… sino que también las amenaza.
________________
- Romanos 7:2
Porque la mujer casada está sujeta por la ley al marido mientras éste vive; pero si el marido muere, ella queda libre de la ley del marido.
Claro… la mujer solo estará “Sujeta” a su marido mientras esté viva… si llegase a morir, usted amiga Cristiana puede buscarse otro marido.
Por favor, no malinterprete usted este versículo. Esto no significa que debe matar a su dueño, perdón, a su marido, para ser libre. Por lo que si su marido la humilla, o la golpea o la maltrata, simplemente ruegue y rece por que tenga un accidente.
_________________
- 1 Pedro 3:1
Asimismo vosotras, mujeres, estad sujetas a vuestros maridos; para que también los que no creen a la palabra, sean ganados sin palabra por la conducta de sus esposas,
No solo Pablo es misógino, sino que Pedro también. Lo deja muy en claro en este versículo.
________________
- 1 Juan 2:13
Os escribo a vosotros, padres, porque conocéis al que es desde el principio. Os escribo a vosotros, jóvenes, porque habéis vencido al maligno. Os escribo a vosotros, hijitos, porque habéis conocido al Padre.
No nombra a las mujeres… solo “machitos”.
_________________
- 1 Corintios 7:1
En cuanto a las cosas de que me escribisteis, bueno le sería al hombre no tocar mujer;
¿Tan asquerosas son las mujeres que Pablo recomienda ni tocarlas?
1 Corintios 7,33-34
7:33 pero el casado tiene cuidado de las cosas del mundo, de cómo agradar a su mujer.
7:34 Hay asimismo diferencia entre la casada y la doncella. La doncella tiene cuidado de las cosas del Señor, para ser santa así en cuerpo como en espíritu; pero la casada tiene cuidado de las cosas del mundo, de cómo agradar a su marido.
Y de paso les recomienda a las mujeres que se queden “doncellas” (es decir vírgenes), ya que según el punto de vista del sabio Pablo, la mujer casada debe estar “Sujeta” y dedicada a “agradar” a su marido.
Para una mejor comprensión de este caso, recomiendo que revisen el artículo:“Pablo y las epístolas de Corintios. Entre tabúes, misoginia y corrupción”
_________________
- 1 Corintios 14, 34-35
14:34 vuestras mujeres callen en las congregaciones; porque no les es permitido hablar, sino que estén sujetas, como también la ley lo dice.
14:35 Y si quieren aprender algo, pregunten en casa a sus maridos; porque es indecoroso que una mujer hable en la congregación.
Estos versículos son todo un clásico. Son los famosos versículos donde el gran Pablo ordena que las mujeres no digan ni “pio” en las iglesias y reuniones religiosas. Les vuelve a ordenar que estén “Sujetas” a sus maridos y a la ley. Y si tienen alguna duda… pregunten a sus maridos, nada de pensar por su cuenta. Les recuerdo que estos versículos están dirigidos a un público NO Judío (la gente de Corinto), así que la excusa de que era un mandato para el pueblo Judío no servirá de nada.
Le pregunto amiga lectora cristiana… ¿Ha hablado usted en la iglesia o en alguna reunión?... si acaso lo ha hecho, lo siento… está faltando a la Biblia, a Jesús y a Dios. Recuerde que debe estar “Sujeta” a su marido. Y solo él le puede responder a alguna de sus dudas.
¡Ni se le ocurra preguntar en su iglesia sobre algo que haya leído en este Blog!... de seguro que la sacan a la calle y la apedrean como Dios hubiese querido.
_________________


- 1 Timoteo 2,11-15
2:11 La mujer aprenda en silencio, con toda sujeción.
2:12 Porque no permito a la mujer enseñar, ni ejercer dominio sobre el hombre, sino estar en silencio.
2:13 Porque Adán fue formado primero, después Eva;
2:14 y Adán no fue engañado, sino que la mujer, siendo engañada, incurrió en transgresión.
2:15 Pero se salvará engendrando hijos, si permaneciere en fe, amor y santificación, con modestia.
Chicas... ¡Shssst!
Ya lo saben… solo silencio. No les está permitido levantar la voz. Ni enseñar ni meno insinuarle a su marido que hacer. La palabra clave es “Sujeta a su marido”
Y la culpa de todo la tiene Eva que siendo engañada (o sea, que no fue su culpa) incurrió en el pecado. De nada vale que el tonto de Adán también pecase a pesar de que Dios se lo advirtió muy bien. La culpa siempre es para la mujer.
Claro… la única manera de que usted amiga Cristiana se salve es convirtiéndose en una máquina de hacer cristianitos… claro, con mucha modestia.
Bromas aparte… este es uno de los versículos más humillantes y ofensivos hacia las honradas mujeres Cristianas. Se le corta el derecho de hablar, de enseñar de protestar y se les condena a ser unas meras “paridoras” de niños… todo a causa de un Dios y escritores misóginos y arcaicos.
_________________

- Nótese que en la mayoría de estos desagradables versículos se utiliza el término: “Sujeta”… “la mujer está SUJETA al hombre”
Veamos que dice RAE de esta persistente palabrita:
- sujeto, ta.
(Del lat. subiectus, part. pas. de subiicĕre, poner debajo, someter).
Sujeta es igual a SOMETER…
Hay que “Someter” a las mujeres. Este al parecer es el misógino mensaje de estos absurdos versículos.
¡Vaya si lo han acatado algunos!
________________________________________________

Vemos con estupor y asombro que la “Misoginia y el odio a las mujeres” no es exclusivo solo del Antiguo Testamento. Jesús vino a poner el sello definitivo de esta aberración. Las mujeres son posesiones de los hombres por lo tanto están “sujetas” a él.

Así de sencillo. No hay alternativas. Solo silencio, cabeza baja, sujeción, ataduras y vejaciones. Este es al parecer el amargo destino de las mujeres según el Nuevo Testamento.

Luego de leer todas estas barbaridades y monstruosidades me pregunto:
¿Por qué no son todas las mujeres Ateas?

(*) Jesus y las Mujeres. A.Piñero. edit. Aguilar. (2008)
Texto extraído de: ateismoparacristianos

No hay comentarios :

Publicar un comentario