Estamos dando una nueva imagen al blog.

Disculpa las posibles molestias que esto pueda causarte. Danos tu opinión sobre el nuevo diseño.
Nos será de gran ayuda.
Gracias.

Buscame...

Cargando...

miércoles, 21 de agosto de 2013

CONTRA LA REPRESIÓN POLICIAL, MANADA


Ayer (este artículo se publicó hace unas semanas) tuvo lugar la comparecencia del Presidente del Gobierno de España. Y no voy a hablar de que como no dimitió, ni de como admitió su error con total impunidad, ni como intentó resucitar al PSOE como oposición, ni tan siquiera de fin de la cita. Tampoco hablaré de como la prensa internacional alucinaba en el Senado, ni de como el presidente de la cámara parecía borracho. Menos aún de como los representantes de cada partido subían al estrado con mayor intención de conseguir un titular que de su cometido. Parece triste, pero eso no fue lo que me sorprendió de la jornada de ayer.


Uno de esos representantes subió ayer al estrado y dijo que no se podía hacer política entre gritos e insultos. Mayor cinismo habráse visto…



Ninguna de sus señorías hace política, porque cuando haces política en este país las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado te pegan, te aporrean, te disparan. Cuando haces política te llevan detenido de forma aleatoria y te obligan a declarar mentiras. Cuando haces política en este país tienes que escuchar como un policía le grita a una compañera “te voy a matar” o aguantar palizas hasta que acabas en el hospital. Te pueden abrir la cabeza o te puedes quedar tuerta. O pueden esperarte en la puerta de tu casa dos Nacionales y dos Municipales, retenerte una hora y meterte miedo, eso también te puede pasar. Cuando haces política en este país te pinchan el teléfono y te acosan. Te pueden llegar a detener en tu propio domicilio. Tienes que soportar las cargas policiales una detrás de otra, y tienes que soportar la represión económica que llega a través de multas absurdas pero que acaban dificultando la lucha. Tendrás que soportar palizas en calabozos o como la Policía introduce objetos en tus ropajes para luego incriminarte falsos delitos. También puede que un policía te increpe y te denuncie en Twitter por defender la realidad de la violencia machista. La represión de las instituciones estatales cae sobre ti, eso si haces política.




Los perros del Estado ladran porque la lucha feminista cabalga, y cabalga fuerte y segura. Contra la represión policial sólo nos queda estar juntas, si nos sentimos arropadas la lucha se hace posible. Porque el miedo y la violencia son dos actores políticos que no pueden derribar nuestros muros de hermanas.

Comando Bacora.

Pd. Agradecer a todxs lxs policías que me han vejado, humillado, pegado, identificado, insultado, retenido, que me han esperado en la puerta de casa y metido miedo, la comprobación de que no pueden conseguir nada contra la manada.

Textos extraídos de: Feministasacidas.com

No hay comentarios :

Publicar un comentario