Estamos dando una nueva imagen al blog.

Disculpa las posibles molestias que esto pueda causarte. Danos tu opinión sobre el nuevo diseño.
Nos será de gran ayuda.
Gracias.

Buscame...

Cargando...

martes, 19 de marzo de 2013

EDUCACASTRACIÓN

¿por qué, si el sexo vende, no podemos acceder a una educación sexual sana?
El sexo se instrumentaliza, se manipula, se capitaliza. Vende en la tele y en la radio, en las vallas del metro y en las de la carretera.

Pero sólo sirve el sexo que ellos desean. La belleza del cuerpo se mercantiliza y sólo se transmiten unos valores muy concretos. Nos señalan que debemos ser jóvenes, guapas, heterosexuales, con un buen nivel adquisitivo y con un cuerpo de Pasarela Cibeles. Si no, lo tienes complicado. El mercado lo dice, los anuncios lo reflejan.

Situándonos históricamente, a lo largo del tiempo, cuatro han sido los modelos dominantes para tratar la sexualidad:
  • Modelo Moral-Tradicional. Modelo cuyo estandarte ha llevado durante mucho años la comunidad eclesiástica. Se basa en la sexualidad reproductiva y heterosexual. El placer es ocultado y la sexualidad femenina no tiene reconocimiento.
  • Modelo Sanitario. La sexualidad basada en las enfermedades de transmisión sexual y su prevención. Se reduce todo al ámbito más biológico posible. Evita los problemas o contagios de infecciones. El placer es relegado a un segundo plano.
  • Modelo Revolucionario. Supuso un gran cambio en la sexualidad, su pionero fue Wilhelm Reich (más adelante, prometemos un artículo sólo de él).
  • Modelo Biográfico y Profesional. Basado en el respeto los deseos personales y la perspectiva bio-psico-social. Se acepta la sexualidad como parte de la dimensión de humana, se reconoce el derecho al placer y la libertad de cada persona para escribir su propia biografía sexual.
  • Modelo Capitalista-permisivo actual (que, por otro lado, nos engaña). Nos hace creernos libres con respecto a nuestra sexualidad y nuestros deseos y esto no es cierto.  Yo no me quedo con la educacastracion actual, con el coitocentrismo existente ni con la falocracia que domina la sociedad; lo tengo claro, me rebelo contra las dos subculturas de género enlatadas e inamovibles.
Me identifico con mis deseos y mis fantasías, con mi placer y mi disfrute. Las actitudes en cada uno son diferentes y los objetivos pueden variar de una persona a otra. Pero las cosas claras: me quedo con el modelo que reconozca mi sexualidad.

Mientras se trafique socialmente con la sexualidad y se utilice como método de mercado (ya que tu modelo de coche o tu marca de crema aumentaran tus conquistas sexuales) los valores trasmitidos no serán sanos.

Nos confunden y nos alienan, no nos permiten ver más allá de los cuerpos fibrosos y los deseos cosificados. Nos educan para la sexualidad que ellos desean que tengamos y no nos permiten salirnos de sus normas

La sexualidad forma parte del bienestar y de la salud de las personas. Es imprescindible prestarle atención. Es importante educar en el respeto, la autoestima, el igualitarismo, el afecto, la diversidad y el buen trato.

Socialmente, desde lo micro a lo macro, debemos someternos a examen de conciencia y reflexionar acerca de qué modelos y valores queremos transmitir a las siguientes generaciones.

Debemos pensar si queremos que tengan libertad de elegir y de sentir o que continúen guiándose por los roles y los patrones que desde la publicidad nos saludan.


Cristina Hernández Carrera
Texto extraído de: A vueltas con el sexo

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada