Estamos dando una nueva imagen al blog.

Disculpa las posibles molestias que esto pueda causarte. Danos tu opinión sobre el nuevo diseño.
Nos será de gran ayuda.
Gracias.

Buscame...

Cargando...

domingo, 26 de mayo de 2013

A QUÉ HUELE EL COÑO






    El otro día, después de una comida muy agradable con gente muy bonita, a orillas de un volcán, un hombre, joven, guapo, inmerso en el mundo ” espiritual”, quiso hacerse el gracioso con un chiste sin ninguna gracia.
Yo, en luna roja, estaba delante.
La frase fue esta: "Me imagino a esa mujer sin bragas paseando en bicicleta y un hombre preguntándose ” chacho! y ese olor a pescao?”
A lo que siguieron unas risas forzadas complices de cualquiera que quiere hacer una gracia, diga lo que diga. Así de estúpid@s somos a veces los hombres y las mujeres. Tenemos tanto miedo a no ser aceptad@s por la manada que vivimos en contra de nuestros deseos, de nuestras ideas, diciendo sí cuando queremos decir no, riendo sin ganas, asintiendo con la cabeza mientras l@s otr@s hablan, sólo por no ser echados del grupo. Por no quedarnos sol@s. Es un instinto de supervivencia que viene con nosotr@s. Sol@s, en el Paleolítico, no sobrevivíamos.
Y puede que hoy tampoco. Pero yo creo que se puede un@ arriesgar a decir lo que piensa. Creo en el acto subversivo de no reirle a alguien las gracias en público. A riesgo de ser expulsada. Confío en el camino anchísimo que se abre el vivir sinceramente.

Así que ,ese día, contesté: ” M
ira, acabas de hacer un comentario muy desafortunado, sabes por qué? Porque no se qué coños habrás olido en tu vida, pero te aseguro que el mío no huele a pescado. Sabes a qué huele mi coño? A fruta madura, a sangre,a vida. Mi coño es sagrado. Y no te permito delante de mi, que menosprecies el olor del coño. Porque por chistes como éste venimos las mujeres arrastrando muchos siglos de represión. Ocultando nuestros flujos a l@s otr@s y a nosotras mismas.Por hombres así hemos tratado nuestro cuerpo como si fuera sucio y estuviera enfermo. Tu chiste favorece a un sistema patriarcal y machista que ha destrozado la sexualidad de la mujer y la ha pervertido. Nuestros flujos son los ríos de la vida.

Avergüénzate, sí, de hacer ese chiste. Y delante de mi, al menos, honra el olor sagrado que te dio la vida. “





Respetémonos, mujeres, que no nos repriman más.

Y que la re-evolución del ser humano, empiece por aquí.





El origen del mundo
(L’origine du monde)
Gustave Courbet



Los olores de la vagina 

Por todos, hombres y mujeres, es bien conocido el olor de los genitales femeninos; aunque no todos huelen igual. Algunos olores de vagina nos recuerdan a aromas dulces y ligeramente acres. Otros, sin embargo, los asociamos a los efluvios mefíticos de una cloaca. La cultura popular ha estigmatizado estos aromas fuertes del sexo femenino con expresiones del tipo “huele a pescado” (de ahí provienen chistes como el del ciego que cruza por delante de una pescadería y dice: buenos días, señoras). Olores que la gente también asocia con la falta de higiene.

Tal vez sea cuestión de higiene, pero más bien de la higiene de nuestras ideas preconcebidas y del lavado de cerebro al que hemos sido sometidos.




 La gente suele imaginar una vagina como un reducto de gérmenes que debe de lavarse con dedicación hasta que de ella desaparezca cualquier olor o lubricación. Esto no es así. La flora vaginal está repleta de gérmenes, es cierto, pero los gérmenes se pasean tranquilamente por todos los órganos de nuestro cuerpo. Lo importante es dilucidar qué tipo de gérmenes son, porque la total ausencia de gérmenes también es nociva. En condiciones saludables, por ejemplo, las bacterias de la vagina tienen una función beneficiosa.

Una vagina de olor desagradable no siempre es sinónimo falta de higiene (de hecho, el exceso de higiene es peor que la falta de higiene, pues se destruye la imprescindible flora vaginal). Un olor fétido puede ser producido por lo que se llama vaginitis bacteriana, una infección que produce compuestos como la trimetilamina, que curiosamente es la misma sustancia que otorga su olor al pescado poco fresco. También encontraremos putrescina, que es lo que hallaremos en la carne putefracta, y cadaverina, que ya os imagináis de dónde proviene el nombre.




Una vagina sana debe estar poblada por una colonia de lactobacilos, las mismas bacterias que se encuentran en el yogur (sean o no de bífidus activos y demás zarandajas). Los lactobacilos viven ahí dentro, protegidos del exterior, calientes, bien alimentados por las proteínas y los azúcares del tejido, y a cambio proporcionan protección frente a bacterias invasoras generando desinfectantes como el ácido láctico y el peróxido de hidrógeno. Por eso una vagina sana desprende un aroma similar al del ácido láctico del yogur y posee un pH del 3,8 al 4,5, más o menos la que tiene un vaso de vino (superior al café negro pero inferior al limón). Como dice la divertida Natalie Angier en Mujer, una geografía íntima, ésta en la vagina que canta, la vagina con bouquet, con cuerpo.

El flujo vaginal, por su parte, posee una composición parecida a la del suero. Agua, albúmina, glóbulos blancos y mucina, la sustancia que otorga a la vagina su lustre. El flujo vaginal, en ese sentido, no tiene nada que ver con la orina o los excrementos, sólo es un lubricante, como el que provoca que nuestros ojos no se agrieten o nuestra lengua no parezca un pedazo de corcho.

Otro de los desencadenantes de la vaginitis bacteriana, además del exceso de higiene, son los hombres. En concreto, su semen. La eyaculación masculina en el interior de la vagina también puede trastocar la flora vaginal. Al parecer, los espermatozoides no son capaces de nadar en el medio ácido de una vagina sana, así que vienen envueltos en una solución alcalina, que incrementan el pH de la vagina, favoreciendo la invasión de bacterias no deseadas. Normalmente, un simple coito no provoca esta reacción, pues la vagina recupera con bastante facilidad su pH, pero los riegos aumentan cuando se mantienen muchas parejas sexuales diferentes, ya que las defensas inmunológicas, entonces, no funcionan tan bien. Así que antes de decir con ligereza que una vagina huele a pescado, quizá habría que plantearse si en realidad el responsable de ese olor no ha sido el semen de un hombre. O mejor dicho, el semen de muchos hombres diferentes.




14 comentarios :

  1. Interesante entrada. Eso sí, la primera parte fue publicada originalmente por Elena Alonso en su blog cuya lectura recomiendo.
    http://viajamor.wordpress.com/2013/01/07/a-que-huele-el-cono/

    ResponderEliminar
  2. M'agrada aquest blog. Trencant falsos estereotips. El recomano al meu http://tanrealcomvulguis.blogspot.com.es/
    Sara

    ResponderEliminar
  3. Me ha gustado mucho esta entrada, estoy completamente de acuerdo con lo expresado, sólo quiero añadir que el olor a polla es bastante desagradable, y me refiero a una recién lavada, cuando hay cierto "poso" de horas es un olor bastante asqueroso. Los mismos que hacen estos chistes y chascarrillos creo que desconocen lo que percibe la nariz de su compañera. Un saludo.

    Amelia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro el coño huele de puta madre y las pollas asquereso. Anda vuelve a leerte la entrada, no te has enterado de nada......

      Eliminar
  4. Dejemos de lado el olor a pescado,en un programa escuche a una sexologa que afirma que toda vagina tiene un aroma,y uso el nombrado"huele a pescado" para hacer referncia a una vagina que es posible sufra de una infección vaginal,después de un día de trabajo,hombres y mujeres generan sudor y en los genitales se generan bacterias que hace que huela mal.las vagina tienen aroma,diferentes pero los tienen,dejemos de lado "el huele ha pescado",no todas las vaginas huelen bien,quizá sea a momentos desafortunados donde la higiene pide a gritos ser usada.Aún recuerdo mi primera experiencia después de salir de trabajar toda la noche,mi femina queria sexo oral y me negue debido al aroma fuerte que despedia,no puedo describir su aroma,pero al encontrar a otra femiona en mi camino descubri que en efecto tienen aroam muy diferente,a esa femina desppues del trabajo lo que le falto es una buena limpieza.Cambiemos el duscurso,cambiemos la expresión,pero aceptemos que hay vaginas fuertes de olor,corresponde a cada quién descubrir porque o afrontar lo maravilloso que es cuando su aroma seduce e invita a un buen sexo oral.

    ResponderEliminar
  5. No se trata tanto de aceptar que hay vaginas que puedan oler mal por varias razones. Lo fuerte es que ni se hable del fuerte olor masculino, muchísimo más agrio y por lo general, menos higienizado.
    Se trata de dejar de menospreciar a la mujer con chistes desagradables y actitudes poco coherentes con el siglo actual. Sin las vaginas, la menstruación... sin las mujeres, no existiría la vida. Deberían cuidarlas más.

    ResponderEliminar
  6. Hay que ser pringao y gilipollas para escribir semejantes mariconadas. Que a cada una le huela el coño a lo que quiera, no hay que flipar tanto como para escribir autentica basura.

    ResponderEliminar
  7. Hay que estar muy acomplejada y reprimida para escribir ésto, dejad de forzar vosotras mismas las diferencias y de buscarlas donde no las hay. Viviréis mejor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La diferencia, la naturaleza y la evidencia es clara y si tu no lo ves es porque estas ciego.
      El gran acomplejado y reprimido eres tu, que nisiquiera te das cuenta de la gran naturaleza que embuelve a la mujer.

      Eliminar
  8. Muy interesante y educativo, algunos de mis ocmpañeros masculinos deberian leerlo para que dejen de ser tan "machotes". No soy machista ni creo en el feminismo.

    ResponderEliminar
  9. ¿A qué Huelen los penes?
    "Se habla mucho del olor vaginal y nunca del olor del pene. Alicia parodia los anuncios de compresas y recoge las opiniones y experiencias de algunas amigas con los pitos y sus olores."

    http://www.pikaramagazine.com/2013/03/%C2%BFa-que-huelen-los-penes/

    ResponderEliminar
  10. Dios Mio, e cometido el error mas grande con mi cuerpo, por encontrar en mi vulva el olor semejante al "yogurt natural" me e estado lavando con productos para quitar eso asociando con enfermedades bacterianas :( no puedo negar que desde que apareció ese flujo mi vida sexual a disminuido en su totalidad por los dolores que acarrea. Pido un poco mas detalle sobre de algunas o muchas diria yo, que sufrimos de ciertas levaduras que, con 4 tratamientos médicos, la medicina convencional no ayuda para nada en este y muchos casos, existimos mujeres que sufrimos, ayuda o información porfavor.

    ResponderEliminar
  11. La vulva tiene muchos olores así como el pene también los tiene. Lo mismo que un sobado, la nuca o los pies. Qué le vamos a hacer...

    ResponderEliminar
  12. Muy interesante información, es importante que hombres y mujeres sepamos por qué nuestros olores... sea por infección o bacterias o por los sudores de todo el día, lo que verdaderamente es imprescindible saber es que, mientras no haya enfermedades de por medio, huela a lo que huela una vagina o un pene la lluvia de un sexo oral todo lo puede... huela a lo que huela si la intimidad se baña del erotismo de una lengua !!!qué importa a lo que huela!!! !!!qué rico!!! !!!mejor que huela a sexo!!! Un abrazo. Qka

    ResponderEliminar